POR FRAN LIENDO, EL LIVING DE FRIDA*, FOTOS: @PATYLEIVA
No sé si es por las series de Netflix que están en fuego con México o qué pero hay mucha gente que me pregunta cosas de la Ciudad de México por mensaje directo en Instagram (vivo en México desde hace años y siempre mantengo un pie en Chilito a través de El living de Frida, las artesanías que vendo en Chile y mis colaboraciones en Zancada), así que decidí hacer mi propia guía, que es la de una visitante que ahora es local.

Obvio que cuando llegué estaba súper metida en Instagram y Foursquare buscando qué había y qué decía la gente de los diferentes lugares. Ahí aprendí mucho y además, ahora ya entiendo mejor cómo es la ciudad y cuál es la onda de cada uno.

Lo primero que hay que saber es que la Ciudad de México es ENORME: ¡son 27 millones de habitantes sólo en la ciudad! CASI DOS CHILES COMPLETOS! Si quieren visitar, en verdad hay que planificar porque no hay ninguna posibilidad de hacer todo. De partida por los tacos (no de los ricos, hablo de los “embotellamientos”, como le dicen aquí al tráfico): en las horas punta hablamos de horas. Más encima, de junio a octubre es época de lluvia. Pero onda, ¡llueve con balde! Así que si no planificaste bien, es probable que termines en un Starbucks esperando a que pase.

Yo creo que el mejor momento para venir es entre abril y mayo, porque es cuando empieza el clima rico, hay gente carreteando en terrazas y todo es diversión. No recomiendo mucho venir en diciembre-enero porque aunque no se compara al invierno santiaguino (perdón gente de regiones! Es el único invierno que he experimentado año tras año), igual hace frío y está un poco más contaminado.

Lo otro que hay que saber es que la Ciudad de México se divide en delegaciones y las delegaciones en colonias. Es como si la delegación fuera la comuna y la colonia el barrio. Casi como decir Las Condes sector El Golf, o Santiago, sector Lastarria. Siempre hay que saber más o menos los sectores por donde uno va a andar: Coyoacán es donde está la casa de Frida y está al sur, Santa Fe es como una Ciudad Empresarial (literal: pura oficina y malls y pocas vías de acceso) es al poniente y el Centro es donde hay zonas más turísiticas.

Aquí una mini guía de las colonias centrales desde mi punto de vista:

La Condesa: Yo vivo en esta colonia y la amo demasiado. Está llena de bandejones centrales (acá les dicen “camellón”) con árboles y tiene un parque enorme en medio de lo que era un hipódromo. Alrededor del parque hay una avenida de bandejón central que se llama Amsterdam. ¡Es preciosa! La colonia está llena de restaurantes y cafecitos. Cuando yo llegué era súper cool de moda, pero ahora yo diría que está un poco más familiar y donde viven muchos extranjeros. No me sacan ni a palos de aquí.

La Roma: La Roma es súper cool. Está llena de restaurantes, bares, clubes, galerías y tiendas entretenidas. Si leyeron Detectives Salvajes, ahí describen muy bien la onda del lugar. Era el lugar donde vivía la gente rica hace 100 años entonces todas las casas eran mini palacios. La Roma se ha estado gentrificando muchísimo entonces es muy común que la calle por donde pasaste hace 2 meses esté hoy totalmente cambiada.

La Juárez: esta colonia está al lado de la Zona Rosa, que durante mucho tiempo fue casi que el único barrio urbano turístico. Referencia: el ángel de la independencia. El tema es que la Juárez está muy bien ubicada porque está relativamente cerca del centro histórico y es más chica que las otras dos colonias que acabo de describir. Yo diría que es la más “cool” ahora. “Cool”: galerías de arte contemporáneo pop up, cowork increíbles, panaderías en casas antiguas rescatadas, ropa vintage japonesa, centros de yoga…

diccionario

La Santa María la Ribera: No la conozco mucho ¡pero igual le tengo muchas ganas! Yo diría que es la siguiente Juárez? Tiene un kiosko morisco que es como lo más famoso de la colonia. Últimamente he estado viendo que también están abriendo galerías y cafés. Cuando vaya les cuento.

Centro Histórico: es por lejos de mis lugares favoritos de la Ciudad de México, eso sí, puede ser agotador. Tanto que cuando voy a veces necesito dormir siesta después. Será por toda la carga histórica? Si saben que todas las construcciones españolas están hechas de pierdas de pirámides aztecas y construidas sobre éstas?? Es heavy. Tanto así que al lado de la Catedral hay una pirámide que se llama El Templo Mayor. Están todos los edificios coloniales aún en funcionamiento. Tipo que entras a una librería y si te fijas en la plaquita de afuera, dice que en 1680 ahí funcionaba un manicomio de mujeres. 100% real. Las calles también están separadas por comercio, como en Santiago, sólo que aquí estamos hablando de 10 cuadras de lámparas. En otra guía lo diré pero les voy a dar un sopiler: hay una calle llena de vestidos de quinceañeras. Es un sueño kitsch.

También te puede interesar: Alerta de nueva serie mexicana en Netflix: “La casa de las flores”, una comedia un poco oscura y muy divertida; Esto está muy chingón: Guía para entender los modismos mexicanos de las series de moda; 7 razones para no perderse (y maratonear) Luis Miguel, la serie.

2 COMENTARIOS

  1. Lo unico que puedo aportar es de un viaje al DF por pega hace varios años:
    1) Al arribo al aeropuerto los taxistas eran igual de acosadores que los de aca, e igual de frescos, me hicieron extra lesa con la tarifa.
    2) Lo que mas me dijeron es que por nada del mundo me subiera a los taxis “de Arjona”, que solo tomara los asociados al hotel.
    3) Las pirámides no estaban tan lejos de la ciudad, no recuerdo la distancia, pero fuimos, volvimos y tomamos el vuelo de regreso. Me compré unas artesanías preciosas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.