Norma

‘Norma’, lo último de Mon Laferte: un disco para cantar y llorar

“Hola, soy Norma Monserrat Bustamante Laferte y quiero compartir con ustedes el disco más personal y uno de los más emocionantes de mi vida con ustedes. Por favor les pido oírlo en orden, no se vale canciones sueltas. Estoy contando una historia que creo humildemente vale la pena seguir”.

Norma
POR LALA
“Hola, soy Norma Monserrat Bustamante Laferte y quiero compartir con ustedes el disco más personal y uno de los más emocionantes de mi vida con ustedes. Por favor les pido oírlo en orden, no se vale canciones sueltas. Estoy contando una historia que creo humildemente vale la pena seguir”.

Así el domingo pasado Mon Laferte dio a conocer con bombos y platillos su quinto disco, ‘Norma’, una joya de principio a fin, un disco adulto, macerado y masticado con tranquilidad, romántico, juguetón y doloroso. Como el amor. Como las relaciones. Como ese pololeo que empieza entre miradas y termina en el más horrible de los dolores, en la lejanía de esos dos que alguna vez se amaron. ‘Norma’ es eso. Es un disco cebolla: Mon Laferte ni se preocupó de sacarse el estigma, por el contrario, aparece en la portada con un pelo frondoso suelto, crespo, con una camisa amarrada y en sus manos un cuchillo con una cebolla, para picarla fina, como a través de las 10 canciones.

Mon Laferte llega a esta producción como una intérprete y compositora enorme, se da lujos que sólo te puedes dar cuando ya demostraste de lo que eres capaz. Se pasea entre ritmos, no se casa con ninguno, pero coquetea con esa esencia cebolla del bolero, de la canción triste y sufrida, de la canción de amor a la que no le pueden faltar las trompetas. Y también de la cumbia, esa cumbia cadenciosa con la que también lloramos: “cumbia no quiero sentir, cumbia no puedo vivir así…”.

 

Un detalle. Marca las “y”, las “ch”, las “ll”. Maestra.

Y otro más. Lo grabó en una hora. Sí, completo. Se instaló en el icónico estudio Capitol de Los Ángeles y, sin ediciones, lo grabó de una toma. Insisto, sólo una artista en la madurez de su carrera – no el punto más alto, esperemos que quede mucho más por explorar y explotar -, puede darse estos lujos.

No pierdan más tiempo leyéndome y vayan a escucharlo.

2 Comments

  1. Eduardo Aracena

    Efectivamente, una pérdida de tiempo! El tuyo por el pésimo artículo y el mío por haberme tentado a leerlo.
    Y a propósito, el álbum fue lanzado el viernes 9 y es su sexta producción.
    Cero rigor y nulo talento Lalita.

    • jajajajaja voy a citar textual: “PD: Este es mi quinto álbum y creo que es mi favorito ???? por todo lo que viví al escribir las canciones y por todo lo que significa para mi. Ah! Y por cierto, lo que más quiero es salir a tocarlo en vivo!”
      aquí uno que sabe más de la vida de la artista que la propia artista. plop!

Comments are closed.