El buen patrón

“El buen patrón”: una película con giros, enredos y falsas apariencias

Balanzas es irónicamente lo que produce en cantidades industriales la fábrica de Julio Blanco -interpretado por Javier Bardem en "El buen patrón"–, un empresario bien conectado del interior de España con una marcada inclinación a las apariencias y una preocupante manía en sobrepasar los límites más inimaginables con sus empleados.
 

El buen patrón

Por Sole Balduzzi

La balanza es el símbolo de la justicia, ya que alude a la búsqueda de un resultado cierto, inequívoco, irrefutable. Carga sobre sí un aura moralizadora o, al menos, ética: la búsqueda de lo justo. Balanzas es irónicamente lo que produce en cantidades industriales la fábrica de Julio Blanco -interpretado por Javier Bardem en “El buen patrón”–, un empresario bien conectado del interior de España con una marcada inclinación a las apariencias y una preocupante manía en sobrepasar los límites más inimaginables con sus empleados.

Básculas Blanco, la empresa de la que es propietario y gerente general, es candidata a un premio por lo que Blanco querrá más que nunca hacer lo necesario por mantener las buenas apariencias, cruzando los límites de lo profesional y lo personal. ¿Acaso todo vale?

"El buen patrón": una película con giros, enredos y falsas apariencias 1

“El buen patrón”, dirigida por el español Fernando León de Araona, llegó a Chile con seis merecidísimos premios Goya: mejor película, mejor dirección, mejor interpretación masculina protagonista, mejor guion original, mejor montaje y mejor música original. Javier Bardem se roba la película en, a mi juicio, uno de sus mejores trabajos desde Mar adentro.

"El buen patrón": una película con giros, enredos y falsas apariencias 2

Dos horas de comedia, suspenso, giros, enredos y falsas apariencias que bien valen la pena disfrutar desde una pantalla grande.

"El buen patrón": una película con giros, enredos y falsas apariencias 3

Deja tu comentario