Tags Notas con Tag "AMOR"

AMOR

6 617

image
por Rogue

Antes de estar con mi pololo creo que habían sido contadas las veces que me había sentado en la barra de un bar. Para mí era un lugar de paso, por si querías esperar que se desocupara una mesa, pero no se me había ocurrido que podía ser perfecta cuando se trata de una salida de a dos, especialmente si es romántica.

De partida el quedar sentados de 3/4 es la mejor posición para conversar. Es mucho más cómodo que estar de frente en una mesa, donde es casi imposible darse un beso sin inclinarse de manera un poco ridícula y donde a veces hay que elevar mucho la voz si el ruido ambiental es fuerte. Y si bien en una mesa uno puede sentarse al lado, siento que la barra le da a la salida un aire mucho más informal y relajado, pero a la vez es mucho más íntimo.

Además, muchas veces los barman cachan que uno está pinchando y se ponen buena onda con el copete, o incluso meten algo de conversa, lo que puede ayudar si es una primera cita.

¿Han probado sentarse en la barra durante una cita? Lo recomiendo.

26 1244

image
por lucy

Mis abuelos, y según he escuchado, también muchos otros abuelos, dormían en la misma pieza pero en camas separadas. Cada uno tenía su cama de plaza y media, y así no se despertaban mutuamente con los movimientos del otro, mi abuelita que tenía várices podía dormir con sus pies en alto, y mi abuelito podía destaparse libremente si le daba calor, sin que eso alterara el sueño de su mujer.

Después no sé si habrá sido porque las casas eran más chicas o qué, pero en la generación de mis papás lo que se usaba era dormir juntos en una cama de dos plazas (los que tenían más suerte y plata lo hacían en una tamaño king). Cualquier otra cosa era signo de separación o algo extraño.

En mi generación, en cambio, ya he sabido de varias parejas que, pese a vivir juntas, han decidido tener piezas separadas; ya sea para conservar algún espacio personal donde trabajar o distraerse solos, o para dormir. Yo acá quiero referirme a esto último: dormir separados.

Todavía no he vivido en pareja (y francamente me cuesta imaginar si lo lograría), y después de más de 30 años durmiendo sola no puede sino parecerme genial la opción de separar camas y piezas a la hora de compartir casa con el pololo. Para mí las razones son varias: la única gracia de dormir juntos es el sexo y ciertos momentos de regaloneo, pero para dormir-dormir necesito silencio (sobre todo no logro dormir con ronquidos al lado), espacio y tranquilidad. De hecho como no quiero tener hijos, ni siquiera me parece un paso obligado el de irse a vivir con el pololo, sino que se me hace bastante natural que cada uno mantenga su casita.

¿Ustedes pensarían o han practicado dormir en piezas separadas?

Foto: serie Mad About You

9 697

morethanwords
por @patyleiva

Durante los ochentas y comienzos de los noventas, antes de que el grunge barriera con todo, las bandas rockeras solían tener éxito asegurado con sus power ballads, canciones románticas más melódicas que el resto de su repertorio, pero siempre sobre producidas, con épicos solos de guitarra y cargadas de emoción. Fue por ese contaste que algunos no entendieron por qué una banda como esa incluyera en un disco llamado “Extreme II: Pornograffitti”, una balada tan dulce, simple y romántica como More Than Words, canción que ahora cumple 25 años sin dejar de sonar en las radios.

En la Rolling Stone conversaron con los autores del hit que se convirtiera en bendición y maldición del grupo -nunca más pidieron tener un éxito que se le igualara- tras un cuarto de siglo de su composición.

Nuno Bettencourt (guitarrista de Extreme, hoy toca en las giras de Rihanna), el menor de 10 hermanos, se encontraba en su pieza tocando la música que acababa de componer, y su hermana mayor, que nunca lo pescaba con sus cosas y apenas le hablaba, lo escuchó y le dijo “no le muestres esto a nadie, anda a registrarlo, porque esto es algo grande”.

Gary Cherone, vocalista de la banda, la escribió, siendo la frase “More than words is all you have to do” el punto de partida para completar una canción que quedó en la memoria de muchos, incluso en algunos que entonces eran sólo unos niños.

A partir de “More than words” te dejamos una lista con las canciones de amor que nos marcaron y que, por supuesto, queremos complementar con sus aportes musicales.

