Catana

Catana: “Somos lo suficientemente adultos y responsables para cuidarnos y cuidar al entorno de los contagios”

Conversamos con Catana sobre su show de mañana, sus inquietudes en la versión que se realizaría en 2020, su crítica al manejo de la pandemia por el ex Gobierno, su opinión sobre el futuro conviviendo con el virus y sus próximos trabajos musicales.
 

Catana

Mañana, Catalina Cornejo Paillamil, o Catana (@yourmamathegoat) como se le conoce en la escena musical, se presentará en el Lollapalooza. La rapera santiaguina también estrenará su nuevo EP de 5 canciones y seguramente lo presentará en el show.

Quiere hacer una presentación con bailarinas y siendo parte de las coreografías. “Es un desafío igual”, confiesa.

—En 2020, dijiste que no estabas muy segura de participar en el show.

—Sí. En ese entonces era principalmente por la situación sociopolítica que ocurría en Chile. En ese minuto encontraba que era extraño estar dentro de lo que significa el Festival Lollapalooza, que a pesar de ser una vitrina para muchos artistas y ser un espacio cultural, es capitalista. Y eso se contradecía bastante con la situación país y con la rabia que existía en todo el entorno y de la que yo me hacía partícipe. No era el minuto.

Y también por una cuestión de seguridad. Pudo haber sido una situación peligrosa. Yo había estado en un festival antes, en pleno estallido social, y terminó antes porque había manifestaciones y gente enojada y prendiendo barricadas. Lo que era lógico en el contexto en el que estábamos. No justifico la violencia ni nada, pero era lo lógico. Podía pasar algo semejante.

E internamente me sentía algo extraña porque sentía que debía estar en un bando y mucha gente te cuestionaba y te juzgaba por todo. Había una cuestión interna que me hacía dudar.

—¿Y ahora no tienes esas dudas?

—No, para nada. Si es por la pandemia, que es lo que está pasando ahora, hace rato es una chacota a nivel sanitario. Ha sido muy mal manejado y finalmente quienes hemos sido afectados somos los artistas y la gente que ejerce el arte, porque los deportistas y otro tipo de actividades no se han visto perjudicados. Entonces, sinceramente no siento culpa por contagios ni nada por el estilo. Las herramientas de cuidado ya están otorgadas.

Y si bien el ex Gobierno no atacó la pandemia desde esa vereda, porque nunca fueron buenos comunicadores respecto a una prevención real sino que prefirieron un encierro absurdo y la vacuna como obligación que por lo demás no te hace inmune, la gente que no quiere enfermarse tiene acceso a herramientas para la prevención.

Hay cosas que como individuos podemos manejar de manera personal y no necesariamente es no juntarnos en lugares, porque aglomeraciones hay todo el tiempo en el metro, en la micro, en todos lados. Entonces, o lo manejamos como individuos responsables como corresponde o no vamos a avanzar nunca con esto. Somos lo suficientemente adultos y responsables para cuidarnos y cuidar al entorno.

El estallido de 2019

—Tú participaste harto en el estallido…

—Sí, como individua personal. Justo en ese entonces vivía muy cerca de la Plaza Dignidad, entonces me ayudó a estar ahí presente todos los días al comienzo, y cuando comenzó a decaer iba cuando se convocaba gente. Estuve bien activa en el estallido.

—¿Y qué te parecen los resultados de todo eso?

—Todavía son como cuando le das un dulce a un niño para que se quede callado un rato. Todavía son cosas que están lejos de generar los cambios que a mí como individua me gustaría que existieran. La injusticia todavía existe. Y el responsable de todas las personas heridas y con traumas oculares, sigue impune y no va a ser procesado por eso.

A pesar de que existen cambios, como la nueva Constitución o este nuevo presidente que espero, y tengo toda la fe en que eso suceda, empiece a generar los cambios que habíamos estado buscando como sociedad. Pero me deja un trago amargo porque de momento no hay muchas cosas concretas. Y que los culpables se vayan en impunidad, me genera mucha molestia.

—¿Crees que vuelva a existir un estallido como lo que fue?

—No, nunca. No me voy a ir en la volá de la conspiración que hay detrás de la pandemia porque la gente piensa que estoy loca, pero pienso que igual toda actividad que ocurre a nivel mundial y que afecta a todos tiene que ver con potencias mundiales que se pelean el poder, las economías y la riqueza.

Y curiosamente en el minuto en que nosotros estábamos en estallido social, en muchos otros países había un despertar político social: Colombia, Francia, Ecuador. Entonces creo que la pandemia fue una manera no directa de silenciarnos y mandarnos para la casa.

Y la pandemia sigue sin estar controlada y todavía no está normalizada para muchos y muchas. Entonces, es imposible que el estallido vuelva a estar activo de la misma manera en la que estuvo en algún momento.

Ser música en pandemia y el futuro

—¿Qué has hecho durante la pandemia?

—Hasta el minuto en que fue una obligación estar en encierro, lo estuve, pero cuando comenzó a cambiar todo y a pasar las fases, ya no. Y en ese momento entendía la pandemia de la manera en que quizás todos lo hicimos al comienzo: con mucho miedo. Pero cuando todo empezó a variar mucho, yo ya no seguí las normas y ya no sé qué significa cada fase.

Seguí con mi vida normal, tomando micro, metro, visitando a mi familia. Obviamente no había mucho que hacer como a nivel de carrete, pero a veces sale alguno en una casa y si me dan deseos de ir, voy. Siento que no estoy poniendo en peligro a nadie. Curiosamente no me enfermé nunca, solamente en 2020 cuando mi papá se contagió en su trabajo.

—¿Y en lo musical?

—Al comienzo, en 2020, estuve muy bien porque me salieron muchos trabajos virtuales, pero después en 2021, cuando empezó el notorio mal manejo de la pandemia, lo empecé a pasar súpermal.

La montaña rusa de la economía del artista, la inspiración que se va al carajo por tener otras preocupaciones. Una pierde el foco. Entonces, en 2021 no desarrollé mucho. Fue una etapa bien oscura, bien depresiva. Cómo estaban las cosas también se daba para harta frustración y no creo que haya sido sólo una cuestión mía.

Ahora en 2022 me siento mucho más inspirada. Estoy escribiendo bastante, abriéndome a colaborar con personas. Y también hubo una sanación personal. La pandemia igual hizo lo suyo. Pero ahora estoy superando todo eso y me siento bastante bien, con harta inspiración. Y la estoy aprovechando, porque no es algo que sea tan fácil.

—¿Y qué se viene para este año?

—Primero se va a estrenar el nuevo EP recopilatorio de 5 temas que hice en la pandemia, por así decirlo. Y también estoy trabajando un Ep con B Sanz (@bsanz._), un artista de la nueva generación. Con él me fluye bastante rápido porque tiene un estilo moderno y es muy creativo, entonces me contagia de toda esa creatividad. Tiene diez años menos que yo, así que ahí nos potenciamos con su creatividad y un poco de mi sabiduría. Y está resultando bien. Espero que vea la luz antes de la mitad del año.

En paralelo estoy escribiendo canciones que pretendo trabajar en un álbum. Estoy en ese mood. Ya quiero soltar un long tape de unos diez o doce temas. Y en eso me voy a enfocar al cien por ciento.

Y lo más importante ahora es el Lollapalooza. Espero que no haya un contagio masivo o si lo hay, porque puede pasar, no muera ninguna persona. Y que la gente entienda que la pandemia ya es parte de nuestro ADN y tenemos que normalizar todo esto.