Tags Notas con Tag "ropa"

ropa

6 1359

image
por lucy

Si bien mi prenda esencial siempre es el vestido (te puedes ver formal y a la vez relajada, y un buen corte oculta casi todo lo que no quieres que se vea), hay combinaciones y otras prendas que tengo asignadas para distintas ocasiones.

Esto me permite tener un orden mental que me facilita la elección de qué ponerme cada día, ya sea porque evoca alguna sensación o por la comodidad que implica cada momento.

Las hawaianas, por ejemplo, las dejo para el fin de semana o cuando quiero sentirme de vacaciones. Lo mismo con los shorts de jeans. Las faldas largas las dejo para días un poco más fríos o de transición, y también si me toca viajar por horas ya sea en auto, bus o avión porque son cómodas, y al ser largas me protegen del frío de un posible aire acondicionado y me permiten acomodarme sin el peligro de andar mostrando calzones. Por esto último, si sé que voy a ir a un parque, también me aplico con falda larga o shorts.

La chaqueta de cuero la dejo sólo para fiestas. La de jeans, para estar preparada cuando voy a salir de noche. Los tacos y blazers para cuando necesito verme más arreglada o adulta, y las zapatillas para los conciertos.

¿Separan su ropa según la ocasión? ¿O para ustedes todo vale para cualquier día?

9 946

13goingon30bdcap7_original
por Xime

Este sábado es la fiesta aniversario #Zancada9, lo que me tiene muy ansiosa por bailar y pasarlo bien como siempre. Pero como voy con algunas amigas, varias ya están preparando su tenida, lo que me hizo recordar cómo han sido los cambios de ropa en fiestas.

Recuerdo muy bien mi primera vez: una amiga fue a mi casa a que nos maquilláramos y mi decisión fue pintarme los ojos con una sombre celeste (sí, a lo Kenita), la boca morada y harto colorete. Un look bastante circense. De ropa fui con una polera que se amarraba al cuello y unos pantalones de cotelé. Me acuerdo tan bien porque hasta el día de hoy mis papás tienen una foto de ese momento en la casa.

En mi adolescencia decidí que tenía que ser muy casual, entonces iba a fiestas tal como andaba en la universidad, que eran unos pantalones, en ese momento pitillos, una polera de un color y una mochila. A veces me maquillaba, pero sólo si andaba con algún labial en el bolso, si no, así nomás.

Hoy trato de ponerle más color, como he invertido en ropa, zapatos y maquillaje, pienso que debería notarse un poco. Entonces ya no me levanto y me voy a la fiesta, sino que trato de trabajar un poco el tema y combinar la exagerada producción de mi juventud, con mi despreocupación universitaria.

¿Cómo se preparan ustedes?

36 256

image
por Rox

Estoy emprendiendo una misión muy difícil. Luego de ser una acumuladora principiante (digo principiante, porque he conocido personas que jamás donan ni botan lo que no ocupan) que tiene un montón de cosas innecesarias –desde maquillaje, hasta abrigos–, he decidido cambiar y acostumbrarme a tener sólo lo justo y necesario.

Es realmente algo muy difícil para mí, porque con el tiempo uno va adquiriendo nuevas necesidades –a veces absurdas–, como un nuevo color de labial, una crema que tenía rico olor, unos zapatos de un color que me faltaba, etc. Y llegué a un punto en el que realmente la acumulación ya me sobrepasó. Me sentí agobiada por esos montones de ropa, rumas de zapatos y decenas de envases cosméticos en el baño. He decidido que mientras menos, mejor en cuanto a ropa, zapatos, maquillaje, libros (cuántos he comprado que todavía no leo!) y todo lo demás.

21 145

image
por Midori

El otro día, inocentemente, quise comprarme un gorro de lana. Después de una semana en la que nos ilusionamos con la primavera santiaguina volvió el frío, y como mis orejas andaban heladas pensé que sería una buena idea.

Y lo que pasó fue que en ninguna de las tiendas de retail por las que pasé encontré un gorro de lana. Ni siquiera uno feo. Probablemente podría haberlos encontrado en abril, cuando todavía no hacía frío, pero que es cuando el comercio ofrece toda la variedad de prendas invernales.

8 71

poleras
por Fernanda Fierro

Un día procrastinando por Pinterest –ese lugar maravilloso en que puedes perder tardes enteras mirando manualidades y peinados que probablemente nunca vas a hacer–, encontré una prenda que quiero y necesito.

