POR FER
Puede que el título sea un argumento obvio porque los sicópatas y asesinos son villanos reales, que existen y de los cuales vemos más noticias de las que quisiéramos y que nadie nos tendría que decir “oye ojo con encontrar atractivo a un sicópata, porque son malos”, pero hace un par de días, Netflix, luego del estreno del documental de Ted Bundy “Conversations with a killer: The Ted Bundy tapes”, tuvo que salir a decir que por favor dejaran de decir lo atractivo que era el asesino y que se concentraran en lo importante, las más de 30 mujeres que mató.

Y creo que en parte es bueno que lo hayan hecho, porque efectivamente hay que hacer la diferencia entre un personaje de ficción que resulta ser un villano interesante, con un caso de la vida real en el que sí hubo víctimas.
Aquí está la delgada línea que no se puede cruzar, porque puede ser el inicio de normalizar comportamientos violentos.

Así lo vio también el actor Penn Badgley, protagonista de “You”, al que le preocupó la enorme cantidad de fans que sólo hablaban de que querían un stalker para ellas como Joe (su personaje en la serie, dónde interpreta a un sicópata de tomo y lomo). Peligroso que tantas mujeres crean atractivo un comportamiento así, porque está bien si hablas que encuentras guapo al actor (que sí, lo es y bastante) pero otra muy distinta es que avales al personaje. En uno de los videos incluso aparece haciendo la diferencia entre lo que es amor y lo que es una obsesión, para que las fans entendieran que tooodo lo que hacía su personaje era “malo”.

Apenas vi “You”, el personaje del sicópata-asesino siempre me pareció detestable, no entendía si era porque la actuación no me convencía o porque no era un buen villano, etc. Al terminarla me di cuenta que la actuación no era el problema, finalmente creo que esta serie puede ser el despegue del actor porque en los últimos capítulos se luce.
Pero entendí que “Joe”, era detestable porque esos personajes existen, son reales y los vemos en las noticias cada vez que ocurre un femicidio.

Y en ese punto le encontré sentido a la campaña de Netflix y de Penn, para que no se normalicen comportamientos violentos o sicópatas porque puede ser lo que de pie a más víctimas, sólo por el hecho de idealizar a un personaje y romantizar todo lo que vemos en pantalla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here