ginecólogo
POR VVV
Hoy les vengo a hablar de salud sexual. He escuchado mucho que lo más común es tener un doctor que nos atienda en la familia, algo así como el ginecólogo familiar, y este conoce a tu mamá, a tu abuela, a tu tía, a tus hermanas y te sacó a ti en el parto, así que literalmente te conoce desde que naciste, pero no siempre es así.

Mi historia parte a los 17-18 años, diciéndole con mucho pudor a mi mamá que quería ir a la ginecóloga (asumí que como hay intimidad, duh, hay puras mujeres), entonces pedimos una hora a donde una galla que me mandó a hacer exámenes y me dio las pastillas, ni siquiera me acuerdo si me revisó, esto fue en Integramédica, a donde siempre he ido porque me queda a algo así como media hora de la casa y no es tan caro como otras clínicas. Mi vida cambió po’. Las famosas pastillas me regularon por casi 9 años, pero me volvieron las punzadas, el dolor y el flujo llegaba cuando quería.

Volví a donde esta galla (después de años) y me hizo firmar un consentimiento de que ella me estaba mandando a hacer el PAP (tenía 24 yo) y que yo me estaba haciendo consciente del examen y que, en caso de no querer, había que poner que yo era quien no quería el examen, etc etc, tal que accedí y en ese mismo momento me hizo pasar a la camilla. Fue tan bruta que llegué a saltar del dolor —OJO, por lo que he escuchado, apenas se siente una molestia y no es nada muy doloroso, probablemente yo tuve muy mala suerte con esa señora (que era la única ginecóloga en el centro médico)— así que terminé hablándolo con una amiga, que me recomendó a su ginecólogo del mismo lugar y pedí hora con él.

El chequeo fue completo, pero no podía parar de mencionar mis problemas de sobrepeso y que qué hacía yo sin ir al nutricionista, que por eso me pasaba X y que fuera y le trajera como 10 exámenes; después de eso, volví como 2 veces y decidí no volver cuando me dijo “¿Quieres que te revise las pechugas?” y, no me pidan explicarlo, pero me dio mucho pudor.

Seguí buscando ginecóloga, así que intenté en la Indisa. Estaba preocupada porque ya no sangraba y me llegaban muy fuerte los dolores. Dos doctoras me dijeron que era normal y ni siquiera me ofrecieron revisión.

Un día navegando por facebook en un grupo feminista, me encontré con un comentario que mencionaba a APROFA, porque una chica reclamaba que el ginecólogo emitió una opinión personal acerca de su decisión de ser mamá (o no), entonces de sapa entré al link que dejaron y llegué a APROFA (Asociación Chilena de Protección de la Familia), una corporación de interés público sin fines de lucro en donde se privilegia la información y libre elección de las personas.

Para mi suerte, había un centro cercano a mi casa, así que llamé y pedí hora, me explicaban que allá hay sólo matrona, y yo sin tener idea, acepté. Llegué más temprano -por costumbre- y lo primero que hicieron fue iniciar mi ficha médica del lugar, datos personales, antecedentes médicos, etc.

Luego pasé a la consulta de la matrona, que se veía igual a cualquier consulta ginecológica, me senté y mientras ella revisaba la ficha, anotaba detalladamente todo lo necesario. Le expliqué que iba porque me preocupaba lo de las pastillas, y sin ni un problema me las cambió y me preguntó si quería examen físico, me decía que no se lleva a cabo si una no quiere y sigo gratamente sorprendida, porque un ginecólogo jamás pregunta eso.

Sobre los precios, la consulta general tiene el costo de $10.000 y $7.000 para estudiantes. En el lugar mismo venden lo necesario en cuanto a salud sexual y reproductiva. No puedo generalizar en cuanto al precio, pero mis pastillas no salen más allá de los $3.000 y me funcionan perfecto, quizás mejor que las que me estaban saliendo $20.000 y $16.000 con convenio de la farmacia.

También tienen preservativos a la venta, pero lo que jamás había visto y que me encantó, es que tienen condones femeninos ♥, yo jamás en la vida había visto que vendieran, ni siquiera en las farmacias (puedo estar equivocándome), así que como mujer y ex-miembro de una fundación por los derechos y diversidad, lo agradecí mucho.

