LIBROS

0 122

alfonsina vs pacos con mural chica
por Daniela Paz (@dnlpz)

En interesante conocer a mujeres, sobre todo chilenas, que trabajan en cómic. Este nuevo libro nos gustó mucho y se llama Alfonsina y su autora Gaviota Cercos.

Según ella cuenta, “es una novela gráfica/historieta de humor negro y crítico muy sutil, simple y cotidiano, que cuenta la vida de Alfonsina Guerrero, joven artista que después de un largo viaje vuelve a su país a intentar hacer dinero en las artes visuales, cosa que no logra con mucho éxito. Termina trabajando para su hermana melliza, como empleada en el área de Publicidad y Marketing, hecho que odia con todo su corazón, en una empresa multimillonaria”.

La autora estudió Artes Visuales y Pedagogía, creó “Todas queremos ser putas”, una serie de dibujos sensuales y grotescos de mujeres demostrando su total sensualidad.

El libro es distribuido por Ril Editores.

portada alfonsina sola

la gente viva para web}

2 261

IMG-20150202-WA0004
por Rox

Esta Feria del Libro Usado es una muy esperada, ya lleva más de 20 versiones y han sido cientos los visitantes que han recorrido los patios y pasillos de la Facultad de Arte de la Universidad Mayor buscando tesoros.

Este año la feria estará abierta hasta el domingo 15 de febrero desde las 10:00 hasta las 21:00 horas y la temática central trata la intensa relación que existió entre Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Pablo de Rokha.

Con más de 41 stands, nos cuentan que uno de los autores más consultados hasta el momento ha sido Pedro Lemebel y entre las joyitas que se pueden encontrar están el libro “Picasso”, de Maurice Raynal, de 1922 en francés, que contiene en sus primeras páginas la firma y una ilustración del reconocido pintor español Pablo Picasso; las Obras Completas de Voltaire, de 1893 con un prólogo de Víctor Hugo o el libro “La Revolución Francesa”, escrita por el historiador  M. A. Thiers.

2 211

DSC_0020-1
por Daniela Paz (@dnlpz)

Desde el año 2007 que nuestro amigo, colaborador de años y zancudo invitado Rodrigo Ferrari, se dedica a tomar fotografías en diferentes conciertos del país. No es raro encontrárselo en shows con su cámara, recorriendo todos los rincones del concierto para llegar a unos resultados maravillosos.

Por eso estamos felices de contarles que él está lanzando su primer proyecto llamado Música sin Flash, que compila material obtenido entre el 2010 y 2014 y que pretenden convertirse en un libro de colección, con más de 90 fotografías de músicos de diferentes estilos, todos captados con su sello y estilo propio.

Existen distintas maneras de ser parte de este proyecto y ayudar a hacerlo posible. La primera parte es comprando una selección de 2 sets de 15 fotos de 10x15cm: si se venden 500 de esos sets, se financia el libro y quienes compren alguno de los set (o los 2) tendrán un 50% de descuento cuando compren el ejemplar completo. El valor es de $10.000 por un set de 15 fotos o $ 17.000 por el set completo de 30 fotos. El envío está incluido.

Set Nº 1: Air – Kanye West – !!! – Morrissey – Goldfrapp – Mogwai – The Horrors – Of Montreal – Feist – Jorge González – Francisca Valenzuela – Pulp – Phoenix – Mos Def – Spiritualized

Set Nº 2: Morcheeba – Yo La Tengo – The Jesus & Mary Chain – Tame Impala – Blur – Astro – Fakuta – Blonde Redhead – Thurston Moore – Au Revoir Simone – Lorde – Primal Scream – Nas – The Walkmen – La Mala Rodríguez.

Los precios de esos sets y otras formas de colaborar:
1.- Set 15 fotos (10×15 cm): $ 10.000
2.- Set de 30 fofos (10×15 cm): $ 17.000
3.- Ampliación (15×21 cm): $ 25.000
4.- Ampliación (30×45 cm): $ 50.000
5.- Set 15 fotos (10×15 cm) + Ampliación (15×21 cm): $ 30.000
6.- Set 30 fotos (10×15 cm) + Ampliación (15×21 cm): $ 40.000
7.- Set 30 fotos (10×15 cm) + Ampliación (30×45 cm): $ 60.000
* En todos los casos el envío está incluido.

