veterinaria
POR @PATYLEIVA
Mónica Flores (@moniveterinaria) es veterinaria a domicilio, dedica su vida a atender pacientes y a rescatar perros abandonados que, por estar en la calle, están propensos a sufrir un sinfín de enfermedades y situaciones que deterioran su estado de salud. La conocimos gracias a Instagram, donde transmite una energía realmente admirable y una capacidad de amar a los animales que llega a emocionar. Todo el día está de un lugar a otro por su trabajo, y tiene el tiempo y la dedicación de compartir sus historias generando una empatía y una consciencia social que sólo se da con el ejemplo. Mónica estudió lo que más le gustaba, siguió su vocación y con mucho esfuerzo de su familia y mucho estudio, llegó a ser la profesional que hoy en día toma medidas reales contra el verdadero problema del abandono, ya que además de sus (enormes) granos de arena rescatando todos los perros que puede, ha ideado un proyecto que ayudaría a muchos más perros a tener una atención adecuada, y a muchas familias que hoy no podrían acceder a estudios y tratamientos: un laboratorio popular. Para eso se necesitan recursos, y es por eso que se encuentra postulando a fondos, dejando más que claro el impacto social que esto provocaría. Cuidar a los perros y gatos abandonados no es sólo un beneficio para el animal –razón suficiente para tanto esfuerzo–, sino que también a nosotros como sociedad, ya que se combate el abandono y con ello las enfermedades y los peligros del descuido callejero. Necesitábamos conocer más sobre esta mujer tan jugada y su genial idea, así que le hicimos muchas preguntas:

¿Cómo se divide tu tiempo en un día de semana cualquiera?
En realidad mi tiempo es súper difícil de dividir… pero lo primero que hago es preocuparme de mi hija, que tiene 6 años. Como toda mamá me levanto temprano, le doy su desayuno, cuando está en clases mi marido la lleva al colegio y en la tarde yo la voy a buscar, pero en ese tiempo yo me hago mis rutas de mi trabajo como veterinaria a domicilio. Después de eso que es hasta las 2:00, 3:00 de la tarde, estamos juntas con mi hija, la llevo a talleres de natación y después me voy a trabajar de nuevo, la dejo con mi mamá un ratito y me voy a atender perritos y termino muy tarde, porque soy demasiado apasionada con lo que hago, entonces a veces termino 10:00 o 11:00 de la noche pero trato no trabajar los fines de semana.

¿Nos puedes hablar del proyecto con el que estás postulando a los fondos de Chile prende?
Yo siempre tuve la idea desde chica de querer ayudar a todos los animales, de hecho por eso soy veterinaria. Porque amo a los animales desde niña. Y siempre que rescato animalitos tengo que pagar por hacer exámenes de sangre, porque necesitan y que no tienen los recursos. Es por eso que este proyecto es un Laboratorio veterinario popular, el que genera un impacto social -que es un requisito para postular al fondo- como debe ser rentable, esto no quiere decir que sea gratis, pero sí tendré ojo y un foco grande puesto en los animales que más lo necesitan y que sus dueños no tienen los medios. Pero que lo aman con todo el corazón, a veces hay gente humilde que quiere mucho a sus perros y que han llegado a mi casa y que para hacerle un examen de sangre a su mascota me dicen: “Moni pero tengo unos vasos que no he usado pero que te los cambio para hacer un examen de sangre”, a ese nivel. Entonces hay gente que de verdad necesita pero que no está a su alcance; pero que quieren hacerle un tratamiento adecuado a sus perritos o gatitos. Lo que pasa es que yo trabajo como en la guerra cuando voy a campamentos o sectores de escasos recursos, a veces no tengo para poder hacer todos los exámenes, entonces hago el tratamiento sintomático y ahí veo si resulta o no. La mayoría de las veces resulta, pero lo hago sin tener un diagnóstico en mano. Entonces por eso serviría mucho para ayudar a las familias y a la salud pública en Chile.

