Tags Notas con Tag "expololo"

expololo

150 211


por Leny, ilustración de Frannerd para Zancada

Cuando patié al pololo más bueno que he tenido después de 3 años juntos, mi madre no lo podía creer. Yo nunca le contaba a ella muy en profundidad mis rollos sentimentales, pero la verdad era que terminé con él porque me cansó su excesivamente complaciente modo de ser, y porque finalmente no eramos tan compatibles, a pesar de que le tenía mucho cariño (y de que era bien rico). Igual era chica, así que se aplicaba esa pendejada de que si te dicen que sí a todo te terminas aburriendo (y terminas buscándote a un chico malo que te hace sentir una incríble incertidumbre que termina en drama… pero esa es otra historia).

Bueno, pues además de todo lo que le costó a él asumir la ruptura, tuve que lidiar con el duelo de mi familia! que lo echaban tanto de menos “porque era tan bueno, tan lindo, etc”. Mi propia madre pensaba que yo era la mala de la película, y tal vez lo fui un poco, pero mi indignación llegó al extremo cuando supe que ella lo había llamado para “despedirse” y decirle que independiente de lo que pasó conmigo, todos le tenían mucho aprecio, que le fuera bien en la vida, que había sido un gusto conocerlo, etc.

113 33


por Leny

Soy contraria a la idea de que por las reconciliaciones valgan la pena las peleas, pero debo reconocer que los reencuentros con amores son experiencias intensas que generalmente nos dejan con el corazón dado vuelta.

Volver con un pololo es entre emocionante y raro, porque vuelves a sentir un cuerpo que ya habías sentido tuyo –después de un tiempo donde no podías ni tocarlo–, además de lograr lo que seguramente estuviste soñando durante mucho tiempo (por algo volviste), entonces la expectativa se ha exagerado. Con el tiempo y el alejamiento las cosas se suelen idealizar o engrandecer, contribuyendo a la ansiedad y la emoción del momento del reencuentro.

187 66

boyfriends
por Andy

Si pudieramos reducir a una palabra la descripción general de cada uno de nuestros ex, creo que podríamos encontrar rasgos que nos ayudarían a conocer un poco más sobre nosotras mismas (o al menos hacer un auto análisis de sicología barata por lo pronto). Porque, aunque vamos cambiando los gustos con el tiempo, por algo escogemos lo que escogemos… Sería tan revelador hacer lo que hicieron Jack Nicholson en Alguien tiene que ceder y John Cusack en Alta Fidelidad, quienes revisaron sus relaciones pasadas conversando con todas las mujeres de su vida y así descubrieron cosas sobre ellos mismos. Mi lista quedó así, qué querrá decir?:

el agrandado / el chistoso / el turbio / el rockero / el tierno / el popular / el obediente / el indiferente /el pretencioso / el inteligente

(imagen: whyrobbierocks.com, creador de avatares)

212 67


por Jo M.

Terminar es apestoso. Es triste, fome y, aunque se vea venir, cuando se concreta igual resulta repentino. Por lo que vi en los comentarios de un post de ayer, cada una tiene sus estrategias y experiencias que sirvieron para que se les pasara la pena o, incluso, aprovechar el momento.

Acá recogí algunas de las que se repitieron más otras que se me ocurren:

97 162


por Lupe Gómez

Qué pasa cuando uno se topa de golpe con un ex en plena calle? Hay muchas maneras distintas de enfrentar la situación –que no suele ser muy cómoda, especialmente si nunca más lo viste después de terminar–, la actitud suele depender de quien le rompió el corazón a quien, ahí radica la calma o la angustia con que se viva el momento. Algunos actúan como si hubiesen visto a un fantasma, otros quedan medio afectados y otros parecieran caer en la indiferencia (o derechamente en la lata). Cuál de estas actitudes te identifica mejor en esa situación?:

88 126

Hotel Chevalier Wes Anderson
por Luna

Más de una vez sucumbí ante la tentación. Recaer con los ex es muy rico (sobretodo al principio). Cada vez que se da la ocasión, vuelven a aparecer los nervios de los inicios del romance, todo es emocionante e inesperado. Además que es bien cómodo tener sexo con un “conocido” sin las responsabilidades del pololeo (que recordemos que por algo terminó).

Pero no todo es tan simple. Siempre hay uno que se pasa el rollo de nuevo, algunas veces, uno de los dos que queda medio tambaleado después de, mientras que quizás para el otro, el hecho puede no tener demasiada importancia, sólo es fruto de la calentura o simple inercia. Me ha pasado estar en las dos posiciones y en verdad son bien distiintas.

Hay veces que se agradecen estos pequeños encuentros como para amortiguar la caída (y tener un “duelo” menos amargo), como para sufrir un poco menos con la separación, pero aún no estoy segura si será algo constructivo o un simple consuelo de tontos.