Película de la infancia: Melody

melody2.jpg
Por Cata Vicuña

Es bueno tener amigos pero no de esos que le miran el culo cuando una se da vuelta sino esos que te hacen feliz con sus obsesiones relacionadas con lo que a una le gusta como por ejemplo, las películas.

Este tipo –no voy a dar nombres- me mató con un VHS picante que sacó del closet: Melody. No sé ustedes pero yo me transporté a un día martes nublado por la tarde, dormitorio de los papás, donde estaba la tele, Cine en su Casa, mis hermanos más grandes, todos serios, encantados, embobados una y mil veces con la misma película. Melody, de Waris Hussein trata sobre la historia de amor entre dos compañeritos del colegio: Melody (Tracy Hyde) y Daniel (Mark Lester), preciosos los dos y su inseparable amigo Ornshaw (Jack Wild).

Los dos chicos eran los protagonistas de Oliver!, los de siempre. Hay que sumarle unas tomas de Londres en el año ´70 –que yo creo nos parecía de lo más moderno– y la música de los Bee Gees y la canción Teach your children de Crosby, Stills, Nash & Young. La música es lejos la sensación que más me marcó de la película a esa tierna edad, sin olvidar el miedo a los pacos y a todo esos años en que vivimos en peligro. Los Bee Gees hacían buenísima música y no eran esos felinos-caprinos en que se convirtieron después.

Hay una página que se llama civilcinema.cl donde muchos, pero muchos dejan su sensación de la película y de volver a encontrarse con ella. Creo que ahí sale cómo conseguir el video y el disco argentinos, porque allá fue furor. Fue en esa página donde encontré esta frase pal bronce que debido a la emoción, me hizo gracia:

“No hay nada más noble, más fuerte, más sano y más útil en la vida que un buen recuerdo, sobre todo cuando es un recuerdo de la infancia”