¿Cuándo comenzaste a rescatar perritos de la calle?
Comencé a rescatar perros de la calle cuando tenía aproximadamente 7 años, mi papá me ayudaba y me inculcó mucho sobre ayudar a los animales. Después de eso me dediqué a estudiar en el colegio y en la universidad, mientras estuve en la universidad jamás rescaté ya que me dediqué 100% a estudiar, porque yo estaba becada entonces no podía bajar mis notas. Lo que me movió es que mi papá falleció de cáncer cuando yo estaba en la universidad y su sueño era que yo fuera veterinaria, su sueño era que yo ayudara a los más desprotegidos. Entonces mi papá no me alcanzó a ver titulada, y cuando a mí me avisan que mi papá tiene cáncer al pulmón y que le quedan 2 meses de vida, recuerdo que tenía 6 rescatados, y me aferré a ellos, les prometí que cuando fuera veterinaria yo iba a ayudar a los que más pudiera. La conexión que tengo con mi papá me hizo rescatar perros, es una forma de agradecer lo que me dieron a mí que fue la educación gratuita que tuve para ayudar a la comunidad, ya que después de que mi papá falleció y gracias a mis notas, recibí la beca de la UNAB.
No es que se lo deba a mi papá, pero él me enseñó esto. Él falleció porque se fue a trabajar a Canadá para que yo pudiera estudiar veterinaria, él me pagaba los estudios desde allá, entonces es un deber que tengo con la sociedad y lo amo. Porque si yo lo puedo hacer, lo voy a hacer diez mil veces más.

¿Cómo se financia la recuperación de tus rescatados?
La financio yo, mis amigas, mis seguidoras. En realidad todas las redes que he formado y que nunca pensé que iba a formar, me ayudan. También mis clientas a veces me dicen “Moni, ¿te falta algo?”, a veces no me falta nada porque yo compro harto y trato de darle la misma medicina a un paciente que tiene plata, como también a los que yo les digo “Fonasa A”. Ambos reciben la misma medicina, con los mismas jeringas y frascos. Lo financiamos entre todas, somos muchas mujeres, por sobre todo, que estamos metidas en este tema. Son clientas, amigas y personas que a veces ni siquiera conozco, pero que confían en mí y me ayudan a través de redes sociales.

Hablas con mucha convicción sobre la tenencia responsable. Dinos, como profesional, por qué no debemos comprar perros de criadero y privilegiar el rescate de perros abandonados.
Porque conozco de tan cerca el abandono, ya que como dije antes, vivo en San Bernardo en donde no hay educación por parte de la población para tratar o para respetar a los perros o gatos. Entonces yo llamo a adoptar porque hay mucho perro abandonado en Chile -cerca de 250 mil en perros y cerca de 95 mil gatos- además porque al adoptar disminuyes la población canina o felina callejera en Chile. También al adoptar promueves la adopción, que aunque tú no lo digas la gente sabe que tu rescataste y adoptaste. Entonces generas una empatía con las otras personas. Al adoptar disminuyes la posibilidad de que tus mascotas se enfermen. Y lo más importante, es que no es necesario comprar, ya que un amigo no se compra. Y el acto de adoptar te cambia la vida a ti y a tu mascota ya que, los ojos de un perro agradecido no tiene precio.

¿Puedes darnos algunos tips para evitar errores frecuentes en el cuidado de mascotas?
Las desparasitaciones son cada 3 meses de por vida.
Las pipetas o anti parasitarios externos son cada un mes, ya que las enfermedades que afectan al animal también afectan al ser humano, así que hay que mantener a nuestros animales saludables.
Las mascotas deberían pasear por lo menos 1 vez al día 30 minutos, lo ideal deberían ser dos paseos al día de 30 minutos cada uno. Tengan o no tengan patio.

