Tully
POR @PATYLEIVA
Esta película me tomó y no me soltó ni siquiera cuando terminé de verla. De hecho no creo que la olvide jamás. Tully me hizo pensar en el nacimiento de mis hijos, puntualmente al momento en el que el papá tenía que volver a la pega después de un par de días de posnatal y yo, aterrada le pregunté: “¿no te da miedo que me quede sola con él?” a lo que él contestó “¡no! está con su mamá”.

El cansancio y el “dejar de ser tú mismo” en cierta manera, son partes con la que me puedo relacionar, al igual que la mayoría de las madres, incluso cuando no hayas vivido nada fuera de lo común. Me pregunto qué madre no ha pensado alguna vez “me gustaría que por una vez, alguien se hiciera cargo de mí”.

En Tully se reflexiona sobre la maternidad desde un punto de vista distinto al que se suele ver en el cine, realista, crudo si se quiere, y sobre los roles, la paciencia, la autoexigencia, el amor propio, los derechos, los peligros, los sueños, la vida. Indaga en el ser y en dejar de ser, en la autopercepción y la autocompasión; en la libertad, en el cuidado y el autocuidado… Son tantas las razones para verla.

No exagero al decirles que esta película es genial en el sentido estricto de la palabra. La dirección de arte no tiene falla y la fotografía entrega momentos realmente bellos.

Las dos actrices me fascinan. La versatilidad de Charlize Theron parece no tener límites, y el carisma de Mackenzie Davis tampoco. Siempre que veo a esta actriz de 31 años -que acá tiene y representa 26-, me dan ganas de ser su amiga, como que me imagino lo que será conversar con ella y que te mire de esa manera, como si todo su interés estuviera puesto en ese único y preciso instante.

Empecé a verla y la manera en que manejan el tema no dejaba claro para dónde iría la cosa, así que me dejé llevar. Además que, cuando aparece Mark Duplass sé que todo puede pasar. La dirección de Jason Reitman y el guión de Diablo Cody es la dupla responsable de Young Adult y Juno, lo que también me garantizaba que lo que venía era bueno.

Véanla como sea, sean madres o no, ¡y comentamos después! yo nunca había visto algo ni siquiera parecido.

6 COMENTARIOS

  1. La vi y es … Impactante por decir menos, quede con una sensación extraña. También recordé mi experiencia como madre.Veía el actuar de su pareja y grrr rabia total! Al final más rabia me dio. Ella merecía mucho más y mejor, como todas nosotras! No pude evitar compararla con la película “bad moms” , tonos distintos y finales distintos para una realidad abrumadora.

  2. Todos(as) deberían verla. Tiene innumerables capas que te dejan pensando por días. Es un aprendizaje ver una película como ésta. Ni hablar de las actuaciones, extraordinarias.

  3. Maravillosa! Charlize es tan bonita, pero además es inmensa actriz, ya en “Young adult” protagonizó temas de los que se hablan poco, lo mismo en Tully, el post – parto y depresión etc no se tocan en cine porque las madres deben agradecer la luz de la vida y jamás quejarse. Y no se puede con todo, no somos máquinas.

  4. La vi como hija y no paré de pensar en cómo uno da por hecho tantas cosas de su mamá, cuando hay un gran esfuerzo detrás. También me sentí identificada en esa falta de conexión o comunicación con la pareja en algunos momentos, incluso, sin ser padres. Me etresó y conmovió mucho, merece la pena verla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here