Rosario Bléfari

Partir y renunciar, una despedida para Rosario Bléfari

Rosario Bléfari, actriz, escritora, frontwoman de bandas y música solista ha muerto en Ciudad de Santa Rosa, La Pampa, Argentina. Tenía 54 años y estaba aquejada de cáncer según la información que trascendió desde medios locales. Llevaba tiempo viviendo con su padre y en su cuenta de Instagram aún pueden verse retratos de esa vida calma y retirada.

Partir y renunciar, una despedida para Rosario Bléfari 1Por @infante
Rosario Bléfari, actriz, escritora, frontwoman de bandas y música solista ha muerto en Ciudad de Santa Rosa, La Pampa, Argentina. Tenía 54 años y estaba aquejada de cáncer según la información que trascendió desde medios locales. Llevaba tiempo viviendo con su padre y en su cuenta de Instagram aún pueden verse retratos de esa vida calma y retirada.

Rosario, que en Chile muchos conocimos como vocalista de la banda low fi Suárez, conquistó al público porque su presencia en escena era muy poderosa y dulce: era la líder de una banda que presentaba sonidos filosos, casi inabarcables, de ese tipo de música a que una se asoma para no salir nunca más.

Yo la vi por primera vez con Suárez en el subterráneo de una disquería que quedaba en Lyon, Providencia, a mediados de los 90’s cuando todo era futuro y la música, como siempre, una muy buena tabla de salvación. En ese mismo escenario mínimo también se presentarían bandas chilenas como Solar, Sien y Sicádelica.

 

Con el grupo editó cuatro discos: Hora de no ver (1994); Horrible (1995); Galope (1996); Excursiones (1996) y un par de sencillos y EP’s. La propuesta de Suárez era explosiva para esos años, por la exquisita mezcla entre melodía, bases crudas y guitarras distorsionadas como protagonistas absolutas, todo tamizado por la suave voz de Rosario y letras de canciones que evocaban episodios de vida cotidianos, amores e historias comunes.

Su carrera solista fue profundamente fructífera en la década de los dos mil, donde editó siete discos entre 2002 y 2019. En Spotify está su última entrega “Sector apagado”.

Además, Rosario fue actriz ligada a producciones de Martin Rejtman, escritora (publicó tres poemarios) y dramaturga (dos obras de teatro).

Deja a su hija Nina. Y en quienes tuvimos la suerte de poder verla en directo, una pena profunda porque la música, las bandas y las canciones marcan momentos de nuestras historias y Rosario marcó parte de mi vida y, me animo a decir, la de algunos chilenos que la conocieron en ese momento, los noventas, o después ya convertida en un referente de la escena artística, esa que no conoce límites entre las disciplinas porque todo es ganancia para un alma que tiene la creatividad como arma secreta. Gracias Rosario, nos vemos pronto.

La foto de Rosario Bléfari es de Foto: German Garcia Adrasti