Cómo comprar:
1.- Para comprar escribe un mail a ferrari@super45.cl para obtener los datos de la transferencia o depósito.

Más info en musicasinflash.cl

image

image

DSC_0061-1

Muestra-sets-15-fotos

4 608

image
por Claudio Aravena, ilustración de Cristián Salinas (Mr Sardinas) para Fundación La Fuente

Hoy nos despertamos con una mala noticia: la muerte de Pedro Lemebel. Profesor de arte, escritor, cronista, performista, Lemebel es -sin duda- la más auténtica voz de la creación literaria chilena contemporánea.

De inmediato, miles de compatriotas postearon imágenes, frases, fotografías, portadas de sus libros, autógrafos, historias con él: “lo veía camino a la Vega, con su carro lleno de frutas y flores”, “me saludó en la librería Metales Pesados”, “lo conocí en la Feria del Libro”, “lo admiraba”, “lo encontraba seco”. Cada lector, cada seguidor atesorando un recuerdo, un instante.

La primera vez que lo vi, el año 94, cruzó Campus Oriente enfundado en un traje sastre negro, de taco alto y pañuelo de calaveras amarrado en la cabeza. A su paso, a su sonar de tacos, el gentío rucio del campus se paralizó. Cruzó de esquina a esquina con ímpetu para saludar a la Damiela Eltit, quien recibía un premio ese día. Me quedé paralizado: un hombre con tacos en la pontificia universidad. Luego con mis compañeros de literatura devoramos su primer libro “La esquina es mi corazón” (Cuarto Propio, 1994), casi en una actitud clandestina, cuando el buscador de la biblioteca de la universidad, al colocar “literatura gay”, te mandaba a libros de enfermedades siquiátricas.

Hoy, mientras yo mismo subía posteos y noticias, pensaba en cuánto habíamos cambiado: las portadas de los diarios, las radios, algunas universidades, la Presidenta de la República, la Ministra de Cultura despiden al autor clandestino y marginal. Sin embargo, el único que no cambió fue Lemebel: siempre siguió siendo el mismo, el de la lengua filosa y cola, dispuesto a hacernos ver esa verdad que queremos esconder bajo la alfombra. Sus crónicas eran un espejo incómodo de nuestro Chile: los acuerdos con los milicos, la televisión dorada de Bolocco y Morandé, el olvido de los muertos y los desaparecidos, la democracia pactada. Nuestra aspiración a ser un Chile rubio, olvidándonos de nuestra mecha tiesa y oscura a punta de blondor.

La última vez que lo escuché en el GAM, para el FILBA, no quiso salir hasta que todos los cabros que hacían fila en la puerta pudieran entrar, rompiendo todas las normas de seguridad de un país sísmico, cientos de seguidores llenaron las escaleras apoyados en los muros y lo aplaudieron a rabiar. Lemebel, envuelto en lentejuelas y ya con la voz débil -producto del cáncer a la laringe que lo mató- leyó, se emocionó y brindó con nosotros, sus seguidores emocionados que vibramos a punta de recuerdos, de boleros, de amor, y de sexo furtivo y setentero. Lemebel era nuestra voz, sobre todo, para quienes tenemos un ala rota. Nadie mejor supo decirlo y lo retrató en su Manifiesto, que hoy les dejo, y que fue leído el año 1986 frente a la cúpulas de los partidos de izquierda, tan homofóbicos como la conservadora derecha chilena. Gracias, Pedro, por la valentía.

