Lauryn Hill en Fauna Otoño

Lauryn Hill en Fauna Otoño: Con 20 años a sus espaldas, The Miseducation of Lauryn Hill es más relevante que nunca

Grabado en 1998, el disco fue un éxito en su momento. Pero puede que el clima sociopolítico de hoy sea el que más le acomode. Verlo en vivo en el festival Fauna Otoño de este año es una experiencia que no se puede pasar por alto.
 

Lauryn Hill en Fauna Otoño
POR JR
Grabado en 1998, el disco fue un éxito en su momento. Pero puede que el clima sociopolítico de hoy sea el que más le acomode. Verlo en vivo en el festival Fauna Otoño de este año es una experiencia que no se puede pasar por alto.

Cuando grabó su disco debut (y único álbum de estudio hasta la fecha), Lauryn Hill aun era parte de los Fugees. Dentro del grupo era la liricista profunda, la que agregaba temas de corte social o más críticos a las canciones con las que su banda estaba conquistando las listas.

Pero el éxito y el peso que este suele tener sobre los artistas más complejos, la tenían buscando una salida. Conocer a un colectivo de músicos llamado New Ark, junto con dar a luz a su hijo Zion, llevó a la cantante a tomar la decisión de plantear su punto de vista, tanto musical como literario, en una expresión artística propia. Propia, y tan personal que llegó a ser completamente masiva.

En la época, The Miseducation of Lauryn Hill fue catalogado de “neosoul”, un término con el que se estaba tratando de domar al mestizo que había surgido cuando el hiphop, el R&B y el soul comenzaron a entrecruzarse. El otro profeta de este movimiento fue D`Angelo, quien también desapareció luego de lanzar un exitosísimo disco. Es como si el hecho de producir un álbum de esta calidad, les ocasionara un daño del que nunca pudieran recuperarse.

Para Lauryn Hill, grabar ese disco fue algo que no le resultó fácil. Aunque la colaboración con New Ark fue muy fructífera (al punto de que la banda llegó a demandarla por no darles el crédito que sintieron que se merecían), Hill no estaba escribiendo desde ninguna fórmula.

Tampoco desde ninguna base: los terrenos que estaba buscando cubrir, en ese momento eran una tierra extranjera, tan oscura como desconocida. Hoy puede que suenan más conocidos, pero eso es solo porque pioneras como ella ya fueron capaces de alumbrarlas.

Lauryn Hill en Fauna Otoño: Con 20 años a sus espaldas, The Miseducation of Lauryn Hill es más relevante que nunca 1

Tanto la suave instrumentación soul, como los pequeños paréntesis vocales de lo que parece ser una sale de clases, recuerdan a la obra más ambiciosa y rupturista de Stevie Wonder, Songs in the Key of Life. No es casualidad que entre la música de los 70s y la de los 90s hayan tantos paralelos que para mucha gente sean décadas emparentadas, cuando no gemelas.

Pero donde el disco de Wonder era una aguda crítica social acompañada de la sugerencia de que la única herramienta de lucha que tenemos es el amor, el de Hill es una obra que no busca comentar sobre el momento en que vive, sino que vivirlo. Sudarlo incluso.

Las letras de The Miseducation of Lauryn Hill hacen a un lado las metáforas y el lenguaje elaborado y alegórico, a favor de un honestidad macerada en las entrañas de la cantante: esta es una mujer afroamericana compartiendo su experiencia. Hill no trata de interpretar ni ser nadie más que ella misma. De ahí que la columna vertebral del disco sea el hip-hop. La simpleza cuasi doctrinaria que este género exige sirvió para pulir las tendencias más melosas que aun embrujaban los cimientos del soul y el R&B.

En 1998, un disco así fue una rareza. Por suerte, era una época que recompensaba la aventura (de haber salido a mediados de los 80s, es probable que nadie le hubiera prestado atención). Pero si se transplanta al 2017, The Miseducation of Lauryn Hill se transmuta en una especie de diccionario o piedra de rosetta con la que hacer sentido de los tiempos que corren.

Vivimos en una época que se ha visto obligada a despojarse de todos sus adornos, exponiendo un interior que en muchos casos tenía bastante de podrido: los conflictos raciales están lejos de ser un problema del pasado y las mujeres siguen viviendo y operando en un perímetro cuyos límites no les correspondió definir.

Pero hay esperanza, de la misma manera que una vida nueva puede forzar la apertura de un nuevo capítulo en una existencia que parecía estancada, como detalla Hill en “Zion”.

Un álbum que propone un acercamiento espiritual (aunque secular, ojo) a los problemas con los que tratamos como sociedad puede que sea el bálsamo que la música actual necesita. Obras notables como el Honey de la sueca Robyn, trataron la vacuidad de la vida moderna desde el mismo estómago de la bestia: la música electrónica.

Pero nuestra década no ha logrado producir un What`s Going On, un Songs On The Key Of Life, o un The Miseducation of Lauryn Hill. Álbumes tibios, cargados de esa honestidad clarividente, que siempre apuntan hacia el mismo núcleo: el amor es lo único que puede disipar las sombras.

Lauryn Hill en Chile
Fauna Otoño 2019
Sábado 4 de mayo – Movistar Arena
Entradas en puntoticket
Evento para todas las edades
*No recomendado para menores de 5 años