Eloísa Díaz
POR JAVI BAÑADOS
Me la imagino fuerte, paciente y madura. Imagino que nos diría a todas “no se rindan, sigan luchando por lo que merecen”, “sé que es difícil pero no imposible”, “a mi también me pasó”. Eso se me viene a la mente cuando pienso Eloísa Díaz Insunza, la primera mujer en estudiar y titularse de Medicina en nuestro país y en toda Latinoamérica, a la misma que Metro De Santiago no quería -hasta hoy- homenajear con ponerle su nombre a la estación de metro “Hospitales”, de la próxima Línea 3.

La Universidad de Chile, mismo lugar en donde estudió Eloisa, lanzó la campaña llamada #UnMetroParaEloísa, con el fin de que todos conozcamos quién es ella, y comencemos a darle al fin “algo” de reconocimiento a las mujeres de este país. Digo “algo”, porque falta mucho por donde avanzar y mucho por hacer. A pesar de todo el esfuerzo de la Universidad de Chile (firma la petición) y de todos los que estamos con la causa, Metro De Santiago tras reunirse hoy con la vicerrectora de la Universidad de Chile, Faride Zeran, el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, la jefa de relaciones con la comunidad de Metro De Santiago y distintos actores sociales de Independencia, se comprometieron a llevar esta gran campaña #UnMetroParaEloísa al directorio.

La unión hizo la fuerza amigas –y la seguirá haciendo, de eso estoy segura–, ya que a pesar de que hasta ayer, Metro De Santiago, no haya querido dar chance para cambiar el nombre de la estación, hoy están dispuestos a pensarlo, y ojalá que la respuesta sea un “Sí”. Es que igual hubiera sido doble estándar de su parte, ya que antes sí se han cambiado los nombres de algunas estaciones, como por ejemplo: La actual estación llamada “San Alberto Hurtado” antes su nombre era Pila del Ganso; la actual estación llamada “Presidente Pedro Aguirre Cerda” antes su nombre era “Club Hípico”; y por último, la actual estación “Lo Valledor” antes se llamaba “Maestranza”.

Al saber que de 118 estaciones de metro, solo 8 tienen nombre de mujer, yo creo que ya es hora que nos empiecen a reconocer ¿no?