Como ver series es una de las cosas que más disfruto en la vida y tanto o más me gusta todo el merchandising que pueda existir sobre ellas. Y en Pinterest encontré un ítem más que sumar a eso, poleras. Puede sonar muy obvio, todos podemos tenerlas o las hemos visto por ahí, pero las que vi eran con algunas frases o imágenes no tan evidentes, esos pequeños detalles ñoños de la serie que sólo alguien que la ve podría saber.

Lo malo es que la mayoría eran creaciones de la gente o páginas gringas que no se si llegan a Chile, pero siempre hay lugares en que uno puede mandar a estampar. Con eso en mente ya tengo varias ideas para prepararme para la temporada de poleras. ¿Con qué serie andarían vestid@s?

482 401

io01
#concursoZancada

UPDATE. CONCURSO CERRADO.La ganadora es: Gabriela Mosqueda Cisterna. Felicidades! te contactamos vía mail para la entrega del premio.
La nueva propuesta de iO para esta temporada se inspira en seis tendencias: Sport Chic, Soft Punk, Winter Grunge, Lady Romance, RussianDoll y Folk, lo que da como resultado una colección de lo más variada y versátil ya que la idea básica es acompañar en toda ocasión, tanto en la vida laboral como en la social; de noche y de fin de semana.

Además, iO ha creado una nueva línea de jeanería (iO Denim) donde predominan los jeans de diversos estilos, y que también incluye blusas y chaquetas que se caracterizan por el calce.

El protagonista es el cuero y sus derivados, que además de estar presentes en chaquetas, blusas, pantalones, abrigos y tejidos. El dorado también está presente en accesorios. En cuanto a los estampados, las camisas escocesas no piensan retirarse, y las poleras con prints de rugby numbers o rosas en jackards y clásico “pie de poule” mantendrá una fuerte presencia especialmente en pantalones y chaquetas.

Sortearemos una gift card por $200.000 pesos canjeables en la tienda iO del Mall Costanera Center. Para participar debes dejar un comentario respondiendo: ¿Cuál es tu prenda imprescindible para el invierno?.

Las tiendas de iO están ubicadas en Alto las Condes, Parque Arauco, Costanera Center, Portal Ñuñoa, Plaza Norte, Plaza Vespucio, Florida Center, Arauco Maipú, Boulevard Marina Arauco, Boulevard Concepción, Plaza Trébol Concepción, Portal Temuco, Plaza la Serena, Plaza Antofagasta y Mall Plaza Egaña.
io-polaroid-20

io-polaroid-19

io-polaroid-25

io-polaroid-21

io-polaroid-31

io-polaroid-27

io-polaroid-26
io-polaroid-18

Puedes conocer más y seguirlos en redes sociales:
Facebook fb.com/iochile
Twitter @iochile
Instagram @io_chile

0 25

guiaHM
#guiaderegalosZancada Día de la Madre

H & M Hennes & Mauritz AB (H&M) se estableció en Suecia en 1947 y es sinónimo de moda y calidad al mejor precio. H&M tiene una amplia gama de productos, dividida en una variedad de conceptos para mujeres, hombres, adolescentes y niños. Las colecciones de vestuario de la compañía son creadas por su propio equipo de diseñadores internos, estampadores y compradores. La compañía está presente en 54 países y cuenta con 3200 tiendas.

Puntos de venta: Tienda H&M en Mall Costanera Center, Av. Andres Bello 2465, Local 2136, Providencia, Chile.
www.hm.com/cl
Twitter: @hmchile
www.facebook.com/hm

1 21

dato8
por Ema en #Zancada8

¿Cuántas veces has mirado tu clóset lleno de ropa y pensado: “¡no tengo NADA que ponerme!”? Mientras tanto, tu clóset está lleno de ropa desbordando de los cajones y amontonándose sobre lo demás. Somos muchas las que tenemos el mismo problema cuando se trata de elegir una tenida de nuestros muy grandes pero no muy funcionales clósets.

La solución es simple: un poco de buena organización. He hablado con muchas amigas sobre el tema y logré acumular algunos consejos útiles que ayudan a maximizar el uso del clóset.

