por Petit Manzana*

Era 9 de febrero y comenzaba la semana de la moda de Nueva York Otoño Invierno 2012. Por primera vez tuve la oportunidad de participar en distintas instancias, algunas como invitado y otras en el backstage de este evento que quería conocer hace un buen rato. Este es mi recuento personal de moda y del ambiente que ahí se vivió.

Mi experiencia empezó trabajando para una empresa de “dressers” de backstage. Básicamente gente que recluta a personas como yo, tan interesadas en ver este evento por dentro como para trabajar gratis vistiendo a las modelos para cada desfile. Luego de firmar el compromiso de no usar mi celular en el backstage, no twittear, no bloguear y no postear desde ahí, el primer desfile que me tocó fue Cushnie et Ochs, la marca de una dupla de diseñadoras salidas de Parsons, quienes visten entre otras a Jessica Alba.

El lugar, Milk Studios, es una de las instalaciones alternativas donde se realizan algunos desfiles de la semana de la moda: aquellos de los diseñadores que seguramente no pudieron pagar los casi 70.000 dólares que costaba estar en Lincoln Center, el lugar oficial del evento.

El abanico de modelos era muy distinto al de Chile. Había algunas brasileñas pero en su mayoría todas provenían de Rusia, como la mujer de 1,82 metros que me tocó vestir. Enfadadísima porque le acababan de decir que luego del desfile tendría que correr a otro, sólo me dijo hola y nunca más cruzamos palabra.

Pero la verdad es que mi trabajo era menos calificado de lo que yo creía, gracias a las clarificadoras “model cards” en las que el equipo de estilismo de cada marca escribía hasta el más mínimo detalle de cómo debíamos ponerle la ropa a las modelos. “Planchar sólo bordes del vestido”, “zapatos intercambiados con la modelo número 20″, “poner topstick antes del calce”, etc.

Ese día, fuera de que me tocó la modelo más pesadita de las 28 presentes, aprendí el importante truco de los “topstick“, un doble contacto transparente que ayuda a fijar los rebajados escotes de los vestidos y también a solucionar el problema del medio número más de las modelos, ya que pega las plantas de sus pies a la plantilla del zapato. Este secreto me recordó el famoso vestido de Versace que usó Jennifer Lopez (en esa época J Lo) para los premios Grammy en el año 2000. Podría asegurar que esas pechugas no se vieron gracias a topstick.


A las 5 de la tarde terminado ese desfile, crucé la calle y entré al desfile de Rag & Bone, cuya propuesta estaba llena de aplicaciones de cuero en abrigos y pantalones, en el pier 57 otra de los lugares alternativos a Lincoln Center. Este muelle en el costado oeste de Manhattan alberga varios eventos hace ya un par de años. Frío para morirse en la fila para entrar, llena de fotógrafos captando las tendencias en los looks de los asistentes. Las más alabadas, las bufandas y bolsos Pendleton muy presentes en el invierno que ya va de salida en el hemisferio norte.
(Ver colección completa Rag & Bone acá.)

El sábado 11, muy temprano, con lleno total de la sala, comenzó el desfile de Lacoste a cargo de su director creativo, el estupendo Felipe Oliviera Baptista, señalado por T Magazine, del New York Times, como uno de los talentos que hay que conocer en esta temporada en su listado “Who is in the house” para esta temporada de semanas de la moda.
(Ver colección completa Lacoste acá.)

(foto: Petit Manzana)

El domingo 12 a las 8 y media de la noche Tommy Hilfiger presentó su colección bajo la atenta mirada de Anna Wintour y Uma Thurman, entre otras celebridades, quienes llegaron hasta el Park Avenue Armony, una de las locaciones más grandes de Fashion Week. Con un extraño diseño de la pasarela; un gran cuadrado donde las modelos se demoraban más de lo usual en lograr recorrerlo entero, Hilfiger presentó una colección que hizo pensar en la realeza, en Kate Middleton y en los días de campo, todo acompañado por la banda sonora del controversial talento de Lana del Rey y su canción “National Anthem”.
(Ver colección completa Tommy Hilfiger acá.)

