Kya cantante

Kya después del Back to Basics: “Todas deberíamos darnos el tiempo de encontrar a nuestra artista interior”

Kya es una joven artista nacional. Acaba de sacar su nuevo EP, así que hablamos con ella sobre su música, sus sueños, la familia y Denise Rosenthal.
 

Kya cantante

Por Belén Leyton (@belenleytonl)

Kya (@yougirl__kya) en realidad se llama Macarena. Es Kya porque el “Mía” estaba muy trillado, así que se pertenece (soy mía) con k. Kya es la parte rebelde, la que se atreve. Ya lo había hecho con Desdicho, su primer disco, a finales de 2020, en el que pudo decir todo lo que sentía por alguien y Macarena no había podido. Ahora, con su nuevo EP Back to Basics, quiere volver a sus raíces, a eso con lo que creció, a Christina Aguilera, Aaliyah, Notorious B.I.G, Snoop Dogg, Mariah Carey y Lauren Hill.

—Durante este año he estado en una constante búsqueda de mi sonido como artista, de qué tipo de género más me apasiona. Y se me metió en la cabeza la idea de hacer un mixtape que hiciera tributo a los artistas y géneros con los que crecí. Pensé que antes de intentar encontrar mi sonido, tenía que saber cuáles fueron esos sonidos que me definieron y que me apasionaban cuando era chica. Por eso Back to Basics, porque es un regreso a lo básico tanto en géneros musicales como en mensajes, porque el álbum tiene una carga de valores que son importantes en mi día a día.

—¿Qué valores son esos?

—Por un lado la importancia de la confianza en una misma, de la perseverancia, de ser fiel a lo que una es y lo que una quiere, independiente de las circunstancias alrededor. También de la sensualidad y eso lo hablo harto en Mon Amour. Va más allá de algo romántico, es la importancia de sentirse sensual, explorar su sexualidad. En Go Mami es más de sentirse libre y pasarla bien con amigos. Esos son los valores importantes para mí: la amistad, la familia, la confianza y el amor propio.

En este EP movido, Kya canta en español, inglés y francés. Esta mezcla responde a muchas cosas: “Me crié escuchando mucha música en inglés: el hip hop y R&B de los 90, el pop de los 2000… y como que naturalmente me salió mucho inglés cuando lo escribí”, también porque es algo de su cotidiano: “Yo mezclo mucho los idiomas en mi día a día y fue una forma de mostrar una faceta mía” o porque le gusta sentir que el arte es universal. Al principio tenía miedo de intentarlo porque su público podía no sentirse identificado, pero decidió serse fiel y arriesgarse y llegar lo básico. Gracias a esto también ha podido llegar a gente de otros lugares y quiere seguir comunicado a la mayor cantidad de gente posible.

Lanzamiento, Denise Rosenthal y llenar el nacional

El lanzamiento de Back to Basics fue en el Club Subterráneo y aunque ya había cantado en vivo otras veces, este era su evento: la iban a ver a ella. Estaba muy nerviosa. Pero “fue hermoso. Tenía muchas ganas de cantar el EP en vivo porque es otra sensación la que da el mixtape. A mí me importa mucho la performance, me gusta la presentación y por suerte se dio todo bien. Las presentaciones de los otros artistas fueron increíbles. Fue una noche muy mágica”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por KYA (@yourgirl__kya)

Esos artistas que la acompañaron eran Shirel, Soulfia, Loyaltty, Vlnina B, Bela, Cristián León y Loni. A las primeras las conoció porque sus proyectos también nacieron en la pandemia, así que comparten sus miedos cuando hablan. Para Kya, están creando una comunidad de artistas, sobre todo mujeres, que están ahí para apoyarse. Y con Shirel y Soulfia trabajó en Faroles, la canción que hicieron en conjunto con Denise Rosenthal.

—¿Faroles fue un hito en tu carrera?

—Definitivamente. En términos mediáticos, por decirlo así, me ayudó mucho a hacerme más conocida y que la gente dijera: “Ay, quién es Kya”. Pero ante todo en términos profesionales: haber tenido la oportunidad de trabajar con esas artistas que admiro mucho, con Denise, que todas las que crecimos viendo la tele la veíamos a ella y era la estrella pop que seguíamos y admirábamos. Fue muy simbólico para mí ver a una artista a la que admiré mucho y que nos dio la mano para crecer, no sólo haciendo la canción juntas, también conversando con nosotras y dándonos el espacio para contarle qué sentíamos en la industria y como mujeres.

Fue muy lindo y un crecimiento muy grande. Sentir todo lo que ella tenía para aportarnos y la colaboración venía por ese lado: darle la mano a las chicas que hacían la música que a ella le hubiera gustado escuchar cuando tenía nuestra edad.

