Tags Notas con Tag "chocolate"

chocolate

30 55

milo
por Fernanda Fierro

Ya sea por ansiedad, hambre extrema, despensa vacía o simplemente por gusto todos hemos encontrado placer en comer cosas muy cotidianas y simples. De esas que tenemos a la mano y, que si lo pensamos bien pueden sonar muy cerdas cuando lo decimos en voz alta.

La mayoría las hemos comido cuando somos chicos, porque justo en esa etapa se conjugan elementos claves como el ingenio, no temerle al dolor de estómago, ni tener un gran poder adquisitivo y sobre todo las ganas de contarle a todo el mundo tu nuevo invento gastronómico y que todos imiten tu idea. Todo un desafío.

También creo que se da más en esa época porque uno disfrutaba con cosas más sencillas, más que comer un producto de determinada marca como ahora se trataba más de experimentar y quitar el hambre por supuesto.

Acá les dejo algunas cosas simples que todos hemos comido sin/con culpa por el gusto que nos dan:

1. Milo a cucharadas
2. Yoghurt con mucha azúcar
3. Cucharadas de Leche en polvo seco
4. Masa de queque cruda
5. Leche condensada del tarro
6. Chocapic a puñados
7. Chocolate en polvo disuelto en 3 gotas de agua
8. Miga de pan (sólo la miga)
9. La crema de las galletas
10. Pan con ketchup
11. Jugo en polvo seco
12. Mermelada o manjar a cucharadas

¿Han comido algo de esto? ¿Tienen algo más que agregar a la lista?

21 309

image
por Magda Rojas*

No es mi afán acá ser imperialista, pero las galletas con chips de chocolate, epítome de la cultura gringa, son uno de los más grandes placeres de este mundo: crujiente en los bordes y celestialmente blanda y húmeda por dentro, llena de pedacitos -y pedazos y pedazotes- de chocolate, sensualmente derretido, en un masa ligeramente acaramelada y excesivamente perfecta. Nada que ver con las típicas galletas industrializadas.

Para conseguir la versión ideal de estas delicias, me he embarcado en una investigación de años, merced a la cual he ganado muchos kilos y gastado más del tiempo y del dinero que un ciudadano normal debe gastar en galletas. Pero todo el sacrificio ha valido la pena, y he conseguido la sabiduría necesaria… y la más perfecta receta de galletas con chispas de chocolate. Hoy, amigas todas, vengo a compartir estos conocimientos y darles la bienvenida a un mundo mucho más dulce.

8 14


por Sol

Me declaro hiper fanática de los chocolates. Por eso, cuando escuché que había una feria de chocolates en el Costanera Center no me pude resistir. Fui ayer mismo a echarle un vistazo, con la esperanza de comer montones de chocolates gratis, pero no, todo se vende y solo unos poquitos stands te permiten degustar sus delicias.

Aún así creo que es un panorama entretenido para salir de la rutina. Hay más de veinte puestos con chocolates artesanales, cacao en polvo, alfajores, cuchuflíes y mazapanes. También hay productos de repostería, revistas de cocina y, en ciertas horas, clases gratuitas para aprender a hacer chocolates y alfajores.

41 61


por Sol

Para mi gusto, la combinación de chocolate con menta es uno de los mejores inventos culinarios en la historia. Así de tajante y así de simple.

No sé si lo heredé de mi mamá –porque ella también es fan de esa mezcla- o si es un placer innato, pero desde chica que me encanta.

77 320


por Mariana y punto

Todavía me acuerdo de la primera vez que probé un alfajor Bon o Bon. Tenía como 14 años y había ido con mi equipo a jugar volei a San Juan, y cuando me compré uno no podía creer lo rico que era. Y al poco tiempo empezaron a venderlo en Chile y ahí mi felicidad era completa (en esa época no era fácil encontrar Nutella, por ejemplo, entonces esas novedades eran aún más emocionantes).

Y ahora lo que no puedo creer es haberme enterado recién de que existe una crema de Bon o Bon, y que la venden en Argentina hace años.

117 187


publipost Sahne Nuss

CONCURSO CERRADO: ver resultados
Hay varios momentos en los que simplemente NECESITO un chocolate. No necesariamente una barra completa de Sahne Nuss (aunque en mis años mozos la hacía tranquilamente), pero sí por lo menos un trozo de chocolate para tomarle el gustito.

Esos momentos de antojo extremo de chocolate podría resumirlos en:
-después de almuerzo
-cuando estoy haciendo una manda de no comer chocolate (la peor decisión porque es lo más difícil)
-después de comer cualquier cosa salada
-cuando estoy triste
-cuando hace frío

De Sahne Nuss decidieron sortear 2 premios de una caja con 15 barras de chocolate entre quienes cuenten en los comentarios de este post su mejor historia respondiendo esta pregunta:

Cuál ha sido el antojo más desquiciado de chocolate que has tenido?

El 28 de febrero se decidirán las dos mejores respuestas para ser premiadas muy adecuadamente con mucho chocolate. Suerte!

52 92


por M&M

Hace una semana, cuando llovía y llovía, llegué a casa con antojo de chocolate caliente y churros, me di la vuelta entera a mi barrio (por suerte hay muchos cafés y Boliches dulces por acá) di con ningún churro ni sopaipa’, mientras llovía y llovía.

Al final pasé por un chocolate caliente al Café Opera, que estaba divino, pero le faltaba un esa consistencia un poco más espesa que a mí me gusta. Entonces decidí que la próxima vez me haría el chocolate caliente yo misma en casa.

42 30


por Andy

Comparar a un hombre con un chocolate es una constante, ya sabemos que ambos pueden provocar en nosotras la liberación de endorfinas. Los de Cadbury (la deliciosa marca de chocolate) lo saben. Aunque el cliché en general me patea, no puedo dejar de reírme con los spots, están muy chistosos. Las tres publicidades (Tenes Razón, La Cuenta & Shh!) están bajo el lema “Un hombre jamás va a ser como un Cadbury entero”.

42 267

tortaHavanpor Paty Leiva

Leyendo hoy las páginas gourmet de Daniel Greve en la Qué Pasa me encontré con un invento que no se cómo no se le ocurrió a nadie antes (al menos que yo sepa): una torta de alfajor, tal cuál el alfajor individual pero en versión gigante. Havanna se la jugó con su alfajor hiperdesarrollado, se venden en sus propias tiendas con un valor de $12.600 (para 8 porciones). Lo lanzaron en dos variedades:

1. manjar y chocolate semi amargo

2. manjar, nueces y castañas de cajú cuebierta con chocolate blanco.

A pesar de que soy más salada que dulcera, quedé mal con esta noticia…

79 80

chocolate
por Mariana y punto

-Después de comer. Luego de un almuerzo abundante y salado -soy mucho más salada que dulce- siempre necesito un chocolatín. No tiene que ser nada sofisticado ni tampoco muy grande, basta con un bon o bon o negrita para que me baje la comida. No importa lo llena que una esté, para un chocolate o mini postre siempre hay espacio. Eso sí, lo necesito inmediatamente después de comer, al rato ya pierde la gracia.

-En una tarde ociosa e invernal. Si llevo más de dos horas en un mismo lugar y este lugar es cerrado y es invierno, en algún momento me voy a aburrir y voy a necesitar un chocolate. Un Super 8 2.0 es ideal en estas circunstancias.

-No en la mañana. No sé por qué, pero nunca me dan ganas de comer chocolate en las mañanas. Puedo comerlo, obvio, pero por inercia, no por necesidad.