Male approval: no necesitamos la aprobación de un hombre

La Tremenda Florencia Fuentes nos cuenta su primera vez en una disco y cómo terminó segura de no querer la aprobación de un hombre.

Aprobación de un hombre
Por la tremenda Florencia Fuentes

El pasado viernes salí con una amiga, nuestra primera vez en una disco, y fui la que nunca en mi vida había querido ser: la niña que llora en el baño por un hombre. Sí, ¡un hombre!

Yo nunca he tenido novio o pololo y, hasta por lo que tengo entendido, nunca he sido gustada por alguien, y esa era la noche en que yo quería ser deseada.

Inocentemente elegí mi mejor outfit y me puse una polerita corta para verme “atractiva”, o eso pensé. Había llegado mi oportunidad de brillar. Mi amiga fue invitada a bailar y el amigo de quien la invitó me invitó a mí. Ese fue el momento en que debí haber sabido que no era para mí. Acepté de todas formas porque, a pesar de que él solo me eligió para acompañar a su amigo y no quedar solo, yo quería bailar con alguien que no fuera mi mejor amiga.

Entonces, bailamos por un rato y empecé a sentirme súper incómoda. Noté que el tipo no estaba ni ahí conmigo y no quería estar ahí, por lo que me fui a otra parte. Luego vi a mi amiga pasándolo increíble y disfrutando la noche, y honestamente sentí celos. Ella podía tener a la persona que quisiese a sus pies.

Más tarde me reencontré con mi amiga y me preguntó cómo estaba. Me rompí en mil pedazos. Fuimos al baño para no alzar escándalo y como siempre el baño estaba lleno, pero todas las chicas fueron a reconfortarme.

Amo que siempre estemos para nosotras y nos apoyemos aunque no nos conozcamos. Fue uno de los momentos más sororos que he vivido. Una niña me dijo las palabras exactas que necesitaba para recuperar mi compostura. En pocas palabras me dijo que quien me mereciera me iba a querer por como yo soy, intelectual y emocionalmente, y que al final el físico REALMENTE NO IMPORTA. En esa noche no lo vi como un gran momento, pero definitivamente marcó algo en mí que no cambiaría por nada en el mundo.

De esta experiencia recordé que NO NECESITO NI TAMPOCO QUIERO LA APROBACIÓN de nada ni de nadie, menos la aprobación de un hombre. Si ellos no me quieren es su pérdida. Lo único que importa soy yo y cómo me veo a mí misma, si estoy pasándolo bien o no. Puede sonar egoísta, pero al fin y al cabo lo único que queda soy yo y mis queridas amigas que no juzgan y me aman por como soy, por lo que desde ahora en adelante prometo y te invito a que hagas lo mismo: NO busques la aprobación de un hombre ni de nadie.

Te invito también a alzar la voz. Ya no tenemos que dejar estos espacios de incomodidad en el silencio, carcomiéndonos por dentro cada vez que los recordemos. Por eso y más es demasiado importante el EMPODERAMIENTO femenino, que está en el creer en una misma, en quererse, amarse, respetarse y valorarse. También recalco la importancia de rodearse de mujeres compañeras y habitar lugares sororos y seguros.

Tremendas congrega niñas, adolescentes y jóvenes empoderadas, que accionan en diferentes campos relacionados a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados por la ONU y que a través de sus talentos y habilidades levantan y ejecutan proyectos de impacto social, convirtiéndonos en un punto de encuentro, conexión y de acción de jóvenes jugadas en la transformación social, donde creemos en la colaboración como base de una nueva sociedad. Revisa el resto de sus columnas en Tremendas Opinan.

Deja tu comentario