8M, Día Internacional de la Mujer: nada que celebrar aún

8M, Día Internacional de la Mujer: nada que celebrar aún
 

8M

Por @patyleiva, ilustración @elelilolu

Hoy es el 8M del año 2022, y no hay nada que celebrar aún. Marzo partió con la dolorosa noticia de la violación colectiva a una mujer en Argentina, dentro de un auto, a plena luz del día, en un barrio turístico. Fueron 6 hombres que se pusieron de acuerdo para abusar por turnos de ella, hombres de entre 20 y 24 años que no son dignos ni de tratarse como bestias porque ningún animal actúa con tal perversidad.

“Y justo ahora, en el mes de la mujer”, dije. Y me di cuenta de que el año pasado pensé lo mismo, cuando supimos del femicidio de Kimberly Ugarte, en Viña del Mar en manos de su pareja a fines de febrero, o el de Norma Quiroga, de Puente Alto, asesinada por su ex conviviente en la calle, con un arma de fuego en marzo del 2021.

Sara Delfina Gutiérrez Rojas, Elizabeth Noemí Mella Cárcamo, Mariela de las Mercedes Fuentes Lucero, Natalia Davison Escobar, Maribel Soledad Mallea Quinzacara fueron víctimas en marzo del 2020 y, hasta hoy, la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres registra 8 muertes por femicidio en lo que va del año que recién comienza.

Entonces llegué a la conclusión de que, tristemente, en cualquier fecha, hay siempre una noticia que lamentar, una mujer es abusada o asesinada. Una injusticia está sucediendo todos los días, y es por eso que no podemos descansar, ni callarnos, ni bajar los brazos, ni celebrar.

Si no estamos vivas y seguras todas, no podemos descansar.

Un estudio de la Dirección de Igualdad de Género de la Universidad de Chile confirma que 22.4% de las mujeres ha sido víctima de delitos sexuales, 83% de las víctimas de abusos y delitos sexuales y 87% de las víctimas de violaciones han sido mujeres. La mayor parte de los delitos sexuales no se denuncia.

Se conmemora el día Internacional de la Mujer cada 8 de marzo a partir de 1909, establecido por el Partido Socialista de América en honor a la exigencia por mejores condiciones de trabajo de las mujeres que trabajaban en la industria de confección textil. Después de esa huelga, 14 mujeres murieron en una fábrica debido a que hubo un incendio y trabajaban encerradas, dejando a la vista que no se cumplían los más mínimos estándares humanitarios ni derechos laborales.

¿En qué momento esta conmemoración se convirtió en una rosa y un Piolín deseándote “feliz día”, celebrando tu belleza y escencia maternal? No lo sé, pero vaya que ha servido de distractor del tema central.

Qué sospechoso, qué conveniente es que las mujeres “no aleguen”. ¿A quién le conviene? Al patriarcado, amiga, por eso hinchamos tanto. Por eso está mal, por eso no debe existir, porque el patriarcado perpetúa la idea de seguir viendo a la mujer como una cosa, como una propiedad, porque si no habla, nadie la escucha y nada va a cambiar. Porque si es una “cosa”, no importa que sufra, que sea usada, que muera. Por eso el saludo de hoy no debe ser “feliz día”, sino “sigamos luchando”.