POR FRAN LIENDO, EL LIVING DE FRIDA
Si planean viajar a Ciudad de México y buscan cualquier guía de comida en internet, lo más probable es que se encuentren con puros lugares fancy recomendados por gringos de Brooklyn que les van a decir que tal o cual restaurant es bueno. Por lo general sí son buenos pero no es donde comen los mexicanos. Esta es mi guía personal, es decir, lugares donde yo voy siempre.

Todo es más o menos similar: base de tortilla de maíz, pasta de porotos negros, crema ácida, alguna carne, queso blanco y por ahí como para hacerse los saludables una que otra hojita de lechuga. Y lo más importante: SALSA. Es más: se sabe que una taquería es buena por su salsa. No por su carne, no por su tortilla ¡Ni siquiera por sus porciones! Si quien prepara la salsa, lo hace bien es un éxito asegurado. No sé si saben, pero en México hay un montón de diferentes tipos de ají, más sus variantes en versiones secas y ahumadas. Además, la cosa se pone difícil porque uno no quiere que sea muy picante entonces si le preguntas al taquero si pica mucho te dicen “pica rico” o “nahh” y en verdad pica un montón. Y para uno la cosa es: pica o no pica, no un espectro. Aunque con el tiempo uno lo aprende.

Para que puedan diferenciar:
Tacos: tortilla de maíz con carne encima. El plato estrella de la ciudad son los tacos al pastor que es un trompo en un asador estilo libanés como de shawarma. Es carne de cerdo marinada en una salsa especial. Los sirven con piña, cebolla y cilantro. Si a esto además le echan queso, se convierte en una gringa. Mis favoritos: El Tizoncito.

Enchiladas: Tortilla rellena con queso, pollo u otro, bañada en salsa. Si a esta le echan queso gratinado se convierte en enchiladas suizas. Las suizas que no se pueden perder están en Sanborns. Hay más Sanborns que farmacias en Santiago así que imposible no encontrarlos. Tip: vayan al de la Casa de los Azulejos, tiene un mural de Diego Rivera.

Chilaquiles: Totopos (triangulitos de tortilla de maíz frita u horneada) bañados (nadando) en salsa con crema y queso. Es un clásico del desayuno y se supone que sirve para la caña (spoiler: no sirve para la caña). Se pueden servir con pollo, huevo frito (si ya estamos en esta por qué no) y hasta con milanesa, en serio. A los mexicanos no les interesan sus arterias. Recomiendo los de Cos –Cosecha Verde–, porque no son tan chanchos: son horneados y los sirven con huevo poché. A este lugar voy siempre porque tienen cosas sanas y muy ricas.


Foto: Claudia, Mantarraya

Torta de chilaquiles: Aunque no es un clásico, merece un espacio aquí. Son chilaquiles, con todo lo que les expliqué recién ADENTRO DE UN PAN. A una señora en un carrito un día se le ocurrió venderlos y se volvió famosa y ahora hay cuadras de fila en línea esperando por su ansiado tesoro. Busquen en google o Instagram “la esquina del chilaquil”. Yo una vez comí y me dio caña de comida.

Tlacoyitos: tortilla de maíz rellena con pasta de poroto negro y arriba le ponen queso Oaxaca (OMG grasiadió por el queso Oaxaca) y guacamole. Una delicia atroz. Recomiendo mucho los de El Parnita. Vayan a este lugar temprano porque se llena. Igual, si llegan tarde, se sientan en los banquitos de afuera y pueden pedir chelas mientras esperan su mesa. El lugar es cero fancy y muy ondero. Los viernes la gente se queda forever y es un mini carrete. Es sólo para el almuerzo.

Tacos de Cochinita: Ya, sí, esto debió haber ido en la parte de tacos. Pero miren: yo no como cerdo. Entonces me negué a la cochinita siempre hasta que caché que hay un lugar que venden tacos de cochinita de pescado. El lugar se llama Fisher’s. De verdad no puedo pensar en un lugar similar en Chile. La gente va a almorzar/ seguir el carrete/ empezar el carrete/ con la familia y amigos. Es sólo comida de mar y no es un lugar cool. Siempre hay que esperar pero te regalan cerveza mientras esperas. Además, te regalan caldo de pescado buenísimo ilimitado apenas te sientas. Pidan cochinita de marlín, me lo agradecerán.

Obvio que hay muchos más lugares que son favoritos pero esta es una guía de comida mexicana en lugares a donde van los mexicanos. De verdad estoy dejando fuera miles de cosas, que probablemente irán en otros posts. Eso sí, si van a hacer las cosas bien, terminen sus comidas con un carajillo: es licor de 43 (una especia de brandy dulce) que sirven con mucho hielo y espresso. Una delicia!

También te puede interesar: Alerta de nueva serie mexicana en Netflix: “La casa de las flores”, una comedia un poco oscura y muy divertida; Esto está muy chingón: Guía para entender los modismos mexicanos de las series de moda; 7 razones para no perderse (y maratonear) Luis Miguel, la serie.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.