Tags Notas con Tag "chile"

chile

17 1010

image
por lucy

Durante mi infancia, con mi familia solíamos veranear en playas del litoral central, por lo que siempre me gustó el mar y sus olas, y el agua helada es un detalle que nunca me detuvo. Pero más de grande empecé a conocer los lagos del sur de Chile, y así mis vacaciones fueron variando entre lago y mar.

De los lagos me gustan sus aguas más templadas, la posibilidad de nadar casi infinita (como si estuvieras en una piscina de 50 olímpica, pero tanto mejor), los piqueros desde un muelle o rocas, la infinidad de campings que existen y sobre todo la diversidad de paisajes que puedes encontrar.

Quizás lo que más me costó fue acostumbrarme a las playas de arena gris o de piedras y la eventual posibilidad de mal tiempo, pero eso se compensa con creces con la opción de tener playas con más privacidad y de aguas absolutamente limpias. He viajado por todo el norte siguiendo la promesa de playas vírgenes que nunca fueron tal, pero es en lagos como Llanquihue, Villarica, Calafquén, Panguipulli, Ranco o Riñihue donde he encontrado los escenarios más increíbles y solitarios en los cuales bañarme, y también animados balnearios como Pucón o Lican Ray.

Ni siquiera me gustan los deportes náuticos (o más bien no tengo ni la plata ni la destreza para practicarlos), por lo que me imagino que quienes sí son aficionados al windsurf, kayak, esquí acuático u otros le ven a los lagos y embalses todavía más posibilidades de diversión, que van más allá del verano.

¿Han veraneado en algún lago del sur de Chile?

16 1106

image
por Mariana y punto

Hace como quince años fui por primera vez a las Torres del Paine; como era joven y deportista, me aventuré a dar la vuelta larga (conocida como O, que dura unos ocho días de caminata), y pese a que los paisajes eran los más impresionantes que había visto nunca, terminé absolutamente superada, con la espalda y pies reventados, y jurando nunca más hacer trekking. Hasta que de Vértice Patagonia nos invitaron a volver a hacer un recorrido por este Parque Nacional, y acepté el desafío. Fue la mejor oportunidad, porque sobreviví más que digna a las caminatas que emprendimos (incluida una sobre hielo), y comprobé que seguían siendo los paisajes más espectaculares en los que he tenido la suerte de estar.

Me gusta pensar que este viaje fue una nueva oportunidad no sólo para mí, sino para las Torres del Paine también, parque que está recuperándose después del gigantesco incendio del 2011, en el que se quemaron más de 17 mil hectáreas; yo no sabía lo que eso significaba hasta que me tocó caminar más de 20 kilómetros a través de árboles quemados que incluso atravesaban hacia el otro lado del lago Pehoé (que con su color turquesa que parece de mentira es uno de los más lindos del Parque). Caminar entre esos árboles tenía cierto encanto; el paisaje era algo totalmente diferente -y nada de feo- y realmente te hacía consciente de que estabas viviendo la historia de lo que fue ese incendio -y tantos otros-, y no se me ocurre nada más efectivo que eso para aprender a no repetir errores del pasado y ver cómo el hombre va cambiando y afectando el entorno por el que pasa. Además, también en algunos tramos había lugares que naturalmente se habían protegido de las llamas, por lo que se podía apreciar el antes y después y vivir experiencias totalmente diferentes en sólo un par de horas de caminar.

image

Para llegar al Parque lo hicimos de una forma que yo no conocía; primero en un catamarán que partía desde Puerto Natales y subía por el Fiordo Última Esperanza hasta el glaciar Serrano (una probadita de lo que veríamos después), y después en un zodiac (al que, para protegernos del agua y del frío, teníamos que subir con un traje de agua/flotador que más parecía de astronauta) que subía por el río Serrano y nos dejaba en Sector Serrano, donde almorzamos y una van nos llevó a Pudeto, lugar donde nos embarcamos en otro catamarán a través de las olas y el viento en el lago Pehoé.

image

Nuestro recorrido esta vez fue una parte de lo que se conoce como W; partimos en el Refugio Paine Grande, desde donde caminamos por el día hacia el comienzo del Valle del Francés (por el que no pudimos subir más ya que el sendero estaba cerrado por vientos de más de 90 km/h), pasando por el lago Sköttsberg y llegando hasta el Campamento Italiano en las aproximadamente 2 horas y media de ida y de vuelta que indicaba el mapa. Fue el ejercicio suave y perfecto para sentirme preparada para los 11 kilómetros del día siguiente, donde caminamos con el equipaje en nuestras mochilas desde Paine Grande hasta el Refugio Grey; hace quince años había llegado a ver el Glaciar Grey por el lado opuesto, pero la sensación de que se aparezca ese gigante blanco a la distancia sigue siendo la misma y la más impresionante.