—En tu perfil de Spotify dice que creciste en una familia musical.

—Sí, muy musical: mis dos papás cantan y tocan guitarra. Mi familia es muy fan de la música, entonces desde muy chica mi casa era pura música. La gente estaba todo el día haciendo música, cantando, nuestros panoramas familiares era cantar con guitarra en el almuerzo. Siento que eso me ayudó y definió mucho en lo que yo iba a querer hacer para el resto de mi vida, porque la música la siento como parte de mi día a día, de mi cotidiano. Y tengo la suerte de que mis papás siempre buscaron que yo desarrollara eso. Siempre me apoyaron y me dieron formación temprana en la música con clases de piano y canto.

Desde muy chica supe que me iba a dedicar a esto. No me veía haciendo nada más. Siempre que me preguntaban qué iba a hacer, respondía que música, ¿qué más podía hacer? Era lo que yo sentía que era correcto para mí.

Hay una anécdota que fue cuando la música me flechó el corazón y decidí dedicarme a la música y el espectáculo: la primera vez que vino Madonna a Chile, yo fui al Estadio Nacional y estaba lleno de gente. En un momento todos prendieron sus celulares y toda la gente estaba cantando y coreando una canción y yo me detuve, miré a mi alrededor y dije: “Yo quiero hacer esto. Yo quiero estar ahí generando esto”. No podía creerlo, no podía creer que la música podía generar algo así.

—¿Ese es tu sueño, llenar el Nacional?

—Sí. Si pienso así a lo más grande, creo que tocar en el Nacional es mi sueño.

La dualidad: Kya y Macarena

Para mí lo más importante en un artista es quién es, no tanto lo que hace artísticamente, y en base a eso se genera una carrera. Sí, me cuesta separar obra de autor. Por eso le pregunté a Kya quién era.

—Siempre he tenido una cosa muy importante con la dualidad: separo mucho lo que es Macarena de lo que es Kya. Siento que Kya hoy en día es una personalidad mía que pude trabajar frente a todas las luchas que tuvo Macarena. Siento que yo, como Macarena, siempre fui un poquito más tímida, más reservada, mucho más callada y dentro de mi rebelión como mujer empecé a luchar con todos estos miedos y demonios que una ha tenido desde muy chica y porque hemos crecido según lo que te dice la sociedad desde si eres una mujer o no. Y frente a todas esas luchas fui creando a Kya, mi lado más rebelde. Es esa mujer que va a decir lo que Macarena a veces le cueste, la que va hacer lo que se propone.

La encuentro mucho más impulsiva e intensa, y así es como quiero que la gente lo vea, como ese lado que quieres construir. A mí me gusta mucho cuando me siento como Kya y creo que todos deberíamos darnos el tiempo de encontrar a nuestra artista interior. No es necesario que hagas música o arte para ser artista. Todos lo somos, todos construimos nuestra vida y creamos algo. Kya es la creadora de lo que siempre quise proyectar.

—Pero Kya sigues siendo tú, ¿qué quieres mostrar de ti?

—Más que lo que quiero mostrar, es cómo quiero que se sienta la gente. Mi propósito como artista siempre va a ser que la gente sienta. Quiero hablar de las cosas que suceden en el día a día. Para mí la música siempre ha sido mi refugio: si me siento bien, mal, si me sucede algo, es ahí donde yo me apoyo y encuentro como ese sentimiento de complicidad. Quiero que Kya y su música sean eso, un lugar de refugio donde la gente se sienta ayudada, porque al final de eso se trata el arte. La gente consume y se apropia de él aunque no sea suyo, y lo asimila según lo que vive. Eso es lo que quiero que genere Kya: que les haga sentido en sus vidas.

Si ya definiste quién eres y cómo es tu música, ¿qué viene ahora?

Seguir buscándome y definiéndome. Siento que una nunca deja de definirse, siempre tenemos que ir cambiando. Si bien ya establecí este proyecto que comencé como una búsqueda y un constante desafío como artista al intentar cosas más difíciles, siento que de ahora en adelante tengo que seguir arriesgándome, seguir circulando por los géneros, ver qué me gusta.

Me interesa mucho empezar a colaborar con hartos artistas y llevarme a otros límites dentro de lo que yo puedo crear o no. Eso son mis propósitos ahora: seguir empujándome para ver qué me sale. También en este momento estamos armando un proyecto con varias mujeres artistas. Y quiero llevar el concepto del back to basics a otros espacios. Quiero que pase todo esto del covid para presentarme en vivo, que es lo que más me llena.