18 1505

youaretheworst__140124200624
por La Fox

Una vez le describía a un amigo lo que yo consideraba la relación perfecta y me respondió que habían dos películas: una con Mila Kunis y Justin Timberlake que era buena y otra con Natalie Portman y Ashton Kutcher que era bien mala, que probaban que mi “relación perfecta” no tenía por dónde terminar bien.

Yo quería un amigo con el que me podía reír mucho, tener buen sexo, escuchar música, pero que todo se quedara ahí, entre paredes. Que nos pudiéramos textear en la semana tonteras, pero que no fuéramos a cumpleaños juntos y que si nos pillábamos en carretes partir a tirar a un baño. Simple.

Pero aparentemente engancharse es inevitable. De cualquiera de las dos partes, yo por hacerme la chora insensible he terminado en situaciones muy pencas donde yo creía que estaba todo bien con ese ritmo y termino siendo la “perra culiá insensible”. Por mi lado yo salgo corriendo al primer atisbo de celos que me den, lo último que quiero es pasarme rollos de si soy la única mina con la que se acuesta (esto solo me perturba desde la vereda de las ETS, por eso chiquillas siempre condón). Me da lata salir corriendo porque por lo general mis “caseros” son personas con las que me llevo súper bien y me río harto, pero con quienes jamás pololearía.

Hace unos días, el que venía siendo mi agarra amigo por casi dos años, que cumplía con todas mis expectativas de relación ideal (aunque de repente le bajaba con que “por qué no le contesté el teléfono ayer”), además de ser el único constante que me agarraba (no por decisión propia, sino más bien que por casualidad), empezó a salir con otra mina. Frente a cualquier expectativa me destrocé.

Si me preguntan hace dos semanas qué opinaría si él empieza a salir con alguien más y me reí, pero esta vez no me reí nada. Pena real. Ni siquiera me lo ha expresado formalmente pero yo sé. Por mi parte quiero creer que se me va a quitar en una semana, pero no tengo cómo saber. Además que no tengo a nadie más en mente para amigo-agarrar.

¿Están destinados los agarra amigos a terminar mal? Creo profesamente en la relación de amistad entre un hombre y una mujer, pero ¿es posible sumar intimidad sin que se crucen los cables? Yo creía que podía pero parece que no. Quizás estuvimos mucho tiempo hueviando y que a los agarra amigos hay que ponerles fecha de expiración.

¿Qué opinan? ¿Han tenido agarra amigos?

*La foto es de una serie que se llama You’re the Worst, y que trata específicamente de agarra amigos que se llevan tan bien que se terminan gustando.

6 356

NW
por Fernanda Fierro

Hay una película que escapa un poco al tono de drama romántico clásico y que tiene uno de los momentos más tristes, tiernos, verdaderos y que te rompen el corazón de una sola vez. Esa película es “The new world”, dirigida por Terrence Malick, la que ya es perfecta e increíblemente linda visualmente incluso sin la historia de amor de Pocahontas (Q’Orianka Kilcher).

Luego de que John Smith (Colin Farrell) deja a Pocahontas para ir en busca de nuevas conquistas de territorios y de hacerse pasar por muerto, ella queda como alma en pena divagando por el pueblo en la tristeza más profunda del cine. Es en ese momento en que la conoce John Rolfe (Christian Bale) y se enamora de ella. Se acerca a Pocahontas esperando que se recupere y que algún día, también lo quiera.
Se casan, tienen un hijo y van a Inglaterra. Y ¿a quién se encuentran? A John Smith, el mentiroso y traidor. A la pobre Pocahontas se le desarma el mundo y Rolfe por su lado toma la mejor decisión o postura ante esto, la deja ir y comprobar por sí misma si aún siente algo por el hombre que la abandonó.

18 283

pda
por Clau

Siempre me sorprendo de lo diferente que podemos ser cada uno en nuestras relaciones. Eso siempre me ha gustado, construir una vida sólo con cosas que a ti te gustan, sin pensar en lo que hacen todas las personas.

