Lorena Rodríguez, por libro Desde la otra vereda: “¿Cómo me sentiría si me pasara algo así?”

El libro "Desde la otra vereda" es la tercera publicación de Lorena Rodríguez. Le preguntamos por qué quiso hacer este libro de literatura juvenil.
Lorena Rodríguez, por libro Desde la otra vereda: "¿Cómo me sentiría si me pasara algo así?" 1

El libro Desde la otra vereda es la tercera publicación de Lorena Rodríguez. Tal vez una entrega más juvenil y menos infantil que las anteriores. Hace unos años hablamos con ella por Los viajeros del puerto, su primera novela, el segundo se llama El juego de los inmortales y es sobre adolescentes jugando un RPG en realidad aumentada. Y hoy conversamos con ella por su tercera obra. Qué raro avanza el tiempo, ¿no?

Lorena escribe sobre mundos paralelos. Pero “los otros tenían una aventura como telón de fondo. El objetivo era entretener y entrar en lo que es importante para los jóvenes: la familia, los amigos, la búsqueda de una pareja, su vida en línea, en fin. Este toca un resorte distinto, apela a las emociones y nuestra capacidad de sentir con el otro”.

Escribir un libro desde la otra vereda

La historia comienza en un día normal en la vida de Constanza: apagar la alarma, levantarse e ir al baño. Pero desde ahí todo cambia: ya no es Constanza -de hecho nadie la recuerda así, ¿acaso alguna vez existió?- y su familia, amistades y pares le llaman Sebastián. La sinopsis del libro Desde la otra vereda dice: “Atrapada en un cuerpo extraño, perpleja y asustada, pero también curiosa, intentará volver a encontrarse a sí misma, o al menos a su reflejo”.

 

—¿Por qué quisiste hacer este libro?
—Tengo dos alumnas transgénero. Las conocí antes de su transición y vi el esfuerzo de sus familias por acompañarlas y las diferentes reacciones de quienes las rodeamos: apoyo en algunos casos, aplausos en otros, y claro, rechazo también. Me pareció que lo más importante era hacer el ejercicio de ponerse en su lugar y por eso propuse un contexto mágico: es más fácil empatizar con Constanza que con una niña o niño trans. La cosa es:¿cómo me sentiría yo si me pasara algo así?

Quería transmitir que lo más importante para acompañar a crecer, es entender que el otro puede estar viviendo un proceso de desarrollo que le cuesta, que le duele, y que puede que yo no entienda. No importa. Lo único importante es estar ahí como un andamio para la persona que vive una dificultad, da lo mismo si es de identidad de género o de otra índole. De eso se trata ser familia, ser comunidad, ser sociedad. Para eso vivimos con otros.

Lorena Rodríguez, por libro Desde la otra vereda: "¿Cómo me sentiría si me pasara algo así?" 2

El nombre que le dio Lorena le queda bastante bien a este libro Desde la otra vereda, porque propone mirar una situación desde otro lado y estar en el otro lado. Constanza no había pensado en la identidad de género antes, no era algo que llamara mucho su atención, pero desde que es Sebastián ve todo desde otra vereda: la vida es injusta, hay mucha gente cruel o desinteresada, su padre es machista, tener un género definido socialmente significa tener roles que cumplir.

Para Lorena es un libro sobre diversidad sexual, pero también de desarrollo humano y crecimiento: “La acompañamos en la dificultad diaria de vivir en ese cuerpo, la vemos refundar los lazos con sus amigos y su familia como un hombre. Y Álex (chico con una expresión de género diferente) es una parte de la historia que sirve para mostrar como la misma Constanza cambia cuando es Sebastián: se humaniza y crece”.

—¿Qué edad tienen tus hijos? ¿Qué opinan de este libro?
—Tienen 21, 20 y 17. Lo están leyendo todavía así que no tengo un veredicto. Ellos han sido muy importantes en mi propio proceso de comprender el mundo LGBT+. Cuando me ven poner cara de desconcierto me dicen: “Mamá, lo importante no es que sepas todo sobre diversidad sexual, sino que seas abierta de cabeza y vas muy bien”.

Lorena Rodríguez, por libro Desde la otra vereda: "¿Cómo me sentiría si me pasara algo así?" 3

Vivir con libros

Lorena Rodríguez es diseñadora gráfica y profesora. Desde hace varios años es bibliotecaria en un colegio de niñas y adolescentes. Por estar rodeada de tantos libros, decidió contar sus propias historias. Pero ¿qué leen los adolescentes?

“Leen de lo que refleja sus propias experiencias, mejor si viene en formato cómic o novela gráfica, así que ha habido una explosión de esa industria. Amor, mascotas, vida en línea, comunidad LGBT+, emociones, esos ganan al lector. Ha habido una migración de los lectores juveniles hacia la literatura que el mercado entiende como adulta”.

—Recomiéndanos tus libros favoritos de literatura juvenil
—Me gusta mucho la fantasía. Los de Laura Gallego son excelentes. Las crónicas de la Torre de editorial SM es perfecto para séptimo o para octavo básico. David Lozano también me parece imperdible, la saga de La puerta oscura, también de SM, es uno de mis favoritos súper recomendable para media.

Corazón de Tinta de Cornelia Funke, de Fondo de Cultura Económica, me gustó mucho. Más en la línea de mi libro Desde la otra vereda, está Aristóteles y Dante conocen los secretos del universo, de editorial Planeta, que es una belleza. La novela gráfica El príncipe y la modista, de Jen Wang, espectacular.

—¿Y sobre qué será tu próximo libro? ¿De qué quieres escribir?
—Tengo varias ideas en producción, pero lo más inmediato es la segunda parte de Los viajeros del puerto, de Santillana, que se va a llamar El temblor de la tierra. Además estoy en conversaciones con otra editorial para sacar unos cuentos de terror que me tienen muy entusiasmada.