contención

Sororidad: la importancia de los círculos de contención

La sororidad y los círculos de contención nos ayudan a mantenernos de pie cuando lo único que deseamos es tirarlo todo. Da lo mismo si la otra no es precisamente tu amiga, pero eso no significa que la dejarás caer, pues finalmente la importancia radica en recordarnos lo poderosas que somos.

Círculos de contención
Por Catalina Fernández (@cstardust_)
Podemos solas, pero ¿por qué no hacerlo acompañadas? Esos son los círculos de contención. Es decir; no hay nada que empodere más que aquel momento cuando dejamos de lado aquellas barreras falsas y nos damos cuenta del poder que tenemos como mujeres, como seres individuales y complejos.

Es un despertar a la autonomía: un despertar que aterra a los sectores machistas que abarcan la sociedad, pues es el primer paso para (aparte de liberarnos de roles que se nos han impuesto) dejar de ver como enemiga a la mujer de al lado.

Aprendemos a ver las virtudes de la compañera y queremos que brillen con su máximo potencial, aprendemos también a no cuestionar sus elecciones de vida (cómo se viste, actividad sexual, etc.) y en cambio, nos convertimos en una especie de guías las unas con las otras.

 

Los círculos de contención

Respetamos, apoyamos, pero somos conscientes cuando una de la tribu está cometiendo un error y no la juzgamos, sino que ayudamos a que, literalmente, se dé cuenta.

Esto va desde darse cuenta que tu amiga está en una relación tóxica de la cual no sabe cómo salir hasta apoyarla a superar el trauma de un abuso sexual. Los círculos de contención son necesarios cuando sentimos que la luz de alguien se está apagando a causa de personas externas y queremos hacer algo al respecto.

A veces todo lo que hace falta es que otra persona nos tome la mano y diga: “No estás sola”, “Yo te ayudo”, “Él te hace daño”, “Amiga date cuenta”.

No se trata de esperar que otra persona solucione nuestros problemas y se haga cargo de ellos, sino que es distinto afrontar sola situaciones delicadas como el querer escapar de una mala relación o superar temas que han requerido de años para sanar, a hacerlo acompañada de una red de apoyo que no busca juzgarte.

A veces este círculo de contención estará conformado por hermanas, madre y mujeres de la familia; mientras que en otros serán tus amigas el principal pilar e inclusive, habrá instancias en las cuales aquel círculo de contención se expandirá a mujeres con las que nunca habías compartido.

Finalmente eso es lo lindo de la sororidad: nos ayuda a mantenernos de pie cuando lo único que deseamos es tirarlo todo. Da lo mismo si la otra no es precisamente tu amiga, pero eso no significa que la dejarás caer, pues finalmente la importancia radica en recordarnos lo poderosas que somos.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.