No me quiero casar pero amo las bodas


por wedding lover

Hace tiempo que decidí no casarme, formé una familia pero lo que en un momento fue una postergación del matrimonio en mi cabeza se fue transformando en una decisión. No me voy a casar porque ya no está en mis prioridades. Amo a mis niños y a su padre como a nadie en el mundo, y siento que estoy bien así como estamos. Al menos por ahora no siento la necesidad de detenernos a hacer el ritual.

Sin embargo, me fascina que la otra gente se case. Disfruto a concho los matrimonios de mis amigas, la fiesta, los preparativos, todo. He diseñado partes, armado playlists para la hora de la comida, editado diaporamas, hecho ramos de novia y hasta asignado LA canción de la pareja cuando no la han tenido escogida una de antes. Hasta fui dama de honor una vez! Realmente me gustan los matrimonios de la gente que quiero.

Es verdad que cuando veo películas, y es demasiado gringo el enfoque, tomo cierta distancia, pero cuando se centran en la relación de las amigas que te acompañan en el proceso, me fascino con las historias. Es porque el hecho de que todos se saquen la mugre por hacer feliz a otro me conmuve profundamente.

Supongo que es de las cosas que me gusta mirar pero no hacer, tal como soy capaz de difrutar de la música sin tocar un instrumento y comer rico sin saber cocinar. Ese no es impedimento para disfrutar.





Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>