Tags Notas con Tag "SEXO"

SEXO

20 914

image
por Libertad*

Basta con andar caminando un rato por las calles y ver que está tapizado con afiches, promociones e invitaciones a ver una taquillera película: 50 Sombras de Grey. ¿La quiero ver? Por supuesto que sí, me devoré “de forma intangible” los 3 libros y esperare para verla cuando pase un poco la parafernalia.

Lo que me sorprende es la poca cultura sexual que existe en este país, ya que durante este tiempo han salido un montón de artículos de revistas con cosas como “7 excusas para dar si quieres ver la película y no sentirte culpable”… Ahí me detengo, ¿porque debemos tener excusas de ver una película? O peor que eso, ¿por qué debería sentir ¿culpa? Tengo una amiga que le da vergüenza ir y otras que van acompañadas con sus amigas, para así sentir “apoyo moral” de ir a ver a Grey. Y para rematar, caminando por ahí, un tipejo me dice: ¿Te vas a ir a calentar con Grey? Plop.

¿Para qué sentir culpa, no haga caso… si la quiere ir a ver, vaya, sin culpa. Y si la quiere repetir, buenísimo también. Por algo tan simple que es nuestro goce y que nadie se meta con eso.

Y para los trogloditas que opinan cosas como “es porno para mamás”, ¿significa que por ser madre se te acaba la líbido y no tienes derecho a un sexo alocado y quizás más erótico de lo acostumbrado? La educación sexual en nuestro país es considerablemente nefasta, más aun si por medio de un libro o película se abrieron cientos de ojos y mentalidades ante una vieja (no nueva) forma de tener sexo, lo que es maravilloso y triste a la vez.

Es cierto que el libro no es una maravilla literaria, pero creo que cumple una fantasía: el poder cambiar un hombre, por nuestra acción y mérito. Qué maravilloso suena ¿no? Hasta utópico.

En fin, por mi parte, tendré mi cita con Christian Grey… Pero no se lo cuenten a nadie.

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

18 1524

youaretheworst__140124200624
por La Fox

Una vez le describía a un amigo lo que yo consideraba la relación perfecta y me respondió que habían dos películas: una con Mila Kunis y Justin Timberlake que era buena y otra con Natalie Portman y Ashton Kutcher que era bien mala, que probaban que mi “relación perfecta” no tenía por dónde terminar bien.

Yo quería un amigo con el que me podía reír mucho, tener buen sexo, escuchar música, pero que todo se quedara ahí, entre paredes. Que nos pudiéramos textear en la semana tonteras, pero que no fuéramos a cumpleaños juntos y que si nos pillábamos en carretes partir a tirar a un baño. Simple.

Pero aparentemente engancharse es inevitable. De cualquiera de las dos partes, yo por hacerme la chora insensible he terminado en situaciones muy pencas donde yo creía que estaba todo bien con ese ritmo y termino siendo la “perra culiá insensible”. Por mi lado yo salgo corriendo al primer atisbo de celos que me den, lo último que quiero es pasarme rollos de si soy la única mina con la que se acuesta (esto solo me perturba desde la vereda de las ETS, por eso chiquillas siempre condón). Me da lata salir corriendo porque por lo general mis “caseros” son personas con las que me llevo súper bien y me río harto, pero con quienes jamás pololearía.

Hace unos días, el que venía siendo mi agarra amigo por casi dos años, que cumplía con todas mis expectativas de relación ideal (aunque de repente le bajaba con que “por qué no le contesté el teléfono ayer”), además de ser el único constante que me agarraba (no por decisión propia, sino más bien que por casualidad), empezó a salir con otra mina. Frente a cualquier expectativa me destrocé.

Si me preguntan hace dos semanas qué opinaría si él empieza a salir con alguien más y me reí, pero esta vez no me reí nada. Pena real. Ni siquiera me lo ha expresado formalmente pero yo sé. Por mi parte quiero creer que se me va a quitar en una semana, pero no tengo cómo saber. Además que no tengo a nadie más en mente para amigo-agarrar.

¿Están destinados los agarra amigos a terminar mal? Creo profesamente en la relación de amistad entre un hombre y una mujer, pero ¿es posible sumar intimidad sin que se crucen los cables? Yo creía que podía pero parece que no. Quizás estuvimos mucho tiempo hueviando y que a los agarra amigos hay que ponerles fecha de expiración.

