La amiga que siempre quiere ser el centro de atención

Creo todas tenemos una amiga buena para acaparar la atención en cualquier evento, sin importar de quién o para qué sea. Siempre se las ingenia para que, en el cumpleaños de la amiga, terminemos todos aconsejándola sobre su última ruptura amorosa.
 

La amiga que siempre quiere ser el centro de atención 1

POR SARITA
El martes pasado fuimos a la inauguración de la nueva Sala de Arte de Cine Hoyts y vimos The party, una entretenida película inglesa – con un elenco impresionante – en la que el personaje de Emily Mortimer irrumpe en la celebración de una amiga para pedirle a su pareja que cuente sus buenas nuevas. El problema es que esa celebración no es para ella, sino para otra persona. No les voy a contar más sobre la película, pero quería ilustrar el punto.

A estas alturas de mi vida, doy por hecho que todas tenemos una amiga buena para acaparar la atención en cualquier evento, sin importar de quién o para qué sea (si no recuerdas a nadie, en una de esas esa amiga eres tú jaja). Siempre se las ingenia para que, en el cumpleaños de la amiga, terminemos todos aconsejándola sobre su última ruptura amorosa; o en un matrimonio ajeno, cuente que está embarazada. Es ese tipo de persona que no soporta que el asunto se trate de alguien más y siempre puede hurguetear un poco más en el sombrero para sacar una historia, una anécdota, o generalmente algo triste para que comencemos una sesión de terapia grupal y nos turnemos por dar el mejor consejo. Y caemos. Siempre caemos.

No había sido consciente de, primero, cuán latero puede ser, y cuán injusto para la dueña o dueño del festejo. ¿Cuál será la actitud correcta? No sé, me imagino que tratar de desviar la conversación rápidamente, antes de que comience la dinámica grupal. Y si insiste, quizás decirle que mejor nos tomemos un café otro día, porque en ese momento, justo en ese preciso momento, estamos en otra. Una puede entender cuando algo pasa realmente y es una situación que acaba de acontecer, y por supuesto que es entendible. Pero cuando detectas un patrón, y la conducta se repite en el tiempo, creo que hay que poner un freno. ¿Les ha pasado? ¿Cómo lo han resuelto?

3 Comments

  1. No tengo una amiga así, pero en mi trabajo había una mujer así que era charlatana e insoportable, todo lo que se hablaba ella lo había experimentado y si era de tipo masculino un amigo cercano. INSOPORTABLE. Por suerte se fue.

  2. peor cuando esa persona es tu mama… al menos ya soy una persona adulta, madre tambien, y ya superado… pero cuando vuelvo a las reuniones familiares…uuuuffff

  3. Creo que no hay que pescar, al menos eso hago yo, aunque siempre hay una amiga que termina cayendo la conversación. y como la chica de arriba mi mamá tiene un poco de eso, o harto de eso, pero como es mi mamá la perdono y la escucho igual.

Comments are closed.