Manifiesto / Pedro Lembel

No soy Pasolini pidiendo explicaciones
No soy Ginsberg expulsado de Cuba
No soy un marica disfrazado de poeta
No necesito disfraz
Aquí está mi cara
Hablo por mi diferencia
Defiendo lo que soy
Y no soy tan raro
Me apesta la injusticia
Y sospecho de esta cueca democrática
Pero no me hable del proletariado
Porque ser pobre y maricón es peor
Hay que ser ácido para soportarlo
Es darle un rodeo a los machitos de la esquina
Es un padre que te odia
Porque al hijo se le dobla la patita
Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro
Envejecidas de limpieza
Acunándote de enfermo
Por malas costumbres
Por mala suerte
Como la dictadura
Peor que la dictadura
Porque la dictadura pasa
Y viene la democracia
Y detrasito el socialismo
¿Y entonces?
¿Qué harán con nosotros compañero?
¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos
con destino a un sidario cubano?
Nos meterán en algún tren de ninguna parte
Como en el barco del general Ibáñez
Donde aprendimos a nadar
Pero ninguno llegó a la costa
Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas
Por eso las casas de caramba
Le brindaron una lágrima negra
A los colizas comidos por las jaibas
Ese año que la Comisión de Derechos Humanos
no recuerda
Por eso compañero le pregunto
¿Existe aún el tren siberiano
de la propaganda reaccionaria?
Ese tren que pasa por sus pupilas
Cuando mi voz se pone demasiado dulce
¿Y usted?
¿Qué hará con ese recuerdo de niños
Pajeándonos y otras cosas
En las vacaciones de Cartagena?
¿El futuro será en blanco y negro?
¿El tiempo en noche y día laboral
sin ambigüedades?
¿No habrá un maricón en alguna esquina
desequilibrando el futuro de su hombre nuevo?
¿Van a dejarnos bordar de pájaros
las banderas de la patria libre?
El fusil se lo dejo a usted
Que tiene la sangre fría
Y no es miedo
El miedo se me fue pasando
De atajar cuchillos
En los sótanos sexuales donde anduve
Y no se sienta agredido
Si le hablo de estas cosas
Y le miro el bulto
No soy hipócrita
¿Acaso las tetas de una mujer
no lo hacen bajar la vista?
¿No cree usted
que solos en la sierra
algo se nos iba a ocurrir?
Aunque después me odie
Por corromper su moral revolucionaria
¿Tiene miedo que se homosexualice la vida?
Y no hablo de meterlo y sacarlo
Y sacarlo y meterlo solamente
Hablo de ternura compañero
Usted no sabe
Cómo cuesta encontrar el amor
En estas condiciones
Usted no sabe
Qué es cargar con esta lepra
La gente guarda las distancias
La gente comprende y dice:
Es marica pero escribe bien
Es marica pero es buen amigo
Súper-buena-onda
Yo no soy buena onda
Yo acepto al mundo
Sin pedirle esa buena onda
Pero igual se ríen
Tengo cicatrices de risas en la espalda
Usted cree que pienso con el poto
Y que al primer parrillazo de la CNI
Lo iba a soltar todo
No sabe que la hombría
Nunca la aprendí en los cuarteles
Mi hombría me la enseñó la noche
Detrás de un poste
Esa hombría de la que usted se jacta
Se la metieron en el regimiento
Un milico asesino
De esos que aún están en el poder
Mi hombría no la recibí del partido
Porque me rechazaron con risitas
Muchas veces
Mi hombría la aprendí participando
En la dura de esos años
Y se rieron de mi voz amariconada
Gritando: Y va a caer, y va a caer
Y aunque usted grita como hombre
No ha conseguido que se vaya
Mi hombría fue la mordaza
No fue ir al estadio
Y agarrarme a combos por el Colo Colo
El fútbol es otra homosexualidad tapada
Como el box, la política y el vino
Mi hombría fue morderme las burlas
Comer rabia para no matar a todo el mundo
Mi hombría es aceptarme diferente
Ser cobarde es mucho más duro
Yo no pongo la otra mejilla
Pongo el culo compañero
Y ésa es mi venganza
Mi hombría espera paciente
Que los machos se hagan viejos
Porque a esta altura del partido
La izquierda tranza su culo lacio
En el parlamento
Mi hombría fue difícil
Por eso a este tren no me subo
Sin saber dónde va
Yo no voy a cambiar por el marxismo
Que me rechazó tantas veces
No necesito cambiar
Soy más subversivo que usted
No voy a cambiar solamente
Porque los pobres y los ricos
A otro perro con ese hueso
Tampoco porque el capitalismo es injusto
En Nueva York los maricas se besan en la calle
Pero esa parte se la dejo a usted
Que tanto le interesa
Que la revolución no se pudra del todo
A usted le doy este mensaje
Y no es por mí
Yo estoy viejo
Y su utopía es para las generaciones futuras
Hay tantos niños que van a nacer
Con una alita rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar.

