porridge de avena

Desayuno de invierno: porridge de avena

El porridge de avena es de esas cosas que causan amor u odio. No voy a mentir, tiene una textura un poco babosa que genera muchos detractores. Pero en mi caso en particular, me encanta. Amo la avena de diversos modos y esta es sin duda una de mis favoritas.

porridge de avenaPor Sole Balduzzi

El porridge de avena es de esas cosas que causan amor u odio. No voy a mentir, tiene una textura un poco babosa que genera muchos detractores. Pero en mi caso en particular, me encanta. Amo la avena de diversos modos y esta es sin duda una de mis favoritas. De hecho, es mi desayuno de invierno preferido.

Como se prepara en una olla y se sirve bien caliente, es la mejor forma de abrigar rápidamente el cuerpo en las mañanas frías. Además, es muy versátil: puedes ir variando los ingredientes que usas en la mezcla y en los toppings, así no te aburres nunca.

 

Hace unos cinco años descubrí la receta del porridge de avena de Jamie Oliver y la amé, pero después le fui agarrando la mano y cambiando un poco los ingredientes para hacerlo más a mi gusto.

Por ejemplo, puedes elegir entre usar alguna leche -ya sea animal o vegetal- o simplemente agua. Yo me inclino por la segunda opción que es más liviana y, al estar al fuego por varios minutos con la avena, se crea naturalmente una textura cremosa. Para endulzar puedes elegir azúcar, miel o algún edulcorante (si te inclinas por esta última opción prefiere algo natural como la estevia).

A continuación, te dejo la receta que yo uso para dos porciones de porridge de avena (o para una si despierto con mucha hambre).

Ingredientes:

1 taza de avena
3 tazas de agua
1 cucharada de miel
1 cucharadita de canela en polvo

Vierte el agua en una olla pequeña y ponla a fuego alto. Al hervir, agrega la avena, y revuelve rápidamente por unos 2 minutos.

Luego pásalo a fuego bajo y sigue revolviendo por unos 4 minutos más, o hasta cuando alcance la textura que estás buscando.

grega la miel y la canela, y vuelve a revolver por unos 30 segundos, para que se esparza por toda la mezcla.

Retira del fuego y sírvelo en un plato hondo. Y ahora la mejor parte: agrega los toppings que quieras, como manzana, plátano, berries, frutos secos, cacao nibs, coco, etc. ¡A donde tu imaginación te lleve!

También te puede interesar:

Recetas con chía y avena
Panqueques de avena con salsa de naranja
Galletas de avena
Pudín de chía y cacao