orden the home edit

The Home Edit: (La ley y el) Orden

¿Y si no nos despedimos del todo y decimos “hasta la próxima”? Recientemente di con el programa “The Home Edit” en Netflix (rebautizado como “Organízate con el método”)
 

orden the home editPor Ina Groovie
Sí: Marie Kondo vino a enrostrarnos que acumulábamos más cosas que Whitney Houston en sus días feos. Nos mostró una forma de desintoxicarnos de objetos, recuerdos inservibles, fotografías y ropas que no ocupábamos desde la Blondie. Pero, ¿qué favor nos hizo? Surgió una generación culposa respecto de lo que escogía, guardaba, a lo que quería aferrarse y en la que el minimalismo era sinónimo de sustentabilidad.

Yo la quise. La abracé por momentos, pero Marie Kondo arruinó mi “goce” por el orden.

A ver: me gusta el aseo y ornato porque, por un sustrato psicológico, necesito tener “todo bajo control”. Pero también me gusta la armonía estética de ordenar por tamaños, dimensiones, colores y el disfrute que eso conlleva. Entro a mi oficina y sé perfectamente dónde está un libro u otro por el color de su lomo. O aprecio la belleza casi vitruvia del clóset formado por colores. Y aun así, Marie Kondo nos dijo que había que “despedirse de cosas”.

¿Y si no nos despedimos del todo y decimos “hasta la próxima”? Recientemente di con el programa “The Home Edit” en Netflix (rebautizado como “Organízate con el método”) y, aunque las chicas tienen más energía que mis sobrinas, es un show que explica cómo optimizar, bajo un método, la forma en que una acopia y guarda sus prendas, objetos y accesorios porque son NUESTRA HISTORIA y NUNCA ESTARÁN DE MÁS.

¿Oriente versus occidente? Quién sabe. Lo que pondera aquí, es seguir esa cosa minúscula llamada “intuición”, que nos dice: “Eh… probablemente esto no me guste tanto”.

A propósito de esto, si tuvieran que deshacerse de algo, por orden o “cluttering”, ¿qué sería?