El Refugio Grey es chico y acogedor, como una casa de montaña de película, y es relativamente nuevo; la vez anterior que estuve ahí había otro refugio en la playa, donde los campistas no teníamos acceso a agua caliente; ahora las cosas han cambiado y hay agua caliente para quienes alojan en los campings y refugios de Vértice Patagonia (Paine Grande, Grey y Dickson), lo que verdaderamente se agradece para poder caminar con algo más de dignidad (hace quince años, como la mayoría, no fui capaz de ducharme con el agua a temperatura de glaciar que había disponible).

image

Desde ahí hicimos dos de las travesías que nunca habría imaginado hacer. El primer día, navegar en kayak por al lado de icebergs y prácticamente hasta tocar el glaciar, una experiencia que me pareció ideal para dimensionar su magnitud, ya que al estar al nivel del agua y sin motor te das cuenta de lo insignificante que eres en comparación con la naturaleza -sobre todo en un lugar como éste. No niego que algo de nervio me dio, ya que el lago estaba bastante movido por el viento, pero los instructores de Big Foot te daban la seguridad necesaria para confiar en que no iba a ser yo la primera en darse vuelta en el kayak en este lugar.

El segundo día caminamos en hielo sobre el glaciar Grey, lo que creo que fue la experiencia más increíble de este viaje; después de una hora de caminar/semi escalar sobre rocas en La Isla (algo que fue muchísimo más cansador que las 4 horas de trekking con mochila del día anterior, pero que valía la pena), nos equiparon con casco, piolet y crampones en las zapatillas y después de un par de pasos sobre el hielo del glaciar ya te sentías con confianza y con la felicidad de esa sensación única que es estar rodeado de blanco, con el lago Grey, la Cordillera de los Andes y el cerro Paine Grande a tu alrededor. Caminar sobre el glaciar era como hacerlo en un valle pero de hielo, muy surrealista. Acá también los guías de Big Foot iban con una tranquilidad que te hacía sentir segura y te amarraban con arnés de ser necesario para ver más de cerca las fisuras que se van creando en el glaciar.

image

Finalmente salimos del parque navegando en la Grey II (embarcación que pronto actualizarían por la Grey III), mirando el glaciar más de lejos, y perdiendo de vista a los Cuernos y Torres del Paine desde la gran playa que hay bajo la Guardería Grey y cerca del Hotel Lago Grey, estupendo lugar para despedirse del parque con una gran vista, esperando volver algún día.

Para alojar en los lugares en los que estuve del Parque Nacional Torres del Paine hay opciones para acampar que van desde sólo arrendar sitio de camping (y acarrear carpas y sacos de dormir) desde 18.400 pesos por noche, o también se puede arrendar carpas y sacos de dormir; las opciones par dormir en refugio siempre es en pieza y baños compartidos, y también hay opciones en las que sólo pagas el colchón (y llevas saco de dormir o ropa de cama, o bien arriendas ropa de cama allá) o cama armada que incluye sábanas, plumón (con el que no pasas nada de frío) y toalla; en los refugios además tienen bar para tomar una cervecita en la noche, y servicio de pensión completa o venta de desayuno y cena (que te permiten no tener que acarrear comida para todos los días en la mochila). En este link pueden revisar todas las opciones y precios de alojamientos y comida en los camping y refugios mencionados, además de paquetes que incluyen la navegación, kayak y caminata en hielo.

image

En este álbum pueden revisar más fotos de Torres del Paine.

2 39

image
por Cux

Como a la mayoría de los chilenos me fascina el 18, encuentro que andamos todos contentos, que nos ponemos dicharacheros, varios pueden salir de vacaciones, empiezan los días más calurosos, etc. y, sobre todo, creo que sale muy a flote la picardía chilena que se ha reprimido un poco durante el año.