(foto: Petit Manzana)

Carolina Herrera realizó su presentación el lunes y entre las asistentes estaba Renée Zellweger, quien usualmente está vestida con diseños de la venezolana en las alfombras rojas y eventos. Destacaron los pelos altos y cuellos descubiertos y por supuesto la inconfundible propuesta elegante en chaquetas sastre, faldas largas hasta el suelo y zapatos de Manolo Blanihk. También en el front row estaba Anna Wintour, quien dejó que prácticamente todos los asistentes la fotografiaran con su impecable corte de pelo, su abrigo con cuello de piel y sus anteojos oscuros que se puso apenas comenzó el desfile. Siempre cercana a la salida y acompañada por un guardia de seguridad quien la ayudó a evadir a los fans en la entrada y salida.
(Ver colección completa Carolina Herrera acá.)

(foto: Petit Manzana)

El lunes por la tarde, Zero + María Cornejo, la diseñadora nacida en Chile, que ocupaba la vitrina de Barney’s New York que da a Madison Avenue en el Upper East Side en plena semana de la moda, presentó sus creaciones angulosas, con vestidos y tops en vibrantes amarillo fluor y azul, ciertas prendas y accesorios en violeta y abrigos negros.

El martes 14 de Febrero, mi día partió con el desfile de Badgley Mischka, una de las duplas favoritas de la red carpet. Apareció en el backstage de Lincoln Center ni más ni menos que Joan Rivers. Declarándose amante del exceso de pedrería y joyas que la dupla presentó en esta colección, Joan estaba muy interesada en preguntarle a todo quien pasaba por delante qué se podía hacer si una modelo llegaba hedionda, o si por alguna razón alguno de los “dressers” se echaba una de las aplicaciones de los vestidos, ambas situaciones bastante posibles.
(Ver colección completa Badgley Mischka acá).

Caos total provocó la entrada de la compañera de Rivers en Fashion Police, Kelly Osbourne. La integrante de la excéntrica familia de Ozzy, que ha vivido una de las transformaciones más impresionantes de los últimos años, llevaba ahora el pelo canoso violeta, un vestido negro con aplicaciones doradas y caminaba con el garbo de saber que es el centro de atención. No habló nada y pasó rápidamente a su puesto en primera fila, como con lata. A su lado un par de actrices. Ojo con la preciosa Shay Mitchell, una de las protagonistas de “Pretty Little Liars”.

Sin duda uno de los desfiles más glamorosos que me tocó ver fue el de Vera Wang el mismo martes. Modelos altísimas y algunas extremadamente flacas desfilaron las propuestas de la diseñadora del vestido con el que casi no se casa Blair Waldorf, de Gossip Girl, en su episodio número 100. Tal como se vio en la serie, la diseñadora es una verdadera talla 0, con su largo y extremo pelo liso, y su escuálida contextura. Sus primeros looks estuvieron dedicados al monocromo y camel, rompiendo luego con un potente vestido naranjo seguido de transparencias abrigadas con pieles negras. Mención especial a los impecables peinados del desfile: un tomado hacia atrás que terminaba en punta con algunos pelos sueltos y que daba la sensación de que las modelos iban a toda velocidad contra el viento.
(Ver colección completa Vera Wang acá).

