Save Ralph

Save Ralph, el corto contra el testeo en animales

El cortometraje Save Ralph sigue a un conejo que es un probador de productos. Una historia que visibiliza la cruel realidad de muchos animales.

Save RalphPor Soraya
Imagínate que te mantengan durante horas inhalando vapores tóxicos, que te froten una sustancia química en la piel hasta el punto de producirte quemaduras, o que te la inyectan en el ojo como a Ralph en el cortometraje “Save Ralph“.

Esta semana se estrenó este corto en stop-motion que sigue -en formato de documental- la rutina diaria de Ralph, un conejo que “trabaja” siendo un probador o tester de productos de uso humano, el cual le ha generado graves efectos en su cuerpo. Una historia que, a través de la humanización de este adorable personaje, visibiliza la cruda realidad que aún viven muchos animales y expresa lo mal que se sienten por formar parte de ese mundo.

Con la llegada de esta animación, producida por la organización Humane Society International (HSI), dirigida por Spencer Susser y protagonizado por Taika Waititi, se posiciona a Ralph como el portador de la campaña mundial para prohibir las pruebas cosméticas en animales.

 

Entre la encantadora animación y su fuerte mensaje, Save Ralph es un llamado de atención de que todavía existe mucha crueldad -que seguimos ignorando- en los productos que usamos y nos recuerda que siempre podemos volver nuestro mundo más empático. Justamente toda esa narración un poco irónica presente en el libreto y en lo visual, es que hacen de este cortometraje de casi 4 minutos inquietante, sobre todo cuando el personaje dice: “Al final del día, quiero decir, que está bien, lo hacemos por los humanos ¿verdad?”.

Lamentablemente aún Save Ralph no se encuentra en español, pero de todos modos puedes verlo a continuación subtitulado encendiendo la opción:

¿Es posible reemplazar el testeo en animales?

Tal vez lo que más nos deja claro Save Raplh es que podemos tener un mundo libre de crueldad si así lo queremos. Actualmente los métodos de testeo se han ido modernizando gracias a la tecnología, al punto de no requerir del uso de animales y ser mucho más efectivos prediciendo la respuesta humana, como lo son las pruebas in vitro e in silico. Además, las empresas tienen la opción de recurrir a ingredientes que llevan años siendo usados y han demostrado ser seguros.

Entonces, en lo que se debe trabajar es que las industrias cosméticas inviertan y desarrollen estas nuevas tecnologías y, sobre todo, que los países legislen la prohibición de testeo en animales, ya que, tal como advierte HSI, las empresas que son libres de crueldad corren el riesgo de que se les exija las pruebas en animales para garantizar la seguridad química.

¿Cómo se encuentra el tema en Chile?

Aunque esta práctica se encuentra prohibida por 40 países, Chile no está dentro de estos. En realidad la única protección hacia los animales que existe al respecto es la Ley n°20380 Título IV que menciona que no se pueden realizar experimentos en animales con fines educativos. ¿Y el testeo en entidades privadas? No existe mención alguna.

Pero no todo está perdido, en diciembre del 2020 se presentó un proyecto de ley que prohíba la realización de pruebas de seguridad y eficacia en animales para elaborar productos cosméticos y de higiene personal, restringiendo además la importación y venta de estos artículos.

Save Ralph

Save Ralph y a muchos más

Generar cambios también está en nuestras manos y podemos aportar eliminando la crueldad de nuestros hábitos. Un buen primer paso puede ser preferir marcas y productos que sean que sean libres de crueldad, podrás identificarlos porque -muy importante- este tipo de artículos siempre cuentan con el sello de certificación de una ONG. También, la ONG Latinoamericana “Te Protejo” tiene una lista de marcas que no testean en animales que puedes revisar aquí o, si se te hace mejor, puedes descargar su aplicación disponible para Android y Apple.

Sabemos que cambiar nuestras prácticas y consumir cruelty free es un proceso que requiere tiempo e incluso mucha dedicación, pues conlleva ver qué hay detrás de los productos que compramos y, sobre todo, compromiso por nuestra parte. Por lo mismo, [email protected] invitamos a informarse y seguir meditar sobre estos temas para crear un mundo mejor para [email protected].