16 1639

image
por Daniela Paz (@dnlpz)

Desde que vi el primer trabajo de Lena Dunham en Netflix (Tiny Furniture) me enamoré de ella. En todo sentido. La encontré valiente por mostrarse con todas sus imperfecciones, encontré que su humor era insuperable y que las historias que contaba tenían algo que ver conmigo, ya fuera algo que encontraba bacán o penoso.

No es difícil congeniar con alguien de tu edad, tu signo y aunque en teoría no hay nada en común (papás cuicos y artistas, vivir en Brooklyn, ser increíblemente existosa y pololear con un rockstar) finalmente es una chiquilla como cualquiera, muy insegura y latera, que la han pateado, ha tratado de hacer dietas, ha tenido penosas experiencias sexuales y ha peleado con sus amigas.

No soy ese tipo de chica (Not That Kind of Girl), su primer libro, una especie de recuento de experiencias -ya que obviamente a sus 28 no da para biografía- cuenta absolutamente todo sobre su vida; la relación con sus padres y hermana, habla de todos sus pololos y la forma en que la han hecho sentir cada uno de ellos, cómo la pasaron a llevar laboralmente, sus problemas de hipocondría y algunas lecciones de vida, algo similar a las que uno escucha de sus amigas cuando te dan un consejo.

El libro me gustó y por las mismas razones que sigo y seguiré su trabajo. Nunca había visto en ficción la bacanidad y decadencia de un grupo de mujeres de 20, que aparentemente tienen todo para lograr el éxito y la mayor parte del tiempo pasan equivocándose y aprendiendo sobre eso.

Lo pueden encontrar por $10.900 en grandes librerías.

16 704

image
por Riana Fer

Soy buena lectora, siempre llevo un libro en la cartera y tengo uno diferente en el velador, pero con el tiempo me he dado cuenta que soy mejor compradora de libros que lectora, compro más libros de los que logro leer. Es como si al comprarlos me asegurara su futura lectura.

En mi casa ordeno de diferentes maneras los leídos de los no leídos. En el gran librero van los libros ya leídos y ordenados según temática o narrativa, y sobre otros lugares de la casa van los no leídos o sin terminar.

Este año no sé si he leído menos o he comprado más, pero los libros no leídos se han tomado un espacio mayor al establecido para ellos en mi casa, por lo que he decidido como propósito 2015 no comprar nuevos libros hasta terminar el 80% de los no leídos, sólo aceptar los regalados, y recién cuando haya leído ese porcentaje y el equilibrio entre los leídos y no leídos vuelva a mi vida podré comprar un nuevo libro.

4 5721

image
por Lala

Santiago en 100 palabras ya es una tradición en cuanto a concursos sobre la ciudad. Y este martes 30 se dará el puntapié inicial a su XIV versión con una serie de actividades gratuitas y, por supuesto, el regalo de 100 mil ejemplares del libro compilatorio con los mejores cuentos de la versión 2014.

A las 8 am comenzará la entrega de los 100 mil libros, en la estación Bellas Artes, la que se extenderá hasta las 22 horas. Eso sí, a los 100 primeros se les regalará un calendario ilustrado 2015.

Además, desde el mediodía se instalará un espacio de lectura a cargo de Manuel García, Blanca Lewin, Alejandro Zambra, Alberto Montt, Raúl Zurita, Alejandra Costamagna, entre otros; y un “Muro de los Deseos”, para cerrar este año con buenos augurios.

