Toldo
Entre otros talentos, Isadora Díaz-Valdés es publicista y peluquera de perros. Su amor por los animales la ha llevado a rescatar, conseguir hogar, adoptar e incluso aprenderles a cortar el pelo, lo que la llevó a crear su emprendimiento @Caoperruquería. En distintas circunstancias, rescató a dos perros galgos con quienes comparte la vida. Acá nos cuenta cómo los conoció y cómo es vivir con perros tan grandes y veloces.

¿Cómo se llaman tus mascotas?
Mini Bilz y Toldo, aunque le decimos Mini y los dos tienen mil apodos más: Maini, Chaini, Chainimaini, Chini y el Toldo Lochi, Lochini, Donalin, Donald. Los dos entienden todos sus apodos como nombre, por el momento no han tenido problemas de personalidad jaja.

¿Cómo llegó a tu casa?
El Toldo lo adoptó el Isma, mi pololo, pero yo lo elegí (me gusta decir que yo lo elegí para sentir que también es mío jaja). A veces ayudo a Gaviota Jarpa, una activista que salva perritos en Rinconada de Maipú y un sábado del 2016 fui a una jornada de adopción como voluntaria. Como habían tantos perritos, le mandaba fotos al Isma y me dijo que le llevara uno de sorpresa y así fue como elegí al Toldo, porque su pelaje me llamaba mucho la atención. A él lo abandonaron con cinco hermanitos en una caja, en la mitad de un cerro. Una de sus hermanitas, que era igual a él, murió de parvo, otro atropellado cuando los encontraron y sobrevivieron los tres que adoptaron. Nos habían dicho que iba a ser mediano y nunca pensamos que iba a crecer tanto.

La Mini llegó por una publicación que vi en Facebook, en enero de este año. Una señora la encontró tirada en Curicó, en una calle de tierra. Estaba herida, deshidratada y se estaba muriendo, no se levantaba. Como es galgo, probablemente la usaban para cazar. Pensamos que sería una buena compañera para el Toldo, porque iban a tener la misma energía y así ha sido.

¿Cómo es su personalidad?
¡Los dos son muy distintos! El Toldo, como es educado desde chico, es muy obediente, entiende todo. También es muy expresivo, especialmente con sus ojos. No es nada agresivo, es cariñoso, le encanta dormir acurrucado con nosotros pero a la vez es muy independiente, en el parque no pesca a nadie y no es pegote como de dar besos todo el rato, es sólo cuando él quiere.

La Mini, como nunca la educaron, recién está aprendiendo a vivir, cuando llegó la retabas o la felicitabas y no entendía la diferencia, no entendía nada (y todavía le cuesta un poco). Es muy pegote, necesita estar al lado tuyo y ojalá sintiendo tu piel, tiene ansiedad por separación y estamos trabajando en eso, si me quedo parada en alguna parte, ella se queda al lado mío mirando el horizonte, pero siempre al lado, quieta, si me quedo una hora de pie, ella estará una hora ahí. Es muy tranquila también, no es agresiva y le encanta jugar con perros más chicos, pero como la usaban para cazar, no soporta a los gatos, cuando salimos a la calle anda todo el camino alerta buscando gatos para atraparlos y se transforma en otro perro. Cuando se pone feliz nos encanta que hace unos saltitos como un ciervo y aulla, como si estuviera hablando.

Cuéntanos un momento inolvidable que hayan compartido juntas.
Con el Toldo creo que lo más inolvidable fue que hace menos de un año, mi perrita de toda la vida (que tenía 17 años) tuvo una complicación y estuvo a punto de morir, la operación era complicada y en el veterinario nos dijeron que la única forma de operarla, era que nos consiguiéramos un perro que le donara sangre, pero que tenía que pesar más de 20 kilos y tenía que ser joven ¡el Toldo calzaba justo! Así que para mí fue muy lindo ver que la Branca estaba viva gracias a él. Cuando ella murió, el Toldo también estuvo ahí y se acercaba a olfatearla. Creo que eso no lo olvidaré nunca.

Con la Mini me acuerdo mucho de cuando llevaba sólo un par de días en la casa, con unos amigos carreteamos hasta muy tarde en nuestra casa y cuando eran como las seis de la mañana y ya había sol, salimos a pasear a los perros y fuimos a un parque. La luz estaba muy linda, no había nadie en las calles y la Mini perseguía al Toldo y era muy lindo verla correr, nunca había visto a un perro correr como ella. Ese día fue bacán, ese día la sentí como parte de la familia.

¿Cuáles son sus rutinas?
La rutina parte a las 8 de la mañana, lo primero que hago al levantarme (después de ir al baño) y ellos saben altiro que van a bajar, se preparan para la correa y los bajo para que hagan su primer pipí y caca. Ahí damos una vuelta y apenas suben les doy comida, siempre suben contentos porque saben que volver a la casa significa comer. Después el Isma, mi pololo, los baja como en la hora de almuerzo y después como a las 7 vamos todos los días al parque, generalmente a la plaza Las Lilas o a la Río de Janeiro, para que jueguen con otros perros. Los fines de semana nos gusta llevarlos al Inés de Suarez porque es una plaza mucho más amigable para los perros. Después llegan a la casa, comen y se acuestan con nosotros mientras vemos tele o se quedan en el living. Después vuelven a bajar por última vez como a las doce.

