POR FER
Cuando empecé el desafío de KO30 en KO Urban Detox Center , que consistía en un mes de deporte intenso sumado a un plan alimenticio de comida saludable,  mi objetivo más allá de tonificar o bajar de peso (que no les mentiré, siempre es bienvenido), era poder ordenarme en la alimentación dejar la comida chatarra y comer algo que considerara una preparación de más de cinco minutos.

Puede parecer súper simple ordenarte en lo que comes –muchas solo dejan de comer y punto–, pero la diferencia está en lograr el equilibrio. Y eso es justamente lo que te proponía este programa, empezar con un detox de los excesos para que tu cuerpo se acostumbre a comer sano, y no sólo  eso sino también a poner a prueba la fuerza de voluntad para lograr un equilibrio total entre cuerpo y mente.

Porque sí, el deporte es necesario para iniciar el cambio en tu cuerpo, las dietas mágicas o express siempre terminan pasándote la cuenta. KO30 te ponía como meta ir trabajando eso acompañado de un cambio alimenticio también y de mentalidad.

Creo que eso es lo fundamental finalmente, el integrar un desafío deportivo, alimenticio y mental. Y en especial este último, tener la constancia y la fuerza de voluntad de todos los días hacer ejercicio con clases intensas, además de comer saludable y por supuesto creértela, que siempre es uno de los puntos más difíciles cuando intentas realizar un cambio.

El plus es que este challenge aunque parecía algo individual, terminó también siendo un trabajo en equipo en conjunto con mis compañeros de grupo que estaban pasando lo mismo que yo y la directora del programa, Bárbara Peschiera  que va haciendo el seguimiento del proceso de cada uno día a día y siempre logrando la motivación en todo momento. Al menos para mí la energía de un lugar es demasiado importante, y acá es de entrega y buena onda todo el rato, incluso cuando te rindes o te cansas siempre hay alguien que te dice “dale, tú puedes”, ya sean los profes de KO o mis compañeros y en realidad uno puede, sobre todo cuando ves que otro dice que confía en tí, aunque yo haya estado al borde de la muerte en plena clase.

El haber pasado por este proceso y desafío, me hace creer que al final uno siempre puede cambiar sus hábitos, ya sea de vida o alimenticios, siempre va a costar hacerlo pero la actitud frente a eso es lo importante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.