adiós a Taylor Hawkins

El inesperado y triste adiós a Taylor Hawkins

Cuesta procesar una noticia tan inesperada como el temprano adiós a Taylor Hawkins. Porque, se ha repetido hasta el cansancio: hace una semana estaba tocando en Chile, con toda energía, lleno de vida, jugándosela con todo
 
adiós a Taylor Hawkins
foto: Raul Bravo / LollapaloozaCL

Por @patyleiva
Cuesta procesar una noticia tan inesperada como el temprano adiós a Taylor Hawkins. Porque, se ha repetido hasta el cansancio: hace una semana estaba tocando en Chile, con toda energía, lleno de vida, jugándosela con todo ya sea tocando su batería o versionando a Queen, la banda fundamental de su amor por la música.

Porque fue en 1982, al asistir a un concierto de Queen fue que se dio cuenta de que esto es lo que más le gustaba en la vida. Tenía 10 años y sus padres le regalaron su primera batería, recomendado por su vecino baterista que le dijo “tú eres un baterista” después de dejarlo probar su set. Dice que siempre fue alentado por su madre, según le contó al Sydney Morning Herald en una muy personal nota en la que habla de las mujeres de su vida. Dice que ella contrastaba con la frialdad de su padre, frente a ella cantaba, tocaba, se expresaba y que siempre le dijo que lo lograría.

Creo que esto es lo que hace que Taylor Hawkins se una figura tan querida –basta con leer las palabras que sus compañeros artistas como Stevie Nicks, Juliette Lewis, y presentaciones de Miley Cyrus, Elton John, Liam Gallagher, Sebastian Bach le han dedicado tras su muerte, las que dejan ver su carismática presencia y legítimo amor por la música– era un verdadero fan (como Bowie, como Patti Smith).

La foto que Idles compartió da cuenta de ese aspecto tan precioso de su persona, disfrutando del show de una banda más pequeña, como ellos mismos dicen, en el show que los hizo coincidir en nuestro Lollapalooza Chile. Se ve de espaldas (segunda foto), pero su icónica figura es reconocible aunque sólo veamos sus zapatillas y su melena californiana.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por I D L E S (@idlesband)

La primera banda en la que participó se llamaba Sylvia, luego fue reclutado por Alanis Morisette con quien giró por el mundo y acompañó en el sonido del legendario Jagged Little Pill.

Cuando Foo Fighters apareció en la escena musical de los 90s, entraron con la fuerza de una patada, un regreso al rock y el arribo de Taylor a la banda en 1997 pareció completar un rompecabezas en el que su presencia hacía –hasta el final– de paralelo rubio a su media naranja, su alma gemela, Dave Grohl.

Por eso es que también duele tanto pensar en él hoy. Está de más recordar que Dave ya perdió a su compañero de banda, Kurt Cobain en Nirvana, pero es imposible no pensar en eso cuando vemos que hace dos días la pesadilla se repite en circunstancias distintas pero igualmente desgarradoras.

El primer disco que grabó con la banda fue “The Color And The Shape”, donde encontramos bombas musicales como “Stacked Actors” y “Breakout”; videos llenos de humor como el de “Learn To Fly” y baladas entrañables como “Next Year” y “Aurora” en las que dejó impreso su virtuosismo en la batería.

En esta maravilla de video para Radio 6 Music de la BBC lo podemos ver contando su historia a Steve Lamacq y dando una masterclass. Fue grabado el 2019 y ahora se vuelve invaluable.

He visto mil veces el documental “Back And Forth” que cuenta la historia de Foo Fighters desde el final e Nirvana hasta la grabación del disco ‘Wasting Light” del 2011. Y la razón por la que lo ha visto tantas veces es porque me gusta la forma en que cuentan los bueno y lo malo, pro supuesto con un prisma positivo, justamente la sensación con la que me deja después de verlo. Hoy se vuelve más difícil hacerlo, verlos contar el episodio del coma pro sobredosis de Taylor en el pasado, ver a Dave diciendo “ahí vienen los Hawkins!” cuando se juntan en su casa y ve llegar a Taylor con su esposa Alison y sus hijitos. Demasiado doloroso.

El legado es imborrable, es lo que nos queda. Aquellos momentos musicales en los que dejaba el alma, tanto en Foo Fighters, con Alanis y en las agrupaciones que solía levantar, una tras otra, como lo que parecía ser su mejor panorama con amigos: “Taylor Hawkins and the Coattail Riders”, “Chevy Metal, “Birds of Satan, “NHC”, su última súper banda con Dave Navarro y Chis Chaney de Jane’s Addiction.

Este es otro momento inolvidable, tocando y cantando con los ídolos de su infancia, Jimmy Page y John Paul Jones (Led Zeppelin) en el estadio de Wembley.

Tuve la suerte de ver a Foo Fighters en Lollapalooza 2012 y 2022 y en el Estadio nacional el 2015, en todos los conciertos fui muy feliz y lo agradezco muy en especial porque, tristemente, eso nunca más va a pasar.

El 2013 vino con Chevy Metal. Fui con mi hijo Pedro y lo pasé increíble escuchando los covers de las bandas de sus amores, que también son las mías incluyendo incluso one hit wonders que me sacaron sonrisas, como Turning Japanese de The Vapors. Acá cuento lo que viví en esa visita, porque eso queda, compartir los recuerdos, apreciar su vida y abrazarnos entre quienes nos sentimos tocadas por su música.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por patyleiva (@patyleiva)

En esta playlist dejo las canciones que más me gustan de Foo Fighters, hoy la comparto porque esa historia llegó a su final con el triste adiós a Taylor Hawkins.