¿Qué opinan? ¿Han tenido agarra amigos?

*La foto es de una serie que se llama You’re the Worst, y que trata específicamente de agarra amigos que se llevan tan bien que se terminan gustando.

29 2771

image
por Jo M.

El otro día estaba conversando con una amiga sobre lo difícil que es vivir con la pareja. Cuando vives con amigos ya es pelúo, pero la relación no es tan intensa; no tienes que hacer de todo juntos, todavía tienes independencia y un territorio privado que es la pieza individual. Y si pololeas y duermen prácticamente siempre juntos en tu casa o la suya, igual siempre está la opción de arrancar y estar solos.

Cuando te vas a vivir con tu polol@ -o te casas de una- toda esa privacidad desaparece; duermes con esa misma persona todos los días, sabes todo lo que él hace y él lo que tú haces, y con suerte tienes un momento sola -y con más suerte, un espacio propio- cuando vas al baño.

Entonces, entre otros temas, aparece una dificultad no menor: ¿qué hacer con la masturbación? ¿Dónde y en qué momento?

Tengo amigas que tienen la ilusión de que, al vivir juntos, sus minos no se masturban; yo estoy segura de que lo siguen haciendo (es algo que hacen tan seguido desde los 12 años, tanto que es casi independiente del sexo) y me imagino que deben aprovechar el momento de la ducha para reencontrarse con Manuela. Y muchas mujeres que conozco, en cambio, suelen abandonar la práctica masturbatoria una vez que se emparejan, más todavía cuando comparten casa con el susodicho o susodicha, ya que con la pareja satisfacen el instinto sexual y la calentura, que es el motivo por el cual se masturbaban.

A los que viven o han vivido en pareja les pregunto: ¿han seguido masturbándose? ¿Con qué frecuencia y en qué momento? ¿Saben si lo hace su compañer@? ¿Han reclamado o recibido reclamos por seguir con la masturbación al compartir casa con la pareja?

Foto: Gustavo Medde vía Flickr

35 4045

shunga
por Midori

Me avergüenza siquiera pensar en esto, pero tengo que empezar este post reconociendo que no tuve orgasmos hasta varios años después de masturbarme y de haber perdido la virginidad. Siempre he disfrutado el sexo y creo que soy más caliente que la mayoría de las mujeres que conozco (siempre-siempre tengo ganas de tirar), pero aún así tuve varios pololos y experiencias (sola y acompañada) sin nunca lograr llegar al orgasmo.

Probé cremitas y lociones de esas que te hacen sentir más frío o más calor en el clítoris, me compré mi primer Japi Jane, el segundo, pero no fue hasta descubrir “Secret Garden” (Jardín secreto) de Shunga que empecé a tener orgasmos como si nada.

A una amiga se la habían recomendado unas amigas lesbianas, así que confiamos. A diferencia de otras que había probado, “Jardín secreto” de Shunga no provoca una sensación inmediata, pero si me echo un poquito en el clítoris y después froto, llego al orgasmo en un minuto. De hecho desde que abrí la llave de los orgasmos llego tan rápido que a veces tengo que tratar de demorarlo para disfrutar la previa y que sea más intenso.

Ahora ya no la necesito para alcanzar orgasmos, pero no puedo dejar de reconocer que a esta cremita transparente le debo de alguna forma todos mis clímax. Yo en su momento la tuve que encargar por eBay, pero ahora me entero de que tienen distribución en Chile.

3 924

image
por Galia

Dentro de la cartelera del festival de Cine de Las Condes, se presentó una película francesa del talentoso François Ozon, un cineasta bien prolífico que se ha destacado sobre todo a nivel de festivales internacionales, con películas delicadas, sobrias, con historias humanas y profundas, como “8 Mujeres” y “La Piscina”.

En esta nueva entrega, vuelve a enfocarse en historias parecidas, con personajes que a él le interesan; mujeres jóvenes en pleno proceso de exploración.