(Link foto: Bellasugar.com)

Mientras, en el trendy Standard Hotel del Meat Packing District ya comenzaba el maquillaje y pelo para Alexandre Herchcovitch, lejos la mejor experiencia de backstage que he tenido en mi vida. Con café y snacks para todo el equipo, el backstage se ubicaba en el último piso del hotel con vista panorámica a la ciudad. Me tocó vestir a Daiana Conterato, una importante modelo de Ford Models quien además resultó ser una de las musas de Herchcovitch. El diseñador brasileño se acercó al final del desfile a saludarla y de paso me lanzó un “gracias”, que fue lejos mi momento favorito de Fashion Week. Me imagino que ese “gracias” se debió al hecho de haber desabotonado con suficiente cuidado el bellísimo vestido dorado de encaje que tenía que usar Daiana, que tenía una eternidad de botones. Muy distinto fue para mi compañera de perchero, quien vestía a una modelo que rompió en histeria cuando la maquilladora le puso base en las piernas. Según ella, tenía alergia pero sólo en las piernas… raro.
(Ver colección completa Alexandre Herchovitch acá.)

Fotos Alexandre Herchcovitch: Style.com

Más tarde el mismo martes me trasladé a Lincoln Center para asistir al desfile de Narciso Rodríguez. Aquí reconfirmé que el mejor accesorio que se ha inventado son las carteras y más aún fue mi amor hacia los preciosos guantes de cuero bicolores con los que las modelos sujetaban el objeto de mi afecto. También me encantaron las poleras y vestidos con diseños geométricos que me recordaron el pájaro origami.
(Ver colección completa Narciso Rodríguez acá.)

Fotos Narciso Rodríguez: Style.com

El final perfecto para esta semana de moda fue el desfile de Polo Ralph Lauren el jueves 16, que partió con la música de la serie “Downton Abbey” emocionando a varios de los que estábamos sentados en las graderías. La alusión a la serie fue bastante acorde a lo que presentó en sus looks con aires masculinos, hartas mezclas de tweed, pantalones anchos y sombreros. El broche de oro fue la salida final de Ralph, un menudo hombre que yo sólo había visto como invitado en “Friends”, que se conserva extremadamente bien a sus 72 años, y que representa en sí mismo todo el espíritu de la marca que lleva su nombre.
(Ver colección completa Ralph Lauren acá.)

(foto: Petit Manzana)

*zancudo invitado

Notas Similares

15 Comentarios

  1. Que buena tu experiencia!!!!! pero cuenta como lo hiciste para ser una “dressers”, por ultimo el nombre de la agencia, te lo juro que me encantaría ir al fashion week en NY, no me importaría trabajar gratis, seria feliz cin solo el hecho de ver las colecciones de los diseñadores…….. ahhhhh soñar no cuesta nada :)

    Thumb up 0

  2. Me encanto este post, como dijeron arriba es fácil encontrar acerca de las tendencias pero la experiencia de dresser fue algo novedoso y entretenido de leer. También me encantaría que dieran el dato de como te inscribiste dentro de esas agenceas.

    Thumb up 0

  3. Gracias por los comentarios. La verdad es que la posibilidad de ser dresser se dió por unos cursos que estaba tomando en el Fashion Institute of Technology y justo la profesora tenía hizo el contacto para sus alumnos.

    Thumb up 0

  4. Mi sueño es ver un desfile de Fashion Week (sea de NY, París, Río, o cualquier fashion week la raja) ahí mismo, en vivo y en directo, aunque estuviera en la última fila jajaja

    Thumb up 0

  5. gracias por todo, el detalle de lo que cuentas, las anécdotas que lo hace mas sabroso, y los link a las colecciones, te pasaste!!

    Thumb up 0

  6. qué envidia!!
    se agradecen posts interesantes como este! podrían siempre entrevistar gente con esos trabajos soñados que todos queremos

    Thumb up 0

  7. Excelente!!! excelente post, excelente trabajo, topisimo!!!!!!!!!
    soñado! te pasaste!

    Eso si que los topstick no eran nuevos para mi, incluso habia leido por ahi que algunas modelos se los ponian en las orejas para no verse tan orejonas.
    Podrian regalarle topstick a todas las chulas que se creen modelos en la farandula chilensis para que no les pasen chascarros

    Thumb up 0

Deja un comentario