Sobre el concurso, hay plazo hasta el 6 de marzo para participar de esta versión 2015. Más información y bases en www.santiagoen100palabras.cl

libroCOCINA-DE-MERCADO
#GuíaDeRegalosZancada

El libro “Cocina de Mercado: Sabores Vegetarianos” tiene más de de 120 recetas vegetarianas, sabrosas, coloridas y fáciles de preparar. Está dividido en siete capítulos: Desayunos, Entradas, Ensaladas, Sopas, Picnic, Fondos y Postres. En este libro, su autora, Sol Fliman propone ideas de platos sencillos prepados con diferentes frutas, verduras, cereales, legumbres y semillas. Son preparaciones aprendidas en viajes, heredadas de la familia, probadas en el restaurante Quínoa, inventadas y reinterpretadas. La idea es compartirlas, que cada uno de ustedes las haga suya, improvise, juegue y las enriquezca. El libro “Cocina de Mercado” nace del blog del mismo nombre y es una invitación a cocinar, a comer rico, sano y casero.

Web: www.quinoarestaurante.cl
Mail: quinoarestaurante@gmail.com
Instagram: Quinoarest
Twitter: @Quinoarest
Facebook: quinoa Restaurante
Dirección: Luis Pasteur 5393
Precio: $26.900
Puntos de venta:
Quínoa Restaurante
Dellanatura
Coquinaria
El Volcán
Restaurant El Huerto
Librería Milaires
Libros del Amanecer
Librería Antartica
Feria Chilena del Libro
Libreria Francesa y muchos más….

82 2805

image
por Mariana y punto

Ganadores: Lorena/ Delia Vergara/ Fefi Aranguiz/ Nannu Muñoz Urzúa

Hace unos meses nuestros amigos de la Biblioteca Nacional nos invitaron a trabajar en conjunto para crear un librito de pasatiempos para desconectarse del celular un rato y entretenernos como antaño; con lápiz y papel, en veranos eternos y resolviendo puzzles, sopas de letras y trivias.

Aceptamos felices, y así colaboramos con algunas ideas y con esos conocimientos de cultura popular que equivocadamente a veces pensamos que son inútiles.

Qué ingredientes tiene el papapleto, a qué ex Presidente de Chile le decían “El Caballo”, cómo se llamaban los villanos de teleseries como Los Títeres y Sucupira, o quién fue la primera médica de Chile y América Latina son sólo algunas de las interrogantes que podrán resolver y/o aprender jugando y llenando el primer “Cuaderno para cultivar el ocio” realizado en colaboración entre la Biblioteca Nacional y Zancada, y publicado por las flamantes Ediciones Biblioteca Nacional.

image

Nada mejor que regalar un poco de ocio al amigo o amiga secreta o a quien sea que quieras que reciba algo de cultura y entretención para llenar esos ratos de ocio solitarios mientas esperas la micro y en esas tardes y vacaciones entre amigos y familia.

El “Cuaderno para cultivar el ocio” está a la venta en el café de la Biblioteca Nacional (Alameda 651 ó Moneda 650, Metro Santa Lucía) a sólo 2.000 pesos. ¡Vayan por el suyo antes de que se acaben!

Tenemos algunos ejemplares para sortear entre quienes respondan en comentarios:

¿Qué sueles hacer en tus ratos de ocio?

image

image

2 714

Captura de pantalla 2014-12-15 17.01.44
por Daniela Paz (@dnlpz)

Hablar de las pruebas de selección para la universidad es un lugar común en nuestro país, como lo terremotos. Todos tenemos algo que decir al respecto, diferentes anécdotas que contar. Una historia de vida basada en una hoja llena de puntos que mareaba a cualquiera, sobre todo a quienes la enfrentaban con miedo. Quién no.

El nuevo libro del escritor nacional Alejandro Zambra, publicado por la editorial Hueders, se llama Facsímil, y es justamente una historia contada –o destruida– en formato de hoja de respuestas de la extinta PAA. El formato es interesante, pero no sencillo si se quiere. Hay tantas formas de leerla como alternativas, y en las secciones como el uso de ilativos y términos excluidos conocemos la historia de la educación chilena, de alumnos del Instituto Nacional, las familias, la clase media y algún romance.

Zambra describe una situación educacional que sigue contándose, de una manera bastante similar que en los tiempos de la PAA: profesores mal pagados, alumnos desinteresados y alumnos entrenados. En un país donde la educación debería ser el tema principal y no un lugar común, este libro debería guardarse y analizar detenidamente como cualquier facsímil al que nos enfrentamos.