Carlsberg
La cerveza puede ser un gran aporte cuinario no sólo cuando se habla de acompañamiento sino también como maridaje y como ingrediente clave en distintas preparaciones, especialmente con carnes. Carlsberg nos comparte una exquisita receta de chuletas y junto con ella, un concurso para ganar el precioso libro de Sansabor de Santiago Sahli + 1 six pack de cerveza Carlsberg. Si quieres participar deja un comentario contándonos de qué manera ocuparías la cerveza en la cocina. ¡Suerte!

Chuletas Carlsberg

Ingredientes para 4 personas*
(Trabajo: 45 min / Total: 3 horas)
4 chuletas kassler
1 botellín de cerveza Carlsberg
½ cebolla
1 diente de ajo (chilote harto mejor)
1 zanahoria
1 vara de apio
½ hinojo
1 membrillo
1 cucharadita de eneldo
6 papas enanas
¼ repollo blanco
½ taza de vino blanco
1 cucharada de vinagre blanco
1 prieta
1 puñado de perejil fresco
mostaza fuerte, Dijon o una alemana

* Necesitas una olla grande o fuente con tapa que puedas meter al horno*

Las chuletitas necesitan amor: la noche antes ponlas en un taper y báñalas en la cerveza. Cuida que todas queden en contacto con la cerveza. Tapa y guarda en el refrigerador.

Para iniciar la faena pica fina la cebolla y el ajo. Pica en cubitos la zanahoria, el apio y el hinojo. Pela los papines y déjalos sumergidos en un bol con agua.

Corta el cuarto de repollo en dos partes iguales y amárralos con una pita para que no se separen las hojas entre sí. Pela el membrillo, córtalo en 4 y a cada cuarto córtale la parte dura con las semillas.

Prende el horno y déjalo calentar a temperatura mínima (120 ºC aprox).

Calienta la olla a fuego medio y echa dentro un buen chorro de aceite de oliva.

Echa la cebolla y el ajo, junto con la zanahoria, el apio y el hinojo. Agrega unas pizcas de sal, pimienta fresca y el eneldo. Saltea por unos 3 minutos, o hasta que la cebolla se vea suave y blanda.

Baja el fuego al mínimo, echa el vino y el vinagre, mezcla bien y reparte el sofrito de manera pareja sobre el fondo de la olla. Una cama, digamos.

Acomoda las chuletas sobre su cama, un poco montadas entre sí, de modo que quede espacio para los demás invitados.

Amontona al lado la papas y los cuartos de membrillo. En el espacio que sobra acomoda los dos trozos de repollo.

Echa unas 2 cucharaditas de mostaza en algún hueco que quede por ahí.

Finalmente, riega todo con la cerveza con la que remojaste las chuletas.

Apaga el fuego, tapa la olla y métela al horno. Cocina por 2 horas a fuego mínimo.

Por mientras sumerge la prieta en una olla con agua hirviendo por unos 3 minutos, para que bote aceite. Sácala y déjala reposar sobre un plato. Cuando falte media hora de cocción de la cacerola, sácala del horno, ábrela y acomoda la prieta por ahí. Vuelve a tapar y continúa con el cocimiento dentro del horno.

Antes de servir, saca el caldo con un cucharón y cuélalo sobre un recipiente. Reparte el perejil picado encima y acompaña con unas buenas cucharadas de rica mostaza. Pon en cada plato una taza con el shot de caldo.

3 COMENTARIOS

  1. Usaría la cerveza para, primero, realizar las recetas del libro, y también realizar una carne o camarones con cerveza que son un clásico. El libro es muy necesario ya que hace poco tiempo me fui a vivir sola.

  2. Primero que todo para hidratar a los cocineros(as)! Nos gusta mucho como quedan los champiñones salteados con un poquito de cerveza. Le dan un gusto exquisito! Sobre unas tostadas con un poco de crema o leche para darles más cremosidad… ñomi!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.