los viajes

Lo que nos dejan los viajes

Para cada uno los viajes tienen una motivación distinta, pero, en mi caso, sin duda el lugar común después de cada retorno es ese “cansancio feliz”.
 

los viajesPor Lunares

Este año decreté, el 1 de Enero, que realizaría cada viaje que se presente, así lo he hecho. Este primer semestre cuento cuatro viajes dentro y fuera de Chile.

Esto me ha llevado a reflexionar sobre una entrevista que vi hace tiempo atrás donde un neurosiquiatra dice “después de un viaje ya sea largo o corto nunca vuelves a ser el mismo”, y explicaba con fundamento científico como cambiaba el cerebro luego de esta experiencia.

Siempre quise viajar y por suerte he podido hacerlo los últimos dos años y si bien ha sido un anhelo viajar sola con cada viaje he ido visualizando esto como una posibilidad real, siempre encuentro personas con quien hablar y quienes sin más motivación que la amabilidad ofrecen su ayuda.

La sonrisa es un gesto universal y sumado a una actitud positiva abren puertas incluso existiendo una barrera idiomática, tengo un gran ángel de la guarda que me cuida, y hasta el momento en los viajes además del cansancio y las esperas en los aeropuerto, no tengo episodios negativos, más bien lo contrario muchas experiencias positivas.

Un viaje pone a prueba muchos rasgos de tu personalidad, la tolerancia a la frustración, la flexibilidad, apreciar los detalles, valorar lo cotidiano, pero lo más importante es desarrollar la tolerancia con las diferencias de los demás.

Cada viaje que hago llevo el equipaje más ligero, en lo material, emocional y físico, cada vez logro con mayor facilidad practicar el desapego y liberarme de culpas.

La sensación de estar de estar en un lugar extraño donde tu entorno cómodo es tan lejano obliga a crearte un nuevo mundo, y eso es lo mejor, pues lo que creaste nunca desaparecerá en tu interior.

Mi último viaje fue a Brasil, Salvador de Bahía donde, sin proponérmelo, conocí a 5 maravillosas personas que sin conocerme se volvieron durante esos cinco días una gran compañía.

Me despedí de cada uno de ellos con nostalgia pero también agradecida de los momentos compartidos, las bromas y confidencias personales.

Para cada uno los viajes tienen una motivación distinta, pero, en mi caso, sin duda el lugar común después de cada retorno es ese “cansancio feliz” como me dijo Verónica, nueva amiga Argentina de Córdoba a quien espero algún día volver a ver y abrazar.

Sofia Sforza

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.
También te puede interesar:
Ejercicios para el camino hacia el amor propio
Los viajes y la plata
Fotos de viajes: ¿cómo las sacas, cómo las compartes?
La delgada (amplia) línea entre la percepción de la vida y la muerte
El valioso acto de recuperar las amistades sinceras
La felicidad y los viajes
Planifica tu viaje, la app para organizar tu viaje en carretera en tiempo real
Neceser de viaje: ¿qué llevar?
Me engañaron porque me iba de viaje
El trabajo, los viajes y cambiar de vida
Decorar con recuerdos de viajes
De viaje sola
Nowhere mag: maravillosas historias de viaje en línea
Encontrar tu compañero de viaje perfecto
Viajes: cómo elegir tu próximo destino
Souvenirs de viajes, ¿para qué?
Viajetario: Recetas, viajes y fotos
El registro de los viajes
Cómo es vivir en: Calgary, Canadá
Vivir en: Ciudad de México
Dentro de la burbuja: vivir en Brasil y descubrir la libertad de ser yo misma

One comment

  1. Que bonito, totalmente de acuerdo con cada comentario!! siempre es mejor viajar para visualizar otras culturas y llenar el alma.

    Cuál es el nombre del neurosiquiatra? Quiero leerlo!

Comments are closed.