sincicial

9 formas de protegernos del virus respiratorio sincicial, y distinguirlo de un resfrío común

Los síntomas del virus respiratorio sincicial son muy similares a un resfrío común, pero debemos atender los signos que alertan sobre una enfermedad más grave.

virus sincicialEstas dos últimas semanas de junio serán, según el Ministerio de Salud, el punto más alto de las enfermedades respiratorias. El virus respiratorio sincicial afecta a más del 50% de los niños durante el primer año de vida, el 90% a los dos años y prácticamente todos lo han tenido a los tres años.

Y es cierto que las temperaturas han estado muy bajas, que los aires acondicionados ayudan pero no tanto si te enfrentas a cambios de temperaturas muy bruscos, y que los contagios en oficinas, colegios y jardines están a la orden del día.

La Dra. María Angélica Pérez, broncopulmonar infantil de Clínica Santa María explica que “el Virus Respiratorio Sincicial afecta al sistema respiratorio en general y que reaparece todos los años en la estación de otoño e invierno, generalmente con mayor intensidad durante junio, julio y agosto, afectando principalmente a niños menores de un año.

 

Cuando se instala en los bronquios más finos estamos frente a la enfermedad denominada bronquiolitis, que provoca una obstrucción al paso del aire y, por lo tanto, entra menos oxígeno a los pulmones”.

Los principales síntomas del virus respiratorio sincicial

Son muy similares a un resfrío común, con congestión nasal, secreción nasal transparente, tos leve y un poco de fiebre baja durante uno o dos días, después la tos se puede intensificar, y acompañarse de respiración sibilante, con pitos o silbidos al botar aire.

Al quinto día todos esos síntomas aumentan. La mayoría evoluciona sin problemas, pero los signos que alertan sobre una de enfermedad más grave son:

• Pérdida de apetito y rechazo a los alimentos
• Somnolencia o por el contrario excesiva agitación
• Palidez o leve tinte azulado de la piel
• Respiración muy acelerada (más de 60 a 80 por minutos)
• Quejido respiratorio
• Aleteo nasal (apertura exagerada de los orificios nasales al inspirar)
• Hundimiento de la piel entre las costillas abajo del tórax o subcostal
• Apneas (ausencia de respiración por más de 15 a 20 segundos)

Cómo proceder

Como no existen medicamentos ni antibióticos que aniquilen este virus, lo que nos  recomiendan es visitar sí o sí al médico, para que la enfermedad no escale; mantener una alimentación normal y tomar mucho mucho líquido.

Lo que hay que mantener a raya es la dificultad de respirar, ya que si eso se complica, lo más probable es que habrá que hospitalizarte con líquido endovenoso y oxígeno.

¿Cómo prevenir el virus sincicial?

• Lavarse las manos todas las veces que sea necesario, aunque sea demasiado frecuente, porque es un factor clave. Hacerlo siempre con agua y jabón.
• No exponer a las guaguas cerca de personas resfriadas.
• Obviamente, alejarse dell humo de cigarro (a nadie le hace bien eso en ningún momento del año, en verdad).
• Evitar las aglomeraciones (chao mall).
• Estornudar cubriendo la boca con el codo, con el antebrazo, no con las manos.
• Evitar cambios bruscos de temperatura. Para eso lo mejor es no tener calefacciones extremas, por ricos que sean, son una tentación demasiado fuerte, pero el cambio que se siente hacia el hielo de afuera es demoledor.
• Fomentar la lactancia materna
• Ventilar habitaciones aunque sea por poco rato, pero tiene que haber siempre un recambio de aire.
• Realizar aseo con un paño húmedo en las superficies y materiales desinfectantes.

 

También te puede interesar leer:
Jengibre para los resfríos de cambio de estación
Mi pareja es un mal enfermero
Para salvarse del resfrío: jugo de naranja-zanahoria
¿Qué tan alto es tu umbral de dolor?
La saludable infusión de jengibre y naranja
Mejorar la alimentación para pasar el invierno sin enfermarse
No dejar de correr en el invierno
Aprender a convivir con una enfermedad
Abrigar el cuello en invierno
Formas naturales de curar un resfriado
Enfermarse, vivir solo y las diferentes reacciones
5 momentos gloriosos del invierno
Jengibre para el resfriado

 

Kelly Sikkema