infiel
POR M.
Tengo un problema recurrente en mi cabeza, algo que no me atrevo ni a hablar con mi psicóloga, aunque debería, porque se supone que quiero avanzar en una crisis existencial que me dejo un poco averiada. Fuí infiel. Cuando me decidí a tener un amante y el mundo lo supo, todo cayó en tragedia. Horas de terapia y todo lo que se imaginarán que eso conlleva.

Con mucho esfuerzo, conversaciones eternas y sacrificios, logramos superar el tema con mi marido, pero me pasa que aún no puedo dejar de pensar en el sexo. Todos los días. No quiero comentárselo a nadie porque lo primero que me dirían es que me enamoré de mi amante, pero para mi es todo lo contrario. Siento que en mi relación “oficial”, perfecta e idílica no hay cabida a ser la esposa buena y al mismo tiempo una mina multiorgásmica que sólo piensa en sexo, algo que logré satisfacer con mi amante.

¿Será por el poco sexo que tengo en la vida marital? y ahí viene mi pregunta: ¿cuánto sexo es lo sano? Porque yo siempre quiero más. Hace años dejé de pedirlo, porque creo que eso debiese darse de manera natural.

Aunque a veces quisiera ser buena esposa, creo que en el fondo me domina mi lado oscuro, la mayor parte del tiempo. ¿Cómo compatibilizar las dos cosas?

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

unsplash-logoJan Zhukov

13 COMENTARIOS

  1. No has pensado que es una adiccion? Como al alcohol o las drogas. Si te destruye a ti y a tu entorno ya es patologico.
    Como Michael Douglas.

  2. Yo me separé hace un tiempo y después de una relación muy larga donde la rutina y los años pusieron el sexo en segundo y tercer plano sin mucha relevancia, ahora me vine a dar cuento de lo importante que es en una relación, sobre todo en un matrimonio. Si quieres hacerlo y tu marido no te pesca nunca, claramente es charcha y llega un punto en que te sientes incompleta. Ahora si tu marido te pesca pero tus ganas siempre son superiores, debe haber quizá algo más profundo de fondo. De todas maneras, hay algo en tu matrimonio que no está funcionando y quizá el sexo es un elemento pero no el problema real que tienen que solucionar, ya el tener que integrar a un tercero para que te dé lo que tu pareja no te da, es porque algo anda mal.

    • Le dan color.

      Una persona no te puede dar todo lo que necesitas, eso es super normal y obvio. Eso de que una pareja debe satisfacerte totalmente y para siempre es un mito del amor romántico, la verdad no es así. Ese mito es parte del problema, es super normal q con el tiempo te den ganas de tener sexo con otros, eso le va a pasar con cada pareja que tenga.

      Ahora, ser infiel es deshonesto, quizás existen otras opciones, como quedarte soltera, buscar relaciones abiertas, tener una relación abierta con tu marido, comprarte un vibrador…

    • Lo mismo de la de arriba: mito del amor romántico. Eso de pensar que una persona, si es la adecuada, te va a complacer en todo siempre y nunca te va a faltar nada es una mentira, aunque muchas mujeres lo crean fervientemente. Las relaciones nunca serán perfectas y si esperas que lo sean, serás profundamente infeliz. Ahora, querer tener sexo con otras personas es absolutamente normal y nos pasa a todos, querer llevarlo más allá es un riesgo que puede dañarte mucho a ti y a tu pareja. Yo creo que si te cuesta mucho sobrellevarlo, quedarse soltera y pasarlo bien es una buena opción.

      • Pero el texto dice que no lo habla con el marido..
        “Hace años dejé de pedirlo, porque creo que eso debiese darse de manera natural.”
        Si uno tiene ganas, tiene que informarlo jajaj.

  3. Creo que la última alternativa es la infidelidad, antes hablalo con tu marido, con tu sicóloga y lograr llegar a una solución ya sea con tu marido o separada de él. Serle infiel es muy doloroso para el otro. Tal vez si tú hablarás con él y le explica cómo te sientes logren entenderse y solucionarlo. No lo aisle de tu vida.

  4. Un consejo: si quieres que las cosas con tu marido funcionen, en vez de serle infiel, mastúrbate más y comprate un vibrador, ya verás como tu ganas de sexo se satisfacen. Puedes fantasear con otros, no hay problema, mientras sólo sean fantasías. Y al mismo tiempo, háblalo con tu marido, dile lo importante que es el sexo para ti y que te gustaría incluirlo más en tus rutinas sexuales. Obviamente no puedes obligarlo a que sea más sexual, pero pueden poner de su parte para aumentar la frecuencia y la calidad: proponiendo juegos, llendo a tantra juntos, comprando juguetes, etc. Y siempre con mucho amor y diálogo.

    Suerte.

    • Ups, me parece que hay que tener cuidado con eso de pedir más sexo, si alguien no quiere no quiere no mas, el sexo se debe tener porque se quiere, no porque te lo piden. Puede resultar al revés, que él empiece q obligarse y sus ganas disminuyan por relacionar sexo con deber en vez de con placer.

      • Por eso, no puede obligarlo a que sea mas sexual, pero a veces se tiene menos ganas por mil factores: estrés, mucho trabajo, cansancio, rutina, etc, y cuando se toman cartas en el asunto, muchas parejas pueden volver a tener una vida sexual satisfactoria.

  5. Yo leia y en mi cabeza pensaba que si cambiamos la palabra Sexo por Copete la mandamos AA de una, el sexo es sano; rico y todo pero si piensa todo el tiempo sexo como señala eso ya es un problema.

  6. ¿Y si fuera al revés? ¿Y si fuera el marido el infiel? ¿Que eligen, señoritas? ¿Linchamiento o comprensión? ( Mi respuesta es: Nunca hagas a otros/as lo queno te gustaría que te hagan a tí.)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.