Extraje el enfoque de ellos directamente de su web: “En los centros de APROFA se encuentra un amplio equipo de trabajo altamente capacitado conformado por matronas/es, psicólogas/os y médicas/os, siendo el foco de atención los derechos de las personas, la visión de género y la autonomía, libre de discriminación y estigma, para vivir una sexualidad placentera y feliz.
Nuestro objetivo es favorecer el acceso a salud sexual y salud reproductiva a las personas más vulneradas en sus derechos, pero también a la población en general, entregando un servicio de calidad, acompañado de consejería, que responda al derecho a decidir, al autocuidado, al empoderamiento y a la pesquisa y prevención de violencia.”

La información acerca de sus centros, contacto y precios están en su página web www.aprofa.cl/centros, para pedir hora hay que llamar al teléfono que aparece en el centro que escojamos ya que están a lo largo de varias ciudades del país.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

También te puede interesar: ¿Cómo elegir ginecólogo?; El ginecólogo y yo; Yo doné óvulos y esta fue mi experiencia; Hacerse el PAP a tiempo puede salvar la vida; Las mujeres y la tiroides: esclavas del Eutirox; 5 consejos que me hubiera gustado recibir a los 20 años; La conversación sobre congelar óvulos; Cómo la endometriosis afectó mi vida (y la importancia de detectarla a tiempo); Lo que nadie me dijo de las pastillas; El vaginismo existe y se puede tratar; Que no te pase: cistitis post coitum; ¿Cómo cuidarme sin hormonas?: del diafragma al condón femenino; Ojo con la endometriosis; Bolitas Geisha.

Foto: Simone van der Koelen

8 COMENTARIOS

  1. Es una buena opción si tu preocupación es sólo las pastillas, pero una matrona no puede reemplazar a un gine, por lo mismo no se si es para destacar como algo positivo que si no quieres no te hacen examen físico y que un ginecólogo “nunca pregunta eso” de qué manera podría examinarte un doctor sólo mirándote?

  2. Pucha, qué mal lo de tu ginecóloga bruta…..tuviste una primera mala experiencia, pero fue mala suerte. Como bien dice pola, no creo que una matrona remplace a un ginecólogo. Además que la revisión debe ir sí o sí, la idea de las visitas anuales tb. es prevenir, y si no te examinan (o si te da plancha) está bien difícil. Si yo fuera tú, seguiría buscando…ánimo!

    • Yo usé varios años una de cobre y plata (NovaT), y ni un problema. Dicen que hace que las reglas sean más abundantes y largas pero yo de toda la vida las he tenido de 8 – 10 días y con escándalo, entonces no vi ni una diferencia..
      Y el año pasado me puse el Mirena y ahi si vi cambios…. igual la regla me dura 8 -10 días pero es casi un manchado, la amiga que me la recomendó ella si pao de reglas de 3 días un manchado de 1 día o a veces nada… suertuda ella.

  3. Yo he tenido que cambiar de gines varias veces por cambio de ciudad y de casualidad llegué a una super doc. Luego me di cuenta de que en verdad es difícil encontrar hora con ella pero vale la pena agendar con anticipación. Ella misma toma el pap y depende de cada persona pero yo encuentro que ni se siente.
    El tema es que se preocupa por la salud general, revisa los exámenes con detalle y va explicando cada cosa. Hace un tiempo cuando cambié pastillas por que también sangraba entre medio me dió hasta su teléfono por si encontraba algo raro en mi periodo y que le avisara.
    Un amor y muy profesional.
    Se llama Gina Acosta creo que atiende en la Indisa y en un centro médico de Lyon.
    Ya no vivo en Santiago y les juro que pienso pegarme el pique en Octubre cuando tenga que hacer mi chequeo anual.

  4. yo buscando distintas opciones encontré un ginecologo en la UC de Lira y lo amo; el descubrió que tenía resistencia a la insulina cosa que nunca antes ni un medico me había dicho. Mi hermana empezó a ir con el también por lo que tan bien que le hablé. Ahí atienden solo con isapre y particular (yo tengo fonasa) pero de verdad no me duele pagar las casi 40 lucas que cuesta la consulta porque siento que vale la pena. Además el siempre me da pastillas de las que tiene ahí asi es que finalmente la consulta sale mucho mas barata de lo que realmente pago (si un mes me regala dos cajas ya tengo casi en cero la consulta por el precio de las pastillas). Es complicado encontrar un medico que te guste y sobre todo en esta area pero en mi caso y después de probar un par antes, este se volvió en el defiinitivo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here