Jeune & Jolie” cuenta la historia de Isabelle, una joven adolescente que en el verano cuando cumple 17 años pierde la virginidad con un joven alemán, que con todas las expectativas que ella tiene frente a este gran momento, no logra disfrutarlo y se lleva una gran decepción. Pero su insatisfacción y su personalidad hipersexualizada la llevan a involucrarse en el mundo de la prostitución. A pesar de no tener necesidades económicas, se embarca en esta aventura secreta, solamente por el placer que le dan hombres experimentados, que los jóvenes de su edad no tienen. Esa experiencia es la que la atrae a convertirse en una sensual prostituta al poco tiempo, teniendo clientes que triplican su edad. Esta historia es contada a través de las cuatro estaciones del año, partiendo por el verano y terminando en la primavera.

La premisa creo que es bastante cautivadora, ya que la prostitución siempre ha estado asociada a un interés económico, y creo que nunca había visto este tema siendo tratado desde el nivel más profundo, desde la satisfacción sexual en sí.

El tema de la edad es una problemática bastante interesante, lo que en esta película francesa se logra extremadamente bien. Lo que se plantea es que las personas con mayor experiencia, en todo sentido tienen una claridad mucho mayor, y en este caso, se puede apreciar a nivel sexual. Lo que no te da la juventud en vitalidad y en energía, te lo da la experiencia, en conocimiento y en sensaciones profundas, y eso es algo tan valorable y tan poco considerado que basta tener una mirada un poco más profunda hacia estos temas para encontrar un mundo nuevo e impredecible.

“Jeune & Jolie” retrata estas sensaciones y experiencias de manera tan delicada, con poco diálogo y planos maravillosamente logrados, además de una música que aporta a la descripción de situaciones de manera perfecta. Esta película logra lo que más rescato en el cine; la capacidad de contar sin explicar, sino que sólo mediante acciones, gestos, detalles. Esa sutileza solo la logran los grandes.

“Jeune & Julie” (Joven y Bonita) 2013
Dirección: François Ozon Guión: François Ozon
Elenco: Marine Vacth, Géraldine Pailhas, Frédéric Pierrot

5 1879

enlacama
por Diana L

Yo no entiendo por qué los moteles son tan feos. Si bien he sabido de listados armados por revistas que hablan de algunos que tienen más onda, en general todo en ellos es de pésimo gusto, sean de los más baratos, o esos que valen alrededor de 50 lucas.

Pero claro, cuando uno está embalado, todo eso da lo mismo, y muchas veces los moteles son la mejor opción para tener sexo en un lugar más tranquilo, especialmente cuando uno vive con más personas y los momentos de soledad son escasos.

Pero volvamos a la estética. De entrada normalmente tienen un olor entre desinfectante y cigarro. Puaj. La iluminación es horrible. Y me han tocado paredes pintadas de los colores más insólitos, también habitaciones redondas sin ninguna onda, y para qué hablar del cubrecama, los cojines y sábanas. Pero reconozco que entre todo ese ambiente kitsch he descubierto un artículo que nunca pensé que tuviera un efecto calentón en mí: los espejos. ¡Me encantan los espejos!

Apenas entro en una pieza de motel veo si tienen o no espejo, ya sea en la pared o en el techo, porque me parece híper sexy poder vernos reflejados tirando. Y la verdad es que aunque ni yo ni mi pololo tenemos cuerpos ni cercanos a la perfección, yo no sé si será que uno está muy horny, pero encuentro que nos vemos la raja. Además es bacán poder mirar al otro aun en ciertas posiciones en que no estás frente a frente.

Supongo que debe pasarle algo parecido a quienes deciden grabarse, pero yo no he sabido de nadie que luego, al ver los resultados, sienta que se ve bien y que no le de vergüenza. Me imagino que el hecho de verlo cuando uno ya no está caliente, genera un efecto de realidad en que las imperfecciones son evidentes.

Obviamente no pondría un espejo en mi pieza, pero aprovecho de disfrutar de su presencia durante esas esporádicas visitas a moteles.

Foto: película “En la cama”

0 605

guiaJapiJane00
#GuíaDeRegalosZancada

Japi Jane es la primera juguetería para adultos de Chile. Si estás buscando pasar una Noche Buena, encontrarás juguetones vibradores, placenteros aceites y divertidos juegos para tener una atrevida y sexy navidad.