Sobre ese tema, justamente esta semana he escuchado opiniones que me dejaron impactada de unas amigas. Una comentó que no le gustaba que le hicieran cariño. Tal cual. Esto lo justificaba diciendo que le daba un poco de asco. Yo realmente no puedo entender eso, pero creo que el hacer cariño es todo un tema que hay que aprender, una vez tuve un pololo que dominaba tan poco esas artes, que sentía que me iba a sacar la piel de mal que lo hacía. Ahora afortunadamente mi pololo es bacán en ese tema, e incluso logra que me quede dormida haciéndolo, que es una de las cosas que más me cuesta en el mundo.

32 147

corazonesluz
por Adela H., foto @aldeapardo

Tuve una adolescencia muy entretenida, pero tenía cero habilidades para las cuestiones amorosas. Cero. Si me gustaba alguien tendía a espantarlo más que acercarme y ojalá jamás se enterara que me gustaba. Entera lesa. Entonces siempre fue un tema que me penó un poquito y soñaba con algún día enterarme que, a pesar de lo parca que era, alguien hubiese pensado en mí como un amor adolescente y más aún, que tal vez hubiese quedado en su cabeza con el paso de las años. Ya sé, era una pequeña ilusión algo egocéntrica.

Y resulta que ahora que ya tengo más de 30 me pasó enterarme, de primera fuente, que uno de mis amores adolescentes seguía pensando en mí y en lo que nunca pasó, pese a que han pasado más de 15 años de que fuimos íntimos amigos.

27 68

image
por Midori

No puedo evitar sentir a veces que, aparte de la muerte, de las enfermedades y de problemas irremediables, el amor no correspondido es uno de los sentimientos más frustrantes que he sentido. Al menos es la pena más constante que he tenido en mi vida, desde que era chica.

Antes me avergonzaba, hoy ya me lo tomo con humor llamándoles ex pololos a minos que me agarré alguna vez, futuro marido a alguien que me gusta un poco, y así. Hoy lo que me frustra del amor no correspondido ni siquiera es la no correspondencia o la falta de un hombre constante, sino la cantidad de tiempo, pensamientos y preocupaciones que esos amores imaginarios ocupan en mi cabeza.

12 45

himym
por Fernanda Fierro

Una de mis frases favoritas de Ted Mosby de How I Met Your Mother, es que prefiere que le digan excéntrico en vez de sicópata luego de hacer uno de sus poco exagerados gestos románticos.

La línea que divide esos dos conceptos es tan delgada que lo más probable es que todos alguna vez hayamos pasado por sicópatas en eso de los “grandes gestos” y pequeños también al momento de jugárnosla por algo o alguien (si es que alguna vez lo intentamos). El hacer un gran gesto romántico/amistoso/laboral siempre tiene latente un ámbito de ambigüedad, puede ser muy valorado u odiado porque considera muchas variables.

Está la de tiempo/momento que en el caso de Ted, su error siempre estaba en el momento en que decidía hacer algo bacán por una mujer, siempre se adelantaba demasiado y lo único que lograba era espantarla. Pero esto es solucionable con otra variable: la reciprocidad, es decir que el sentimiento sea mutuo, ya sea que tú y esa persona sientan lo mismo, que ese amig@ te considere tan su amigo como tú a él o que tus colegas también estén tan comprometidos en un proyecto contigo. Si eso es así, si exageras haciendo algún gesto extra no te mirarán sólo como un sicópata (o sí, pero un sicópata querido) sino también como una persona que se la juega.

Y finamente el punto más importante a considerar es la personalidad del otro, si quieres mandarte un “Ted Mosby” (que basicamente es dar más del 100% para intentar hacer feliz al objeto de nuestro afecto), hay que asegurarse primero que no sea con alguien a quien le carguen esas cosas. Personalmente prefiero los pequeños gestos de cariño pero significativos para el otro, un detalle más que andar rayando paredes con su nombre o regalos exagerados.

Ustedes, qué prefieren: ¿un gran gesto grandilocuente o un detalle significativo?

7 154

image
por Mariana y punto

Lo que dice el título es lo único que había leído sobre la película cuando decidí verla. Sabía que la protagonizaba la comediante Jenny Slate (a quien había visto en Hello Ladies y de quien leí un breve pero interesante perfil en la New York Magazine). El día en que la vi estaba muy triste, y resultó ser lo mejor que pude haber hecho.

No quiero ahondar más en la trama, pero diré que Obvious Child es una sencilla y perfecta comedia romántica.