Glass

Glass –y el amenazante poder de la mente– une a Bruce Willis, Lames McAvoy y Samuel L. Jackson

Glass me hace pensar en que todos podemos tener super poderes, pero no me refiero a volar o lanzar llamas con la mirada. Yo traduzco los dones "sobrenaturales" de los protagonistas -sean héroes o villanos- a sólo confianza en sí mismos.
 

Glass
POR CHINA
Glass me hace pensar en que todos podemos tener super poderes, pero no me refiero a volar o lanzar llamas con la mirada. Yo traduzco los dones “sobrenaturales” de los protagonistas -sean héroes o villanos- a sólo confianza en sí mismos. Para mí son humanos que han sido perturbados por la vida o por otras personas y que han desarrollado un mecanismo de supervivencia. En el caso del personaje interpretado por Bruce Willis (David), es por el bien de los desvalidos; en el caso de James McAvoy (Kevin), para su propio bien y así mismo el personaje de Samuel L. Jackson (Elijah). Haciendo muchas veces sufrir a las personas.

Glass es la tercera y última película de la trilogía que comenzó con “El protegido” y seguido por “Fragmentado”. Personalmente, me llamó mucho más la atención la historia de Fragmentado y sus 23 personalidades (sin contar a La Bestia, que es la más peligrosa de todas). James McAvoy es el encargado de interpretar a todas estas personas en un mismo cuerpo y le sale genial. Logra ser ese villano que no puedes odiar, pero en el fondo terminas hasta comprendiendo por qué hace las cosas. Me encantó volver a verlo en el personaje y poder reencontrarme con Patricia, Dennis y Hedwig, las tres personalidades más fuertes de Kevin.

En esta ocasión se unen la mente fuerte de Elijah, lo indestructible de David y la fuerza descontrolada de La Bestia. Esta película es un cierre a las historias expuestas en los dos films que lo anteceden, en donde personajes nuevos intentarán hacerlos desertar de sus distintas misiones.

Si te interesa verla, puedes revisar sus horarios en Cine Hoyts.