qué son los trastornos alimenticios

¿Qué son los trastornos alimenticios (TCA)?

Esto sigue siendo un tema tabú, pero gran parte de la población lo sufre. Y tú, ¿sabes realmente qué son los trastornos alimenticios y qué hacer?
 

qué son los trastornos alimenticios

Por Natalia Adauy
Seguramente has escuchado algo sobre esto… pero ¿qué son los trastornos alimenticios realmente? ¿Cuándo una persona tiene un TCA? 

Los trastornos alimentarios -o TCA- se encuentran dentro de las enfermedades psiquiátricas. No sólo se trata de la comida, de hecho, la comida es sólo una parte del problema. Donde realmente está, es en la cabeza.

Lo más común es ver a mujeres con esta enfermedad, pero también afecta a hombres, y cada vez más. Dentro de las estadísticas que se manejan, se habla de una proporción de 90/10, siendo un 90% mujeres y 10% hombres.

¿Cuándo se diagnostica un trastorno alimenticio?

Para diagnosticar un TCA se necesita un libro que se llama DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), que lo manejan psiquiatras y psicólogos. En este se establecen una serie de signos y síntomas que tiene el paciente para ser correctamente diagnosticado y luego tratado.

Por favor, ten cuidado, leer sobre estos temas teniendo un TCA puede perjudicar tu tratamiento o recuperación.

Síntomas comunes

Dentro de estos síntomas están:

  • Anorexia nerviosa: poca hambre y excesiva delgadez.
  • Bulimia nerviosa: consumo de grandes cantidades de comida seguidos de purgas.
  • Trastorno por atracón: consumo de grandes cantidades de comida sin purga.
  • Trastorno por evitación/restricción de la ingesta: consumo muy bajo de comida. (ARFID en inglés).

Se conocen otros trastornos de conducta alimenticia además de estos, pero que no están dentro de la lista de TCA diagnosticados por el DSM-V, como la Vigorexia (exceso de ejercicio) o la Ortorexia (obsesión por la comida saludable).

No están, porque no se ha llegado a un consenso del nivel de peligro ni si estas prácticas contemplan un problema psiquiátrico o si sólo son una fase. Porque uno podría ver muy saludable hacer deporte o comer sano, pero ¿hasta dónde?

Factores predisponentes

Ahora ya sabes qué son los trastornos alimentarios y los síntomas más comunes, pero ¿cómo se llega a desarrollar un TCA?

Hay elementos en común en las personas con TCA, estos se denominan “factores predisponentes” a la enfermedad y se pueden separar en factores socioculturales -como la cultura de la delgadez o el ideal de belleza-, factores individuales -como autoestima baja, perfeccionismo, autoexigencia y baja tolerancia a la frustración-, factores biológicos -como vulnerabilidad biológica o herencia- y factores familiares -como sobreprotección, poca comunicación, rigidez y fat talk-.

Factores desencadenantes

Pero aun teniendo estos factores, no todos desarrollan un trastorno alimentario, y esto se debe a que, además, se necesitan algunos factores desencadenantes. Por ejemplo: abuso sexual infantil, divorcio parental, realizar dietas muy estrictas o prácticas de control de peso en donde no se asesoran con un nutricionista o profesional de la salud apto.

Es importante hablar de estos factores desencadenantes, ya que se ve mucho en la práctica con pacientes que han desarrollado un TCA luego de haber iniciado una dieta estricta. Esto puede desencadenar cualquiera de los trastornos anteriormente nombrados, ya que son prácticas poco saludables y establecen “alimentos permitidos” y “alimentos prohibidos”, por lo que con el tiempo muchos pacientes dejan de comer muchos alimentos prohibidos para seguir bajando de peso.

Sin embargo, esto no significa que todas las personas que hagan una dieta de revista van a terminar con anorexia, porque deben conjugarse otros factores, de los cuales el más importante es una predisposición genética (algún familiar directo, madre o abuela que haya desarrollado este trastorno o principios de este).

Comida chatarra contra talla

¿Cómo te puedes dar cuenta de que alguien está sufriendo un TCA?

Anorexia nerviosa

Las personas que padecen de anorexia nerviosa (AN) tienen un peso por debajo de lo que se considera saludable para su edad, sienten un miedo intenso a ganar peso y tienen una alteración de la imagen corporal. No reconocen la gravedad de su peso corporal actualmente bajo porque no se ven así en el espejo.

