POR JAVI BAÑADOS
“Amigos por siempre” es una película sensible, logró mantenerme atenta en todo momento. Es difícil pensar que personas de mundos totalmente distintos, puedan llegar a formar un lazo tan importante, como es una verdadera amistad en donde un hombre tetrapléjico y multimillonario coincide -más de lo esperado- con un ex reo. Algo inesperado pero que termina resultando bastante bello. Y lo mejor de todo es que ¡esta es una historia real!

Neil Burger es el director de Amigos por siempre, versión estadounidense de la película francesa “Intouchables” de Olivier Nakache. Protagonizada por Bryan Cranston, Kevin Hart y Nicole Kidman, quienes logran que empaticemos con sus personajes, que si bien no tienen realidades parecidas, si logran tener algo en común. Lo solos que pueden llegar a sentirse.

Algo que me sorprendió para bien, fue que no es una historia de amor romántico. De hecho toca un tema que actualmente y a mi parecer, se ha dejado de lado. La amistad, la confianza y la entrega que podemos ofrecer a una persona que, si bien no tiene nuestra misma sangre, somos capaces de elegirla. Para serle leal y para compartir todo aquello que te aqueje o te guste.

Un plus que tiene la película es estar basada en una historia auténtica, eso logró transmitirme cotidianeidad. También ayudó a que no cayera en ser densa o excesivamente dramática, ya que logra mezclar la comedia con el drama, tal y como es la vida muchas veces: dramáticamente chistosa.

Por otro lado, también empaticé con el sentido de la independencia ¿cómo es cuando toda tu vida fuiste exitoso/a y de pronto debes depender de alguien? Sin duda Amigos por siempre logra que volvamos a confiar en un otro (o que al menos lo pensemos). Algo muy difícil en una actualidad tan individualista, lo que hace que valga aún más la pena ir a verla.

Revisa aquí los detalles de su estreno el 10 de enero en CineHoyts.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here