Web: www.japijane.cl
Mail: contacto@japijane.cl
Instagram: @japijane
Twitter: @japijane
Facebook: japijane
Dirección: Luis Thayer Ojeda Norte 059, Oficina 11 Providencia/ Monjitas 580,  2º piso Santiago Centro / Calle 10 y 1/2 Norte 732-A Oficina 6 Viña del Mar

Rango de Precios: Desde $890 a $129.990
Acá nuestras recomendaciones:

92 6289

image
por Natalia*

Estoy próxima a cumplir 29 años y como se acercan los 30 he empezado a analizar y cuestionarme muchos aspectos de mi vida. Uno de los que más he pensado, ha sido el de a mis 28 aún ser virgen.

Desde que tengo 14 años he tenido pololeos normales, no muy duraderos pero nunca ha llegado ese momento de intimidad con mi pareja como para que se haya dado tener relaciones sexuales. Ahora llevo 6 años sin pololear, actualmente no tengo pareja y he tenido mis affairs entre medio pero sólo han sido sus besos locos. Recién a mis 27, recibí sexo oral de parte de un brasileño que conocí por ahí.

Nunca he sido de esas personas que le gustan mucho los “touch and go” o los “one night stand”, más bien prefiero una relación estable, pero por mi cabeza ha pasado hasta contratar un gigoló. Todas mis amigas hablan de sus eventos sexuales, yo sólo tiendo a reír y tirar la talla porque ser virgen ahora ha sido algo que me avergüenza un poco.

No sé si será autoestima o qué, pensar en cómo será mi primera vez o qué pensará mi pareja al saber que soy virgen es algo que a veces me atormenta.

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

15 4473

image

por Midori

Hace algún tiempo que estoy soltera; tengo y disfruto de sexo ocasional cuando se da la oportunidad con algún chiquillo que me gusta, pero no tengo ninguna certeza de antemano de esos encuentros fugaces, ni tengo una frecuencia sexual como la que desearía tener.

Los orgasmos al menos no son un problema: los tengo cuando quiera y en un par de minutos o menos gracias a esa maravilla llamada Magic Spot que guardo en mi velador. Pero muchas veces con la calentura no sólo busco llegar al clímax, sino que me hace falta tener el peso de un hombre encima (como bien lo dice Carrie en un capítulo de SATC donde viaja en tren sólo para tener sexo después de una larga sequía) y todo lo que eso conlleva: besos, langüetazos, agarrones, penetración, sexo oral, palabras cochinas, y ojalá hacer algo de cucharita y terminar con una mañanera.

Tener un casero con quien mantener un ritmo estable me suena a una buena idea en la teoría, pero no he sabido llevarlo a cabo con el descaro y la eficiencia necesarios para lograr encuentros semanales, mensuales o cuando sea que se me dé la gana. Nunca he sido tan directa ni me han propuesto abiertamente tener sexo, sino que siempre tiene que haber cierta casualidad, cierto coqueteo o pseudo citas antes de concretar.

Entonces tengo placer con mi vibrador, trato de generar esa casualidad que me lleva a encuentros fugaces, pero no he logrado por completo satisfacer la falta de sexo que me trae la soltería; y además de las ganas de tirar, no puedo evitar sentir que estoy perdiendo lo poco de juventud que le queda a mi cuerpo treinteañero.

¿Tendré aceptar esta sequía como parte de la vida? ¿Qué hacen ustedes cuando llevan un tiempo sin sexo pero no han perdido la calentura?

26 1429

reglasex
por @Negra_Tortuga*

Cuando estás soltera y el sexo es escaso, que haga aparición tu periodo menstrual el mismo día que tenias planificado tener sexo es una maldición.

En mi soltería de ya dos años me he acostumbrado que solo de vez en vez “me toca”. No tengo la costumbre de tener amiguitos con ventaja, lo que lleva a que acostarme con alguien sea algo raro y escaso. Justo mañana ocurriría uno de esos tan esquivos eventos, PERO hoy fui al baño en la noche y estaba ella: roja, presente, ahora y siempre, presente! Siempre se agradece su asistencia puntual una vez al mes (mientras no esperes tener descendencia) y siempre será un placer saber que por este mes estás “salvada”, aunque en este caso, lamentablemente se desprecia su llegada.