Las fondas son tan propias, son el reflejo de un pueblo que quiere festejar y que sabe pasarlo bien, incluyendo la cueca, el copete, la comida, la parranda a destajo y creo que el nombre que llevan algunas son francamente alucinantes.

4 32

nostalgiachile
por Katie Morosky

Este va a ser el tercer año consecutivo que paso el 18 fuera de Chile. Extraño todo, me cuesta mucho elegir una sola cosa. Creo que es el conjunto, la mezcla de olores, sonidos y colores dieciocheros: los volantines pintando el cielo, el olor a asadito que se cuela por todos lados, el folclore que se oye desde distintas casas y locales, las empanadas hechas en casa, el pebre con marraqueta crujiente, los interminables asados, las risas, las barracheras semi-permitidas…

También los amigos. Me da mucha melancolía porque muchos amigos están de cumpleaños en septiembre. Siempre son buenísimas esas celebraciones anticipadas y postergadas de las fiestas patrias. Mis favoritos son los anticuchos del papá de una amiga, compra la carne en una carnicería de barrio, ya viene aliñada (Carnicería La Granja, en Lord Cochrane). Deliciosos.

dieciochero4
por daria

Como todo fin de semana largo, el 18 causa -sobre todo entre los santiaguinos- esa fiebre por salir fuera de la ciudad. Y es una fiebre verdaderamente.

En un momento también la sufrí, hasta que una vez tuve que quedarme, al año siguiente me pasó lo mismo y fue ahí cuando descubrí algunos de los beneficios de no salir:

– No terminar con el poto cuadrado por estar sentada en un taco 3 horas a la ida y 3 horas a la vuelta. Personalmente, eso me pone de mal genio.

5 15

pinigolTatuaje
por Fernanda Fierro

El famoso tatuaje de Pinilla retratando la pelota dando justo en el palo fue de lo más comentado post participación de Chile en el Mundial. Desde lograr entender el por qué alguien se tatuaría eso, hasta el aspecto estético, de si era o no bonito como para tenerlo de por vida en su piel.

Ahora que el mundial terminó y con la cabeza más fría, creo que yo habría elegido algo más sutil que tatuarme que el arco mismo, pero rescato el concepto del “ A un centímetro de la gloria”.

Todos lo hemos vivido alguna vez, quizás no en la instancia de defender nuestra selección en un mundial, pero sí en nuestras pequeñas batallas diarias y cotidianas.

16 28

image
por Lala

Hace ya un par de años que vengo escuchando de las celebraciones que se realizan en Santiago por el día nacional de Perú. Y quedé tan antojada que este año no me lo pienso perder. A la tradicional celebración de Quinta Normal, se suman otras dos para que festejemos a nuestros vecinos como corresponde, todas desde el viernes 25 al domingo 27 de julio.

El primer dato es el festival gastronómico ‘Fronteras. Cocinando con rocotto & merkén’, que se realizará en el Parque Padre Hurtado de La Reina (Avda. Francisco Bilbao 8105). Aquí, en los 50 stands que tendrá la feria, se podrá encontrar principalmente comida fusión peruano-chilena. Además se entregará el premio Gran Chef, así que ojo con las degustaciones de los platos en competencia.
Entrada: $4.000

11 74

claudiobravo
por Paty Leiva

Es difícil reflejar con palabras lo que millones de chilenos sentimos ayer tras la definición a penales de nuestra selección contra Brasil. No es sólo decir que jugaron increíble, que dieron un gran partido y que en los penales, de verdad podría haber ganado cualquiera de los dos, para algunos, la rabia y el cuestionamiento de nuestra suerte sale a flote con muchas otras emociones que sólo el deporte y la camiseta propia pueden provocar.