¿A qué jugabas cuando niña?
Me emociona esta pregunta porque yo jugaba a ser veterinaria, siempre jugué a eso, ya que yo rescataba animales con mi papá. En una oportunidad tuve una gatita que iba a ser mamá, entonces mi juego era ayudarla a parir, cuando ella lo paría lo limpiaba con una toalla y luego lo revisaba por todos lados. Ahí recién se lo pasaba a la gatita. Otro juego también era simular que mi perrito se enfermaba y yo lo curaba. Esos eran mis juegos cuando niña.

Muchas niñas sueñan con convertirse en veterinarias, pero suelen frenar su vocación debido al temor de ver sufrir a los animales. ¿Qué les aconsejarías? ¿Cómo manejas tú el sentimiento de pena por verlos sufrir?
Es super difícil porque siempre está ese temor de ver sufrir a los animales. La verdad es que los verás sufrir, porque es tu trabajo, pero así mismo también lo es el sanarlos. Y no hay nada más hermoso que ver un animal que estaba enfermo y que tú hiciste todo para salvarlo, y lo hiciste. Eso reemplaza toda la pena que puedas tener por un animal que sufrió.
Mi consejo es que dejen sus miedo atrás, que estudien veterinaria y que no hay nada más lindo que poder sanar a un animal y que no se van a arrepentir. Para mí lo más importante es que como médico veterinario no puedes perder la empatía y el respeto por el paciente, si lo pierdes, es porque ya no sirves como médico.

¿Quién fue tu primera ídola?
Jane Goodall es una primatóloga etóloga, que se dedica a la conservación y bienestar de los animales a nivel mundial, pero específicamente se dedica a la conservación de los primates. ¡Me encanta! Es mi ejemplo a seguir, solo que yo con los perros.

¿Recuerdas algún acto de solidaridad femenina reciente que hayas hecho o recibido?
Este último tiempo comencé a trabajar junto a mi amiga, que también es veterinaria, pero se estaba dedicando un tiempo al modelaje. Hace un tiempo comencé a empoderarla para que comenzara a hacer lo que le apasiona, que son los animales. Ahora trabajamos en conjunto, la trato de apoyar en todo, cuando está media complicada con un caso o cuando necesita ayuda yo voy y le enseño la práctica, tenemos pacientes en conjunto.
Yo creo que el apoyo entre mujeres es fundamental porque se pueden lograr muchas, pero muchas cosas. Yo feliz de compartir mis conocimientos y mi práctica con una mujer tan bacán como la Valentina, que es igual de aperrada que yo. Lo digo porque como Valentina se dedicó un tiempo al modelaje y la gente piensa que por hacer algo no se puede hacer lo otro. Pero mi amiga es una gran profesional y nos estamos empoderando cada vez más.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mónica Flores Estay (@moniveterinaria) on

Sabemos que te mueves muchas horas del día por la ciudad, dinos una canción que te fascine cantar a todo volumen en el auto.
Hay una canción que me encanta y que es la que siempre pongo en todos mis rescates que han visto en mi Instagram, se llama Dog Days Are Over. Es bacán, la escucho a todo lo que da y me recuerda cada adopción que he generado.

Puedes seguir a Mónica Flores en su instagram @moniveterinaria y enterarte de las muchas maneras que puedes ayudar tu también a rescatar animales de la calle, un problema que se resolverá cuando la cultura de la tenencia responsable llegue a todos los rincones de nuestro país.

1 COMENTARIO

  1. Hermoso testimonio.
    Siempre se habla del abandono de mascotas, de la gente que los bota porque les molestan, porque ya no quiere hacerse cargo, pero muy poco se habla de la negligencia,
    Es tanta la cantidad de gente que dice amar a sus mascotas pero las tiene sin collar, sin placa y ni hablar de chip… me da tanta pena ver carteles en las calles, avisos en los grupos de facebook y en alertas de SOS… es mucha la gente pierde a sus mascotas de forma negligente. Hay que hacer un llamado a tomar conciencia.

Comments are closed.