Comienzan a comer cada vez porciones más pequeñas, dejan comida en el plato o se saltan comidas durante el día. También evitan socializar con amigos y familiares para evitar comer o evitar que las miren comiendo, y no es que no tengan hambre, sino que tienen, pero sienten que aguantarla es un signo de superioridad y avance, por lo que se engañan comiendo chicles, tomando mucha agua, té y/o café.

Su autoestima suele estar relacionada con el peso y están insatisfechas con su peso actual. Son personas rígidas, perfeccionistas y tienen poca conciencia de su enfermedad, por lo que suele ser difícil que adhieran al tratamiento.

Es importante poder captar estos comportamientos a tiempo porque mientras antes se traten, mejor respuesta y mejora tienen

Bulimia nerviosa

Las personas con bulimia nerviosa (BN) presentan episodios de atracones recurrentes: tienen una sensación de falta de control sobre lo que se ingiere en estos episodios y comportamientos compensatorios para evitar el aumento de peso luego de este. Para diagnosticar bulimia nerviosa, estos episodios deben producirse al menos una vez por semana durante 3 meses.

Estas personas tienen una autoevaluación muy influida por el peso, habitualmente tienen un peso normal o sobrepeso, pero sienten mucho miedo de subir más.

Es difícil detectar esta enfermedad porque se esconde muy bien. Las personas suelen atracarse cuando están solas y tener comportamientos normales cuando están con más personas, por lo que cuando se detecta ya lleva años de evolución. Tienen un comportamiento vicioso entre restricción-atracón-purga, en el que suelen restringirse durante el día, llegan a la casa y tienen un atracón y luego viene la culpa que conduce a conductas compensatorias como vomitar, hacer ejercicio excesivo o ayunar por muchas horas.

Este trastorno muchas veces se asocia a depresión o bipolaridad. Habitualmente tiene buen pronóstico cuando se empieza a tratar, por lo que es importante poder reconocerlo.

Trastorno por atracón

En personas que padecen de trastorno por atracón, se presenta parecido a la BN, pero no tienen los comportamientos compensatorios. Estas personas sienten mucha vergüenza por la cantidad que ingieren, disgusto con ellos mismos y malestar intenso respecto a los atracones. Al igual que endietala BN, para ser diagnosticado debe presentarse el atracón al menos una vez por semana durante 3 meses.

Habitualmente, son personas con sobrepeso u obesidad y se asocia a soledad, ansiedad, aburrimiento, restricción alimentaria y/o abuso de sustancias; además, genera un deterioro en la calidad de vida de la persona afectada.

El trastorno por atracón es un TCA muy poco conocido y hablado por la población en general, ya que ha sido incluido dentro del último DSM-V. Y la mayoría de estos pacientes desarrollan la enfermedad luego de haber realizado dietas y establecer alimentos prohibidos y permitidos. Esto los hace entrar en una espiral de dieta donde se “está a dieta” siempre, generando actitudes nocivas hacia algunos alimentos y teniendo más ganas de comerlos, “saliéndose” de la dieta y teniendo atracones de esta comida prohibida.

Mujer con tristeza

Habitualmente, las personas no saben que sufren de un trastorno alimentario y sólo piensan que tienen “ansiedad”. Por eso es importante que si estás viviendo por un proceso así, puedas consultar con un especialista, porque ¡esto tiene solución!

Es muy importante poder reconocer todo los TCA para poder hacer algo al respecto. Muchas de nosotras hemos conocido a alguna persona que ha padecido, o que padece, alguno de los trastornos anteriormente mencionados, pero aún son un tabú en nuestra sociedad. Más personas de las que creemos están sufriendo y pidiendo ayuda a gritos, pero no nos detenemos a mirarlas. 

No es la comida, es la cabeza, y como tal, necesita apoyo psiquiátrico para poder mejorarse. Los pacientes con TCA no tienen un capricho, tienen una enfermedad y, por lo mismo, necesitan ayuda de los familiares, amigos y médicos sin juzgarlos ni mirarlos en menos por ello.

Natalia Adauy
Nutricionista especializada en Trastornos Alimentarios
Creadora de Nutrirte el alma
Nutricionista en Centro Olivo