enfermera

Coraje es Belleza: Ser enfermeras en zona extrema, la región de Magallanes

En el día de la enfermería quisimos dar a conocer el testimonio de tres enfermeras que son protagonistas en medio de esta crisis sanitaria en la zona extrema de nuestro país. Junto a sus equipos de trabajo han debido redoblar sus esfuerzos para atender al gran número de pacientes contagiados con covid-19 en Magallanes.
 

enfermerasEn el día de la enfermería quisimos dar a conocer el testimonio de tres enfermeras que son protagonistas en medio de esta crisis sanitaria en la zona extrema de nuestro país. Junto a sus equipos de trabajo han debido redoblar sus esfuerzos para atender al gran número de pacientes contagiados con covid-19 en Magallanes.

Estos testimonios fueron recopilados a través de la iniciativa “Coraje es belleza” de Dove, que busca destacar la labor de los funcionarios de salud en distintas áreas, además de apoyarlos con productos de protección y cuidado personal.

Coraje es Belleza: Ser enfermeras en zona extrema, la región de Magallanes 1

Catalina Rosales trabaja como enfermera hace casi 10 años y hoy lidera un equipo completo en la unidad de Medicina en el Hospital Clínico de Magallanes. Desde que esto partió ha tenido que aprender y enseñar nuevos protocolos, reestructurar dinámicas de trabajo e investigar cómo enfrentarse a este virus. “El nivel de estrés aumentó y la sobreexigencia se convirtió en algo habitual, ya que te das cuenta que tu deber es seguir adelante independientemente de lo difícil que pueda ser. Hay todo un equipo detrás, que espera seguir y tener un líder apoyándolos en este proceso”, dice.

En el equipo que lidera Catalina, está Macarena Stuardo quien lleva dos años ejerciendo como enfermera; y Sandra Díaz, quien estaba próxima a ingresar a su internado profesional en su sexto año de medicina.

“Volví a trabajar en este servicio, en el que había estado por 10 años ejerciendo antes de empezar a estudiar medicina, ya que necesitaban enfermeras debido al contagio de varias colegas y profesionales de salud en general”, cuenta Sandra.

Frente al panorama que se vive en Magallanes, Sandra Díaz reconoce que la situación no es fácil pero cree firmemente que están haciendo lo correcto para recuperar la salud de su región. “Son mis pacientes. El ver cómo se recuperan y se van de alta de vuelta con sus familias es lo que me da las fuerzas para seguir”, explica.

Coraje es Belleza: Ser enfermeras en zona extrema, la región de Magallanes 2

Añade que, el lazo que se crea entre el paciente y el funcionario es muy significativo. “Cuando ingreso a la sala de aislamiento a evaluar o realizar algún procedimiento, ellos me cuentan sus temores y tristezas, ya que no tienen permitida las visitas. Para mi esa interacción y entregarles los cuidados correspondientes es muy gratificante y me da la fuerza para seguir con mi labor”.

Catalina Rosales y Macarena Stuardo cuentan que la unión del equipo y el apoyo mutuo las motiva a seguir adelante. “La empatía, el trabajo colaborativo, la solidaridad y preocupación por tu compañero. La ayuda espontánea y el estar pendiente no sólo de uno mismo sino del bienestar del otro”, son cosas que destaca Catalina en este periodo.

Agrega que, “a pesar de todo lo que estamos viviendo, todos los miembros de nuestro equipo de salud están comprometidos e involucrados con su labor, con su rol y área de trabajo, listos para ser un aporte, con una actitud positiva, con una sonrisa, una palabra de apoyo y con el espíritu de grupo de que juntos vamos a lograr dar una respuesta a lo que se espera de nuestra entrega como funcionarios de la salud”.

Para Macarena, su experiencia con pacientes con coronavirus está siendo una verdadera lección de vida en el ámbito profesional y personal. Califica este tiempo como un “aprendizaje”, donde ha adquirido nuevos conocimientos y competencias como enfermera.

Cree que la sociedad también está en un proceso de aprendizaje. “Creo que ya no somos tan egoístas o básicos de preocuparnos solo por comprar el último celular o la ropa de moda. Lo material pasó a segundo plano y eso habla muy bien del humano porque en el fondo nos preocuparnos que el de al lado también esté bien”.

Lo más difícil que han tenido que enfrentar en este periodo es el impacto emocional de los pacientes al estar lejos de sus familias y no poder tener contacto físico con ellos. Rosales dice que, “esa contención que necesita cualquiera en un proceso de enfermedad hoy es una carencia. Sumado a ello, cuando esto se complica, el proceso del camino a la muerte es muy diferente a como lo vivimos habitualmente. Esto genera un quiebre en todos”.

“Si ya es terrible perder a un familiar y no poder tocarlo por última vez ni hacer una sepultura según tus creencias, esto aumenta el dolor y hace más difícil superar la situación”, comenta Macarena.

Sandra, por su parte, vivió este escenario hace unos días. “La semana pasada falleció un tío en la UCI por covid-19 y fue muy triste no poder despedirlo ni acompañar a mi familia como se hace usualmente, por los protocolos que rigen ahora”.

Coraje es Belleza: Ser enfermeras en zona extrema, la región de Magallanes 3

Para todas estas enfermeras, llegar a sus casas y desconectarse ha sido muy difícil, junto con enfrentar este periodo de soledad. Quieren que esto pase pronto y por lo mismo, insisten en el llamado al autocuidado en la población. Al vivir esto en primera persona, considera que insistir en esto es una obligación social.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Dove Global Channel ???? (@dove) on