Danos un buen dato para los que tienen perro. (una sugerencia por el bien de la tenencia responsable + un dato de un producto o servicio relacionado con su cuidado o entretención).
No traten a sus perros como si fuesen guaguas o personas, déjenlos ser perros. Deja que se relacione con los otros perros como perro, no lo levantes cuando se acerque un perro que te asuste o no cruces la calle, tus miedos se los transmites a tu mascota. El perro en la plaza probablemente tendrá un encontrón con otro tal vez más dominante y eso es parte de ser perro (mientras no sea un perro que se tire a matar). Un dato que siempre doy, es el hotel canino Guthi Dogs Park (Instagram @Guthidogspark), donde el Toldo y la Mini no sólo se quedan cuando nos vamos de viaje, sino que también pueden ir por el día para correr y jugar con otros perros. El hotel es de dos veterinarios y te mandan fotos y videitos de ellos pasándolo bacán y no están encerrados todo el día como en otros hoteles, los van a buscar y a dejar y vuelven bañaditos y muy cansados.

Cuéntanos una manía que tenga o el mayor desastre que ha hecho:
Manía del Toldo: meterse debajo de las sábanas, parece una enfermedad, hasta aprendió a taparse solo.
Manía de la Mini: los gatos y dejar la cagada en la casa cuando no estamos.

Desastres, la Mini especialmente, se ha mandado muchos, como comer jabones enteros y vomitarlos en nuestra cama, pero el mayor desastre es terrible, en abril de este año me operaron de un tumor óseo en la rodilla. El día en el que me sacaron los puntos, irresponsablemente igual bajé a mis perros a hacer pipí. En ese entonces siempre bajaba a la Mini suelta porque siempre camina al lado mío muy tranquila y al Toldo lo llevaba con correa porque estaba muy desobediente si lo llevaba suelto. Cuando salí de mi edificio, pum, apareció la gatita de un vecino a menos de tres metros, vi a la Mini que se puso en una posición de ataque y alcancé a gritar ¡MINI NO! y como un transformer, se transformó en otro perro y en un segundo atrapó al gato. El Toldo se entusiasmó y me tiró donde la Mini y volé, escuché cómo sonó mi rodilla y quedé en el piso, mientras la Mini sacudía al gato como si fuese un trapo y el Toldo era como el señor carbonero sapo que estaba parado al lado tratando de jugar con ellos. Yo gritaba AYUDAAAAAA como enferma porque no me podía parar y nadie se asomó a ver qué pasaba y sólo pensaba “la Mini va a matar al gato y voy a estar aquí tirada en el piso con la gatita muerta al lado”, menos mal atiné a tirarle una de mis muletas a la Mini y recién ahí soltó al gato, que por suerte alcanzó a entrar a su casa. De verdad, nunca había sentido tanto dolor en mi vida, estaba tirada en el piso controlando la respiración para no desmayarme. Con la adrenalina me imagino, logré subir a mi casa con los perros (que ahí se tranquilizaron y subieron al lado mío como si nada) y mi papá me fue a buscar para llevarme a urgencias, me rompí un tendón y me fracturé una parte de la rótula. Hasta hoy sigo con un inmovilizador por este accidente, si nunca me hubiese caído, ya estaría súper recuperada de la operación. Así que otro consejo: no saquen a sus perros sin correa, yo lo hacía muy confiada de que no hacían nada pero de verdad el instinto es más fuerte que cualquier aprendizaje.

¿Es el primero perro que has tenido?
La Branca fue mi primera perrita, era la perrita familiar porque la tuvimos desde que yo tenía 12 años, era una cocker blanca con café que vivió hasta octubre del año pasado, se fue durmiendo a sus 17 años. La recuerdo todos los días, algunos la echo mucho más de menos que otros y cuando voy a la casa de mis papás todavía pienso que va a aparecer cuando abren la puerta, su ausencia se siente, todos en mi familia la sentimos.

Tengo sus cenizas y mi idea es dejarlas en su árbol favorito del parque donde iba y hacer un picnic con amigos y con todos los perritos amigos, todavía no la organizo porque hace frío y porque es difícil tomar la iniciativa, pero espero hacerlo durante esta temporada de primavera-verano.

Si te gustan las historias como ésta, acá puedes revisar más cuestionarios de mascotas & compañer@s y otras notas sobre tenencia responsable.

*Si quieres compartir la historia de tu mascota, puedes enviarnos un mail titulado “MASCOTA” a contacto@zancada.com respondiendo estas mismas preguntas. Dinos también tu nombre y a lo que te dedicas para hacer una pequeña introducción y envía una foto de tu mascota y otra en la que aparezcas con ella (opcional). Nuestra intención es conocer historias del cariño que surge entre humanos y animales, compartir datos y fomentar la tenencia responsable. ¡Gracias por compartir!

1. ¿Cómo se llama tu mascota?
2. ¿Cómo llegó a tu casa?
3. ¿Cómo es su personalidad?
4. Cuéntanos un momento inolvidable que hayan compartido juntas.
5. ¿Cuáles son sus rutinas?
6. Danos un buen dato para los que tienen mascota. (una sugerencia por el bien de la tenencia responsable + un dato de un producto o servicio relacionado con su cuidado o entretención)
7. Cuéntanos una manía que tenga o el mayor desastre que ha hecho.
8. ¿Es el primer perro/gato que has tenido? (Cuéntanos algo de los anteriores)

2 COMENTARIOS

  1. Es difícil confiar en la gente que no quiere a los animales y me es imposible no agarrarle cariño a los que hablan con tanto amor de sus mascotas.
    Punto a parte: De verdad me alivió que el gato se haya salvado y espero que la rodilla sane pronto y bien.

  2. Me produce tan buena energía ella, no la conozco pero la sigo en instagram hace harto tiempo por los animales, realmente los ama y los entiende bastante. Sus perros son preciosos. Tengo una duda eso si, he escuchado a amigos recomendar ese hotel para perros pero alguien sabe si existe uno así de confiable y entretenido para gatos? Tengo que viajar en un tiempo mas y quiero dejarla en alguna parte donde lo pase bien pero no se si existe eso

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.