POR MIRANDA GIRL
Debo ser honesta y partir este post reconociendo que el mundo Victoria’s Secret no es un mundo que me guste demasiado, pero sí es increíble el ruido que provocan sus desfiles y lo importante que puede llegar a ser para la carrera de una modelo. Cada año un artista sube al escenario a cantar, cual Super Bowl, y eso aumenta aún más la atención del público por ver este espectáculo de mujeres estupendas usando lencería con accesorios, como sus ya clásicas alas, y también otros elementos que hacen que cada pasada sea impresionante.

Desde sus inicios, han contratado a las modelos más top, como Tyra Banks, Helena Christensen, Stephanie Seymour, Naomi Campbell, Gisele Bündchen, Heidi Klum, Miranda Kerr, Lily Aldrige, Karlie Kloss, entre otras. Ojo que esto no quiere decir que necesariamente todas sean los llamados “angels” de la marca, esas son las que tienen contrato más allá de las pasarelas y aparecen en sus gráficas o como rostros de sus fragancias.

En los últimos años, sus caballitos de batalla fueron Alessandra Ambrosio y Adriana Lima, ambas abandonaron recién sus labores (se podría decir que colgaron el colaless, literalmente) para entregar el mando a las nuevas top, que serían las hermanas Gigi y Bella Hadid, Kendall Jenner, Taylor Hill, Gizele Oliveira, Sara Sampaio, Devon Windsor, Cindy Bruna y Grace Elizabeth, entre otras, y como para darle un lado inclusivo está Barbara Palvin, quien es modelo hace bastante tiempo y en los últimos años ha subido algunos kilos transformándose en una modelo más curvy en comparación al resto. También está su nueva contratación, Winnie Harlow, la modelo canadiense con vitiligo, quien fue descubierta por el programa America’s Next Top Model, y a pesar de que no ganó, su carrera fue en ascenso hasta llegar a pisar una de las pasarelas más importantes del mundo.

Como dato polémico, hace muy poco los representantes de la marca dieron un comunicado diciendo que no tienen contemplado incorporar entre sus filas a modelos de tallas grandes ni transgéneros porque “a la gente no le interesa”, por lo tanto Barbara Palvin, sería lo más curvilíneo que veremos –al menos por ahora– en los desfiles. Y de diversidad habrá que conformarse con que, al menos, tienen modelos de todas las razas y no solo rubias despampanantes. Por lo pronto seguiremos viendo a las más esbeltas modelos de distintas razas, con sus aparatosas alas desfilando una de las lencerías más famosas del mundo acompañadas de los cantantes más top.

Esperemos que la diversidad llegue a esta tremenda pasarela y que los organizadores se pongan más a tono con los tiempos ya que su influencia en la estética del mundo de la moda es enorme.