1. Deshazte de lo que no usas

Por mucho que nos cueste deshacernos de la ropa que estamos convencidas que vamos a usar ‘algún día’, es hora de enfrentar la realidad y separarse. La acumulación es el peor enemigo del clóset y aunque tengas muchas cosas, lo más probable es que usarás mucho menos de lo que hay adentro. Deshacerte de lo que de verdad no usas es una gran manera de simplificar tu vida y crear espacio para lo nuevo. Igual como pasamos por ciclos en la vida, también lo hace nuestra ropa. Un buen truco es poner todos los colgadores en tu clóset mirando hacia ti (al revés). Si en un año el colgador no se ha dado vuelta al lado correcto, puedes estar segura de que lo más probable es que nunca usarás esa ropa de nuevo.

2. Pon las cosas donde se puedan ver

Una de las razones principales por las la que no usamos ni la mitad de la ropa que tenemos en nuestros clósets es porque ni siquiera podemos verla, y por lo tanto, nos olvidamos de que está ahí. Tener todo a la vista significa que no tendrás que buscar las prendas y no te olvidarás de lo que tienes. Esto hace que vestirse sea mucho más rápido y asegura que estás usando toda tu ropa. Si no tienes el espacio, colgadores abiertos se ven bien estilosos y cajas de almacenaje transparentes son una gran ayuda. Cuelga todo lo que puedas y guarda los cajones para los artículos específicos como la ropa interior y los cinturones.

3. Crea secciones en tu clóset
Tener toda la ropa mezclada te puede hacer gastar demasiado tiempo. Organiza tu ropa en los ítems que tienes: todos los vestidos colgando juntos, las chaquetas una junto a la otra etc. De esta manera, una vez que hayas elegido tu pieza principal de ropa, puedes combinar el resto de manera mucho más fácil. Nunca estarás preguntándote ¿dónde están esos jeans? Porque puedes ir directamente a la sección de pantalones. También ayuda a que tu clóset se vea súper ordenadito.

4. Compra sólo prendas que adoras

Por último, pero no menos importante, este es uno de los consejos más útiles que he escuchado. Si realmente lo aplico siempre es otra historia, pero sé que cuando no lo hago me arrepiento de la compra y me siento como si fuera un pérdida de plata y espacio en el clóset. A pesar de que suena muy simple, la mayoría de las veces compramos cosas que realmente no nos gustan, sólo porque estaban ahí, con descuento, o porque no encontramos nada mejor. Lo que suele pasar con estas prendas que no nos vuelven locas es que nunca las usamos. Si te las pones no te sientes muy bien en ellas y sólo se van de vuelta al clóset, ocupando espacio valioso. Si empiezas a aplicar esta regla y sólo te permites comprar piezas que absolutamente adoras, ¡tendrías un closet lleno (o no tanto) de puras cosas bacanes!

(Este artículo –y mucho más– fue publicado en la Edición Especial Aniversario Zancada #8: A Color, que puedes ver aquí o en este link).

29 58

sofia
por lucy

Aunque algunas usamos vestidos todo el año, sin duda que en el verano -o una primavera calurosa como la que estamos viviendo en Santiago- aparecen los vestidos y faldas en la ciudad.

En estos primeros días de la temporada de calor me pasa que siento los brazos particularmente gordos y mis piernas demasiado expuestas, pero con el correr de los días y al ver a las demás mostrando piel se me pasa esa sensación y ya puedo sentirme cómoda con la ropa veraniega y la ausencia de pantys y chalecos.

60 60

tunica
por Catalina I.*

Nunca me he casado con una vestimenta definitiva para dormir. Hace algunos años usaba en invierno esos pijamas de franela con motivos “tiernos” del tipo patitas de perrito, ositos, gatitos, etc. Hasta que me puse a pololear y mi pololo me obligó a tirarlos a la basura por poco sexis. Entonces empecé a usar esos pijamas tipo babydoll (horror de nombre) de satín. Me veía bien pero en invierno me moría de frío! Entonces llegué a un acuerdo con mi pololo y empecé a usar calzas con polera. Básicamente es como si fueras a hacer yoga o a trotar, es la misma pinta pero para dormir. No te hacen ver ñoña y te abrigan bastante, incluso puede ser sexy si las patas son apretadas y la polera un tanto provocativa; totalmente recomendable para chicas comprometidas. En eso me quedé un buen tiempo hasta que descubrí algo inigualable: la túnica.