Natalia Valdebenito
Ignacio Gálvez.

POR JAVI BAÑADOS
“La amo más que nunca”, esa fue mi frase final cuando terminó la última función de “Sin Miedo” en Santiago. Fue una noche mágica, una montaña rusa de emociones, en la que Natalia Valdebenito demostró que siempre puede sorprender más, y que su creatividad y talento no tienen límites.

Cuando eran las 21:00hrs se percibía una atmósfera expectante, yo creo que todos la extrañábamos y -al menos yo- sentía esas ansias de que ojalá se subiera al escenario luego. Natalia siempre me ha dado fuerzas y yo creo que a muchas de ustedes también. De seguir luchando, que no nos pasen a llevar y que entendamos que lo que va mal aquí, no somos nosotras. Y, por sobre todo, no rendirnos ante la idea de expresarnos “sin miedo”.

Sentía que la Nata hablaba como una amiga, esa que es igual de loca que tú y que te cuenta todas las cosas sin filtro, con la que cuesta parar de hablar por teléfono, porque sí o sí siempre tendrá algo nuevo e interesante para conversar. No por nada se agotaron las entradas y anoche su presentación fue con la casa llena.

Era imposible no empatizar con ella, porque a pesar de que no le gustan los perros (y a mí me encantan), Natalia Valdebenito cuenta que sí le gusta ese perro que nos acompaña cuando tenemos miedo. Ese que nos topamos en la calle cuando está oscuro y vamos rezando por que no nos pase nada. Dejando una vez más la crítica ahí, sobre la mesa, para que reflexionemos. Porque sí se puede ser mujer, inteligente, crítica y buena para la talla.

Ahora Natalia seguirá viajando por nuestro país, para llevar “Sin miedo” a todo Chile.

Ignacio Gálvez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.