vegetariana
POR MIRANDA GIRL
Hace años me daba vueltas en la cabeza cambiar mi dieta carnívora por una vegetariana. Sabía que no me iba a costar tanto porque se me da bastante bien cocinar y disfruto mucho inventando recetas, pero por alguna razón siempre lo postergaba, hasta que un día una doctora me sugirió hacer dieta vegetariana por una semana, andaba con un problema de salud y me decía que podía ser bueno dejar la carne por unos días. Esos días se transformaron en semanas y luego meses, hasta hoy. Jamás fui drástica, si se me antojaba demasiado un pedazo de carne lo iba a comer, siempre pensando en una transición hasta llegar a cero carne, pero nunca me ocurrió, simplemente la carne salió de mi vida.

Ahora soy igualmente feliz comiendo, cocino con nuevos ingredientes y me entretengo, siento que es una nueva etapa alimenticia en mi vida y lo mejor, es que ya no tengo esa pesadez de antes. Reconozco que socialmente tiene sus pequeñas dificultades, como llegar a almorzar con la familia y que nadie entienda por qué haces este “sacrificio”, he llegado a la casa de mi mamá y me tiene pollo o atún en vez de vacuno, como si eso no fuera carne también. O ir a comer con tus amigos de siempre, pero como tu ya no comes carne eso se percibe como una dificultad, cuando la verdad es que siempre hay algo, no es que uno tenga que comer lechuga sola, pero hay harta gente que lo ve un poco así.

Razones para hacerse vegetariano hay miles y todas muy personales, para mi fue que me empecé a sentir absurda por estar criticando el rodeo o los parques tipo Sea World y después comerme un asado, al final, todos los animales tienen el mismo derecho a vivir dignamente, ese fue mi sentir. Pero cada uno con lo suyo, también puede ser que no te guste la carne y punto, tengo varias amigas que no comen carne porque les parece fea y mala.

Así que si están pensando en hacerse vegetarianas, se los recomiendo mucho, yo al menos no extraño nada la carne, además se come igual de rico o mejor, por eso no se preocupen.

unsplash-logoHeloisa Nass

2 COMENTARIOS

  1. No sabe cuanto me alegra leer tu relato.

    En el año 2008 adopté una gatita, desde el día uno, la amé y la amo con todo mi corazón. Con todo el amor y cuidado que le entregaba me empecé a cuestionar por qué si amo tanto esta gatita, me como otros animales, ¿cuál es la diferencia?: ninguna. Ese pensamiento rondó en mi cabeza un buen tiempo, hasta que decidí no comer más carne. Fue difícil socialmente: te webean, te cuestionan..lo raro fue que compañeros de u me cuestionaban la decisión…siendo que es gente más joven. En cambio mi familia que es mayor y media conservadora, lo aceptó y cero rollos.

    Cuando tomas la decisión de no comer carnes por respeto y amor a los animales, algo cambia en ti. Es la mejor decisión de mi vida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here