Victoria Valenzuela

Victoria Valenzuela, escritora en Neón Singles: “Mi tema es romper el lenguaje”

Victoria Valenzuela ha publicado dos novelas: El hambre de las bestias y Con permiso para amar. Admira a María Paz Rodríguez por juntar distintas generaciones en el proyecto Neón Singles, a Julieta Marchant por defender el libro más allá del retorno comercial y a las editoriales independientes por apostar por la literatura. Publicó La conducta de los animales, un single con dos amigas bajo observación.
 

Victoria Valenzuela, escritora en Neón Singles: “Mi tema es romper el lenguaje” 1Por Belén Leyton

Hace una semana Victoria Valenzuela estaba en Valparaíso, hoy se encuentra en Brooklyn. Ha publicado dos novelas: El hambre de las bestias y Con permiso para amar. Admira a María Paz Rodríguez por juntar distintas generaciones en el proyecto Neón Singles, a Julieta Marchant por defender el libro más allá del retorno comercial y a las editoriales independientes por apostar por la literatura.

Publicó La conducta de los animales, un single con dos amigas bajo observación. Es un cuento homónimo de un texto de John Dennis Carthy, el que va guiando la lectura como si fuera un artículo de biología.

“El texto me permitió estudiar el ciclo vital y mostrar cómo las especies que no son fuertes no tienen cabida en el espacio social. Las especies débiles son las primeras en ser devoradas por las especies mejor adaptadas. Yo creo que eso le pasó a esta pareja”.

¿Qué has estado leyendo?

Cada vez me estoy alejando del formato más convencional y estoy experimentando con el lenguaje, las palabras, y para eso me he nutrido de mucha poesía, ensayos híbridos, muchas voces de mujeres latinoamericanas increíbles. Creo que estamos en un punto de establecer puentes entre autoras y recomendarnos entre nosotras.

Mi primera novela era erótica y estuve traumada por mucho tiempo porque era muy mal visto. Y siento que no tuvo una gran respuesta porque era otro Chile. La manera de acercarnos a la literatura ha cambiado gracias al esfuerzo de grandes feministas. Hoy, por ejemplo, en mi grupo de WhatsApp con amigas autoras nos recomendamos escritoras que abordan la cuestión del erotismo.

De esas escritoras que están experimentado, ¿qué nombres darías?

Hace poco leí Piñen, de Daniela Catrileo y me encantó; me gusta mucho la prosa de Alia Trabucco, ella es extraordinaria y tiene La resta, una novela que me voló la cabeza; también me gusta mucho Andrea Jeftanovic, que la descubrí hace poco, ella tiene No recibas caramelos de extraños, es un libro de cuentos brutal; Rudas de Carolina Brown, que es fantástico.

Y a nivel latinoamericano recomiendo mucho Gabriela Cabezón Cámara, que sacó La bella durmiente; María Fernanda Ampuero, la autora de Pelea de gallos; me gustó mucho Cuaderno de faros de Jazmina Barrera; y El trabajo de los ojos de Mercedes Halfon. La invitación es a seguir revisando. Hoy hay muchas autoras. En la literatura la están llevando las mujeres.

Nueva York y la precariedad

Hace una semana volvió a Nueva York, donde vive desde hace cinco años. El año pasado estuvo a punto de morir por la tos ferina. No podía respirar. Esta vez prefiere no pensar en el riesgo por coronavirus.

¿No tuviste problemas para entrar a Estados Unidos?

Era complicado. De hecho estaba preparada para devolverme y no estresarme. Estaba muy nerviosa, pero cuando dije que era escritora se transformó en un control de lectura, tuve suerte y el policía era fanático de la escritura latinoamericana. Y pasé. El libro me viene salvando desde hace rato.

Eras psicóloga, ¿cómo fue cambiar tu rubro a escritora?

Pasar a la miseria. Este es un país con ninguna protección, si no pagas no vales nada. Me llena de temor cuando Chile le copia medidas a Estados Unidos. Acá se va a venir un estallido social grande, esto no puede seguir así.

En invierno, me tengo que calentar con el horno de la cocina. Nada que ver a cómo vivía antes. Yo me río, pero si tienes familia es complicado. Como no tengo hijos y puedo comer lentejas todos los días, lo hago. Si se tiene el coraje y estás dispuesta a renunciar a cosas, dale para adelante.

Wanderina experimental

Victoria tiene un espíritu errante y quiere seguir viajando, pero nació en Valparaíso y es wanderina de corazón. Vino a Chile por el estallido. Al recordarlo le aparecen un par de lágrimas detrás de los lentes redondos: “Mi mamá me decía ‘venimos todos en la marcha de Viña a Valparaíso y nos están disipando con gases’. Fue muy emocionante”.

Es crítica con su escritura y está continuamente experimentando con el lenguaje. “Soy insoportable con los libros, estableciendo diálogos con el autor y rayando. Leo mucho de neovanguardia, dadaísmo y surrealismo”.

Pero te gustan las novelas contemporáneas…

Sí, pero si sólo me quedara en la narrativa contemporánea, que amo, no voy a poder hacer crecer el registro. Mi tema es romper el lenguaje.

En el taller de Julieta Marchant hablábamos de Susan Howe. Ella tiene una poética muy compleja y te expulsa. Pero creo que es muy necesario leerla. Tenemos que poder explorar y ofrecerle al lector un punto de vista distinto, enriquecido con una propuesta no sólo de contenido. Cada vez me estoy alejando más de contar historias, me interesa mucho la forma, el lenguaje, el cómo. También me salí de la lógica más comercial.

El otro día me hablaba un chico activista de 19 años descendiente mapuche y me mandaba audios por Instagram, eso es lo que vale la pena, mediar esas audiencias. Eso es lo que me mueve el espíritu.

Así como se publicó este cuento de Victoria Valenzuela en Neon Singles, cada domingo se podrá descargar un cuento nuevo desde el instagram @neonediciones y desde @soylarov. Estarán disponibles por una semana y después se podrán descargar por casi un dólar en Amazon.

También te pueden interesar las entrevistas de otras autoras Neon Singles:

María Paz Rodríguez, creadora de los Neón Singles y un cuento con tigres durmientes
Las reflexiones en el encierro de Eleonora Aldea Pardo, escritora en Neón SinglesLos viajes de Paulina Flores, escritora en Neón Singles
La marca personal de Begoña Ugalde, escritora en Neón Singles
El cuidado / descuido en la literatura de Bernardita Bravo
La maternidad y pandemia de Carmen García, escritora en Neón Singles
El arrojo de Romina Reyes, escritora en Neón Singles
Claudia Apablaza, escritora en la colección Neón Singles: “Perder ese contacto directo con las personas queridas, para mí, ha sido lo más violento de esta pandemia”
La montaña con helechos de Catalina Infante, escritora de la colección Neón Singles

Victoria Valenzuela, escritora en Neón Singles: “Mi tema es romper el lenguaje” 2