El omelette es una de las preparaciones más nobles que nos entrega el huevo. Podemos hacerlo básicamente de cualquier cosa y para cualquiera de las 4 comidas. Mis favoritos son el de tomate y el de champiñón con perejil, bien condimentados con pimienta. Es muy fácil que te quede rico:

para 2 omelettes:
2 huevos
1/4 de cebolla picada fino (o al gusto)
4-6 champiñones (a gusto)
sal, pimienta
perejil

Freír la cebolla picada finita en un sartén en aceite de oliva o mantequilla. Agregar los champiñones picados, agregar los dos huevos batidos a la mezcla y finalmente disponer el perejil encima de la mezcla antes de dar vuelta.

También te puede interesar: Receta: salsa holandesa para huevos benedictinos; Cómo hacer un huevo pochado; La insuperable combinación de huevo y palta; Receta para brunch: papas con tocino y huevos; La perfección del huevo a la copa; Huevo frito en pan de molde para el desayuno; Los huevos revueltos de Ian McKellen; Maca, un súper alimento para incluir al desayuno;
Dos recetas para un desayuno sin leche; Huevo frito en pan de molde para el desayuno.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here