violentando

No es exageración ¡de verdad nos están violentando!

Avisar cuando llego y cuando me voy, no salir sola de noche, caminar rápido para llegar a salvo a mi casa. Esas son algunas de las cosas que tenemos que hacer todas las mujeres para cuidarnos, porque el miedo ya no es al asalto, sino que a ser violadas y a desaparecer. Esto no es una broma, es una rutina que seguimos día a día y que sin dudar, no es justa.

No es exageración ¡de verdad nos están violentando! 1
POR CHINA, LETTERING @ALDEAPARDO
Hace dos semanas aproximadamente me drogaron en un cumpleaños, en Providencia (lejos de mi casa). Le echaron algo a mi vaso. No recuerdo nada, dicen que desaparecí de un momento a otro. Al día siguiente desperté en una micro fuera de recorrido en Peñalolén, con el chofer a mi lado diciéndome: “mi guagüita”.

Yo no entendía nada, solo estaba desorientada y me sentía rara, me costaba incluso hablar. “Pero si yo me iba a devolver en Uber” -decía en mi mente- “Yo sé que las cosas andan mal, por eso mismo quería devolverme en Uber y acompañada” -pensaba- revisé mi bolso, no tenía mi celular ni tampoco un billete de cinco mil que guardaba en un bolsillo secreto de mi cartera. Busqué hasta la última moneda de $10 para poder cargar el pase y retornar a mi casa.

Fue heavy tomar consciencia y aceptar que pude haber desaparecido y nunca más volver a ver a mis seres queridos. Simplemente morir a mis 22 años, porque alguien lo decidió así. Pudieron violarme, torturarme y matarme. No, no estoy siendo exagerada, porque estas cosas están pasando y lo más lamentable de todo, es que es a cada rato:

 

Hace un año Fernanda Maciel desapareció, embarazada y muy próxima a tener a su hijo/a, y aún no se conoce su paradero. Hace una semana vimos en las noticias que las ex candidatas a reinas de Antofagasta fueron drogadas con benzodiazepinas, anfetaminas y cocaína, puestas en sus vasos. Ayer se viralizó la historia de un grupo de hombres, del sitio nido.org (no ingresar a la página, por su seguridad), en el que denigraban constantemente a las mujeres: enviando fotos de ellas desnudas o con poca ropa, exponiendo datos de algunas. Además hablaban sobre concertar secuestros, trata de blancas y otras, que no fueron confirmadas, pero no podemos hacer como que no está pasando nada (sobre todo porque hoy se supo que uno de los investigados como presuntos administradores del sitio se suicidó en el metro).

Luego se dijo que se trataba de “una broma” y que esta habría sido una venganza porque una chica que descubrió este chat los funó, diciendo que en ese grupo se hablaba de cometer los delitos mencionados, y ellos quisieron “echarle más leña al fuego” para sembrar el pánico que en este momento nos tiene alerta a todos.

Qué bromistas, ¿no? No hay que bajarle el perfil a esta situación, sea broma o no lo de este grupo. Hay que saber que en el año 2018 hubo 12 mil delitos sexuales en Chile, según los datos entregados por la Subsecretaría de Prevención del Delito, mientras que hay otra cifra negra que no se conoce, porque no se denuncia ¿Es este un tema para bromear? Es importante que no le restemos importancia a esta situación, porque si lo pensaron/dijeron ¿quién dice que no son capaces de hacerlo?

El llamado es a no tener miedo, pero sí a estar más alertas que nunca y a no exponerse. Al menos no hasta que se tomen medidas a nivel país.

También te puede interesar: “Sin miedo”, el nuevo show de Natalia Valdebenito, Por qué un Día de la Mujer: “La mujer es más culpable que el hombre en una violación”, Culpable por denunciar una agresión sexual: ¿dónde está la justicia?, La carta de la víctima de la manada, Las niñas secuestradas en Nigeria y la campaña #BringBackOurGirls, Inscríbete en la jornada de defensa personal para mujeres, Semana del No al Acoso Callejero con OCAC Chile, Conversemos sobre la crisis de la masculinidad, ¿Hasta cuando aguantamos el maldito acoso callejero?; Pornografía no consentida, cinco claves para denunciar y resistir su publicación.