Constanza Arancibia es arquitecta y se dedica a la decoración de interiores. Vive con Julio su novio y su perro Dalí en Viña del Mar. Nos cuenta que se tituló a fines del año pasado y se dio vacaciones hasta marzo, “así que estamos aprovechando los días de desempleo para regalonear con mi peludo Dalí”.

¿Cómo se llama tu mascotas?

Dalí, por Salvador Dalí, porque su colita parece pincel y siempre quisimos que nuestra primera mascota tuviera nombre de algún pintor que nos gustara mucho.

¿Cómo llegó a tu casa?
Después de llevar un año viviendo con mi novio, nos pidieron cuidar a unos perritos vecinos. Quedamos enamorados y decidimos que era tiempo de adoptar: buscamos fundaciones que dieran perros en adopción y llegamos a Fundación Julieta, mandamos solicitud de adopción para un perrito, pero al final se quedó con la familia que lo estaba cuidando en ese momento, entonces nos llegó la foto de Dalí y supimos que era para nosotros. Esperamos casi un mes para recibir respuesta de la adopción, fue super deseado y esperado, viajamos desde Viña a Santiago para ir a buscarlo.

¿Cómo es su personalidad?
Es super sociable, ama las visitas, cuando tocan el timbre se vuelve loco y espera a todos en la puerta, se hace amigo de todo el mundo, en el barrio ya lo conocen porque es muy sociable y amigo de todos los perritos también. Es un encanto, en mi universidad lo conocen por su Instagram @elperrodali y a veces ni conozco a la gente y en la calle se acercan felices cuando lo reconocen, es todo un personaje de las redes sociales jajajaja.

Cuéntanos un momento inolvidable que hayan compartido juntas. 
El año 2017 tuve un momento super difícil emocionalmente, Dalí se daba cuenta que yo no me encontraba bien, y empezó a contenerme cuando tenía crisis de angustia y de pánico. Ahora siento que sabe cuando estoy un poco triste y trata de no despegarse de mi lado. Llegó a sanarme con sus lengüetazos, cariños y movimientos infinitos de colita.
¿Qué onda la hermosura de Dalí?
¿Cuáles son sus rutinas? 
En la mañana, si no ha dormido en la pieza, le abrimos la puerta y viene corriendo a acostarse con nosotros un rato, mi novio lo saca a pasear antes de irse al trabajo, y durante el día si no estoy en la casa lo saca don José, el conserje, y se quedan jugando en el patio con otro perritos del edificio y por las tardes salimos todos a pasear por el barrio. Le encanta subirse a nuestra cama y meterse debajo de las sábanas, ama los fin de semanas porque armamos panoramas los tres juntos.

Danos un buen dato para los que tienen mascotas
Para nosotros tener a Dalí fue una decisión enorme, porque es una gran responsabilidad que se suma a tu diario vivir. Si se decide agregar un peludo a la familia es necesario saber que hay que sacrificarse, nosotros por ejemplo hemos pedido días en el trabajo para cuidarlo si está enfermo, postergamos salidas muy prolongadas si va a estar tanto rato solo y nadie puede cuidarlo. Este año nuevo decidimos quedarnos en la casa porque no queríamos que pasara las 12 de la noche solo con tanto ruido. En resumen, la tenencia responsable no es solo darle comida y techo, es darles amor, preocupación, y una buena vida en general. Recomendamos a ojos cerrados los productos Kong, nos ayudaron demasiado los primeros meses que Dalí tuvo ansiedad por separación, porque quería estar todo el día con nosotros y no podía quedarse ni una hora solo.

Cuéntanos una manía que tenga o el mayor desastre que ha hecho:
Se enoja cuando salimos, así que apenas ve movimientos de salida de alguno de los dos, se va a esconder debajo del sillón, y le encanta dormir entre las almohadas de nuestra cama. Es un cazador profesional de bichos voladores.

¿Es el primer perro/ gato que has tenido?
Es el primero mío de mi vida ya de adulta, para mi novio ha sido la primera mascota de su vida. En mi casa siempre tuvimos gatos y perros, antes de irme de la casa de mis papás tuve estas dos mascotas que siempre recordaré: Sir Shakespeare, un gato con alma de perro que recogí de la calle y vivió dos años y murió de problemas renales por ser callejero por tantos años, y tuvimos a Benjamín, que llegó a nosotros porque su ama murió de cáncer, estuvo 10 años con nosotros y se convirtió en el mejor amigo de mi papá porque lo acompañó fielmente en el período que perdió su vista. Mis mascotas que tuve viviendo con mis papás siempre llegaron en condiciones especiales y en momentos que la familia necesitaba sanarse de algo.
Hoy trabajo desde casa. Chao, jefe.

*Si quieres compartir la historia de tu mascota, puedes enviarnos un mail titulado “MASCOTA” a contacto@zancada.com respondiendo estas mismas preguntas. Dinos también tu nombre y a lo que te dedicas para hacer una pequeña introducción y envía una foto de tu mascota y otra en la que aparezcas con ella (opcional). Nuestra intención es conocer historias del cariño que surge entre humanos y animales, compartir datos y fomentar la tenencia responsable. ¡Gracias por compartir!

1. ¿Cómo se llama tu mascota?
2. ¿Cómo llegó a tu casa?
3. ¿Cómo es su personalidad?
4. Cuéntanos un momento inolvidable que hayan compartido juntas.
5. ¿Cuáles son sus rutinas?
6. Danos un buen dato para los que tienen mascota. (una sugerencia por el bien de la tenencia responsable + un dato de un producto o servicio relacionado con su cuidado o entretención)
7. Cuéntanos una manía que tenga o el mayor desastre que ha hecho.
8. ¿Es el primer perro/gato que has tenido? (Cuéntanos algo de los anteriores)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here