La evolución de Justin Bieber

por Joce Acuña (@joce_a), foto: gentileza DG Medios

Justin es hijo de la era del YouTube, post My Space, cuando internet comenzaba a ser el hábitat perfecto para nacer en el ambiente artístico. Hoy, a sus 22 años, tiene el mundo a sus pies, haga lo que haga, diga lo que diga.

Por allá en 2008 descubrieron al pequeño Justin y de ahí, todo fue en ascenso, y claro, en ese entonces era sólo un niño, que a pesar de estar bajo la observación de su madre, de alguna u otra forma la fama lo aceptó. Justin pudo no ser del agrado de muchas en un comienzo, pero su evolución ha sido una cosa innegablemente interesante:

De una ternura de niño pasaste a ser una bomba sexual que está ni ahí con todos -ya, súper típico en verdad, pero por lo general lo veíamos con actrices, o a A.J y su problema con las drogas durante el boom de los BSB… Pero esa es otra historia. Lo importante acá es el poder de influencia de Justin Bieber, a tal nivel, que algunos medios lo calificaron más potente que el de Obama o el Dalai Lama.

Podríamos decir que el cantante es el niño símbolo de los millennials -te guste o no-, que sigue con su rebeldía, vendiendo más de 100 millones de grabaciones, que apaga sus redes sociales y que pretende dejar los escenarios por un tiempo. ¿Vale la pena verlo el 23 de marzo? Sí, siempre es interesante ver un fenómeno del pop, y digámoslo: Justin queda para rato.

1 COMENTARIO

  1. Si Bieber es considerado sexy apaga que nos vamos! jejeje existiendo Fassbender no pierdo el tiempo con bebitos.

Comments are closed.