Es por eso que dejo la mejor de las reflexiones, la de un hombre que se desvivió en la cancha, Claudio Bravo, nuestro arquero y capitán, quien compartió esta hermosa carta –que está para imprimir y pegar en lugar donde la podamos ver todos los días– para nosotros, los hinchas que miramos de lejos, viendo su trabajo y enorgulleciéndonos de puro mirarlos actuar:

“Solo han pasado horas desde que terminó el partido contra Brasil y la participación en la copa del Mundo. las sensaciones y emociones que tengo son muchas, predomina la tristeza porque queríamos ganar, estuvimos tan cerca, pero por otro lado, siento algo tremendo, que me pone la piel de gallina, siento orgullo de nuestro equipo y nuestra camiseta. Doy fe que hemos luchado, doy fe que hemos trabajado duro y con el ama, les garantizo que hemos dejado todo para darle un mundial único a Chile. La intimidad de nuestro equipo es algo que necesito recalcar, es un grupo de sacrificio, de trabajo y profesionalismo. Este grupo es humilde pero con convicción, sabe que todo es posible, que no hay limites pero que hay que dejarlo todo en la cancha. Hoy en el partido contra Brasil demostramos una cosa que es aplicable a todos, nosotros somos un grupo de chilenos que lo podemos todo, necesitamos estar convencidos de que podemos, que jugamos sin complejos, con una idea clara, con mucho trabajo y sobre todo con humildad y sacrificio, nos sentimos orgullosos de nuestro equipo, nadie dejó de correr, todos ayudamos al compañero, todos nos sentimos apoyados por ustedes. Invito a todos los chilenos a seguir luchando, trabajemos duro, hagamos las cosas convencidos y llegarán los éxitos, porque nadie me saca de la cabeza que con trabajo y orgullo de ser chilenos, ninguna copa del mundo nos queda grande.

Claudio Bravo.”

2 21

chilebrasil

Vamos Chile!

Comienzan los octavos de final –donde el que pierde se vuelve a casa– en la Copa del Mundo 2014 y Chile chocará en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte contra la selección local a las 12:00 horas (hora de Chile).

Será un partido intenso, imperdible, pero por sobretodo será un partido en el que Chile tiene la gran oportunidad de meterse en la historia de este mundial por la puerta grande, dejando fuera al siempre favorito scratch ¿Será difícil? Muy difícil, no hay margen de error para ninguno de los dos equipos y la Roja debe de estar muy concentrada los 90 y algo minutos de juego.

Bravo; Medel (Rojas o Albornoz en caso de emergencia), Silva, Jara; Isla, Díaz, Aránguiz, Mena, Vidal (Pinilla); Vargas y Sánchez (en caso de ingreso de Pinilla tomaría la posición de Vidal), sería el equipo que el entrenador Jorge Sampaoli mandaría al campo de juego para enfrentar a la verdeamarelha ¿Valdivia? Sería una carta de alternativa debido a que su condición física todavía no convence al DT.

Dos detalles importantes. El primero, será el primer partido de Chile con minoría en la galería, el segundo, el árbitro será el inglés Howard Webb, juez que dirigió en Sudáfrica 2010 la final del torneo y el partido de octavos de final entre… Chile y Brasil.

8 25

chilebrasilPolera
por Ana Paula

Sabemos que la vida tiene problemas más trascendentales, que este Mundial es un evento muy criticable (así como las organizaciones que lo avalan), pero esto se trata de algo netamente emocional: Qué hacer cuando los países de una pareja internacional se enfrentan en un Mundial?

Mi caso es muy complicado. Soy brasileña. Por 3 tercera vez en un Mundial, Chile enfrenta a Brasil. Será la segunda vez que eso pasa desde que me casé con un chileno. Sabemos que el histórico ha favorecido a Brasil, pero en este mundial la selección verde-amarela aún no convence, y Chile se ha mostrado un equipo talentoso y se ha ganado elogios de diversas partes.

El lunes de verdad la pasé mal. Mis colegas en la pega no entendían por qué no estaba celebrando la goleada de Brasil que lo llevó a enfrentarse a Chile en las 8vas. Por qué? Porque amo a los 2 países. Porque no tengo cómo elegir a quién apoyar. Porque estoy muy entusiasmada con la campaña de Chile en este mundial y le tengo fe a los jugadores. Por qué si bien ya vivo hace 8 años fuera, estoy 100% vinculada a Brasil.

Entonces, pasado el bajón, con mi marido decidimos llevarlo por el lado sano. Es el deporte, es la suerte. Quien quiera que salga ganador nos va a hacer sufrir, pero también nos va a hacer vibrar. Haremos un asado con chilenos y brasileros, con vino y cairpiñas, para celebrar y a la vez pasar las penas. Finalmente, es sólo un partido.